METAECOLOGÍA. ¿CUAL ES EL SER DE LA POESÍA?

  • Home
  • Без рубрики
  • METAECOLOGÍA. ¿CUAL ES EL SER DE LA POESÍA?
Image result for madre Gea
Es el ser de la poesía el canto, lo módico en si.  Proviene el canto originario del sonoro manifestarse de las múltiples criaturas de la tierra. No pertenece la mudez a las diversas formas colformantes de la totalidad de la madre Gea, equivaldría dicha mudez a algo así como la voz de la nada, mientras el silencio si juega en sus contrastar con los sonidos de la naturaleza , soslayando al humanus , resultaría muy largo nombrar las distintas  modalidades de la polifónia de la vida silvestre,la cual se duplicaría al sumar las sonancias de las formaciones inertes.  A ambos modos- lo vivo lo inerte- una esencialidad contribuye al sostén de sus cuerpos el encanto, lo encantatorio.  Basten dos ejemplos arquetipicos de cada uno, el trino de un turpial desde la cima de un guayabo, el silbo de la fuerte brisa sobre la hierba. Pero de donde emana tal canto? Afirmara esta sentida hipotesis :  desde las profundidades del universo, legado de la eternidad. Cala en el humanus a través de la raíz terrea de su soma, asciende hacia su ápice cefálico, el cual mira hacia el cielo, llámese a la capacidad apical de contemplar lo celeste inteligencia, sensibilidad. Es la tierra la mas perfecta de las imperfectas formas reminiscentes de los eidos.

                                                       II

Image result for la lira , las flautas, la citara greciaEn su origen, valga decir Grecia, los disimiles modos expresivos, asi cual los contenidos de la poesía, sobre un cauce común fluían , lo ódico, el canto.  Asumieron ese destino esencial, vertidos en distintos ensamblajes , métricos, la épica, la dramática, la lírica monódica , la lírica coral. Permitió el invento del verso ordenar , cohesionar, exponer oralmente ese cantar, significo el verso el armonizar las silabas de las palabras - apellidada después métrica por los retóricos- para, al nivel óptico , obtener esa musicalidad del canto , respaldada por un variado instrumental melódico excorporis oportuno, la lira , las flautas, la citara, entre otros. pero en las extensas vías de los siglos el adecuado e inteligente uso de los pies métricos relegaron el instrumento musical, aunque se quedaron con sus sonidos, con sus cadencias, sus tonos. le dieron estos intensa sonoridad a las silabas, a los versos, desapareció el instrumento lira (lyra)  mas reencarno en los poemas herederos de su nombre así cual de su esencialidad. 

Image result for la lira , las flautas, la citara greciaSe despojo pues la poesía de lo accesorio - instrumentos, coros, en fin por las dýnamis del desarrollo intelectual, artístico, social, conservo solo su desnudo ser: el canto, lo ódico, la patente sonancia del ludismo de las voces, sumase a ello el cautivante trueque de los nombres:con el paso del tiempo la singular manera de la composición  en verso nominada lírica (monódica), coral revelo ser la oculta verdad de la naturaleza ínsita del poema , de la poesía, percepción posible, hoy gracias a la progresión del pensar. Va ella en los versos, en la rítmica de las silabas.equivale la lírica a la musicalidad misma de composición abrigante  de los contenidos fabularios para transmitirlos cual semántica fónica a los oidores, a los lectores. 
Sucedió así en su evolucionar una maravillosa asunción. Enunciar puedo, por ello, desde este promontorios del hoy :  la lírica es la poesía en sí. Afirmar  mediante cinco vocablos una misma creación del almaespiritu del humanus. Una resonancia eidetica corporizada por la poietiké en realidad: la lírica es la poesía.

                                                          III

Brota, sobre este primer horizonte fértil de la inherencia ódica, la pregunta  ¿Cual es el ser de la poesía?  ¿La belleza? No le resta lo obvio su legitimo estar allí en la estratificación de las intensidades de este sentimiento ingénito a los versos en su nivel de natura naturata ( lo ya creado) develado por el almaespiritu anudado a la inteligencia, natura naturans ( creador, hacedor) . Jamas ha existido en el lenguaje del humanus ( del hemisferio occidental) un verbo capaz de traducir, de verter en hilvanados vocablos el ser de la belleza. Pertenece ella a otro estrato de existencia. 

Image result for dios apoloEl Empíreo de las Ideas . Manifiestase en el intelectual cual un culto - religion sin patetismo- cuyos feligreses amorosos de la belleza se declaran  sus sacerdotes los artistas, su Dios Apolo. Apolo es la belleza en si. Debe pensarse su Diosidad, en un momento de su estar corporeo , en glorioso polen dorado disuelto en deifico aire. penetrara de tal guisa en el alma espiritu de quien ha nacido creador para dotarlo definitivamente de la piotike, capaz entonces de transmitir la divina belleza  en obra artística, poesía, música y pintura, escultura, en fin; o en ciencia cuando esta se coloca en su horizonte de meditación pura. Significa su tangible realidad en la tierra un don descendido, caído por divina gravedad cual la lluvia de oro de Zeus para fecundar a Dánae. Oro nunca palpable mas si de vivida fortitud manifiesta. Si por la vía de la terrea raíz del soma del humanus escala hasta el cefálico ápice el canto , a la inversa del camino desciende desde la misma cima, cabeza de las personas, la belleza, hasta en resplandeciente labor objetivarse. Tópanse canto, belleza es el almaespiritu, en la inteligencia, se amorosan para contribuir a la conformación de la poesía  Fluirá desde la boca de los trovadores en odas, de los científicos en ascética ciencia, de los religiosas en teología, de los artistas plásticos en cuadros, esculturas, de los músicos en sus siempre sorprendentes melodías sinfónicas, en fin.

                                                                        I V

Image result for pensamiento creativo, teórico, en la poesíaLa relación del ser con el humanus es de amor y fuga. aunque entrañable nunca atrapable,eternamente fugitivo. ¿Por que? Por cuanto el ser del ser infinito se nomina. ¿Como someterlo entonces a la definición de un pensar? Reta no obstante el ser en su manifestación, ahora bien cuando se le trata de encerrar en un concepto del percibir huye, desaparece en su propio seno, pero deposita en su evasión un tesoro de entes sucedáneos a lo buscado, a lo meditado. Por ello ninguna pesquisa, estudio, investigación del ser resulta vana, por el contrario enriquece, aporta; el usufructo de sus bienes a la expansión armónica de la vida ayuda. Por eso otra vez la pregunta emerge  ¿Cual es el ser de la poesía?  ¿Acaso la verdad? porta la poesía en si entre las  esencias de su entidad la verdad absoluta la cual define al indiscutible poder de iluminar las connaturales palabras de su corporeidad, para desde allí echarlas a andar por el mundo  a través de la rítmica, de la musicalidad ingénita a las voces. La otra verdad también posee, la del "claro para el ocultarse" tan exhaustivamente meditada por Martín Heidegger, ésta por su inherencia refuerza en dicho sentido el peculiar impulso revelador de lo poético. En el noble estrato de la excelsa sabiduría lo ódico. y la verdad se identifican.  Por cuanto en el Hemisferio Occidental el pensamiento creativo, teorético, en la poesía concluye, ella su fin, su tope, su retributiva alegría deificada es. Además de la paradigmática poesía en verso - la épica, la dramática, la lírica... se puede aseverar con continuidad lo inmediato, la matemática de elevado nivel, los Diálogos de Platón, la astrofísica sedienta del universo, las Enéadas de Plotino, las Confesiones de Agustín, la Teologíade Tomás de Aquino, la Criticade la razón pura de Kant, el Kosmos  de Humbolt , la química de Mendeleiv, la escritura (cartas, discursos) de Bolívar, el pensar de Martín Heidegger, los textos sobre la flora nativa de Jesús Hoyos, la Fauna descriptiva de Venezuela de Eduardo Roel, a manera de un pequeño muestrario arquetípico , tejen en sus peculiares horizontes el cuerpo sagrado de la poesía en sí.  Requiérese para ello la cognitiva santidad de la sabiduría, el bíos theoritikós, siempre difíciles de alcanzar.

Me he atrevido, en el caso del presente escrito, a una módica reflexión sobre la poesía en sí, atisbada desde este promontorio del hoy.

                                                       V

Finalmente cierro estas breves páginas con dos composiciones de poetas paradigmas de la lírica  venezolana del siglo veinte, Alfredo Silva Estrada, Juan Beroes. Estudiados  poco por quienes ocupan del mester de la crítica literaria del País. ¿Por qué? ¿Pereza? Cruzar por el denso bosque de la palabra encantada de las (en su totalidad) poesías de ellos dos, innegablemente un gran esfuerzo de inteligencia asentada en latos saberes implica. 

Image result for Alfredo Silva Estrada, Juan Beroes
De Alfredo Silva Estrada,

                              EN EL CANTO DEL PÁJARO


Sí, en el canto del pájaro hay  un signo


Lo que no comprendemos

Algo

Que no comprendemos

Eso que no comprendemos y en silencio nos une

Esa música en sí

Plenitud olvidada que nos abarca

En el canto del pájaro.



De: Los moradores. Caracas, Monte Avila, 1975. p. 36. El poema va dedicado a Fernando Paz Castillo.



Image result for Juan BeroesDe Juan Beroes,


                                              Canto IV


Por sus anchos pies bajó el verano

y abrió el caudal de las iluminadas golondrinas.


Miré sangre con alas en los lienzos del techo,

 y oí  templar guitarras calurosas

con fuegos de una mano incendiada.


Alguno levantó sus huesos

en el sudor de unos tallos de música.


El sol ponía donceles en nuestra puerta,

y el calor andaba por los palomares.


¿Quién nos decía ¡adiós! , 

desde un sillón revestido de sombra?


¿Quién al cabalgar por la roja tiniebla, 

arrojó a mi frente unas llaves

parecidas a un sonoro ramo de lágrimas?



De: Los deshabilitados paraísos. Caracas, tip. Vargas, 1967. p. 52.


Lubio Cardozo, poeta ambientalista venezolano