El Zulia: al norte del estado no llueve sobre mojado

  • Home
  • Без рубрики
  • El Zulia: al norte del estado no llueve sobre mojado
Resultado de imagen de sequia en el Estado ZuliaA propósito de la intensa sequía que nos azota al norte del estado, el hábitat natural se ve afectado;porque las lluvias esperadas no se presentaron para los meses de mayo y junio, lo que ha conllevado a que los niveles de los embalses más importantes: Manuelote, Tule y Tres Ríos, sigan disminuyendo y no permitan su recuperación de acuerdo al ciclo estacionario. Ante la actual crisis hídrica producto de la fuerte sequía que lleva dos años en la región, afecta a casi tres millones de habitantes en los municipios Maracaibo, San Francisco, Almirante Padilla, Jesús Enrique Lossada y Miranda; así como, a la agricultura, el ganado y recursos forestales.

Resultado de imagen de sequia en el Estado ZuliaLos tres embalses que funcionan en la entidad hacia la costa occidental, se encuentran en situación crítica debido a que sus principales afluentes (los ríos Palmar, Socuy y Cachirí) no están aportando el agua necesaria, debido a que en las cabeceras o parte alta no ha llovido lo suficiente para recuperar los niveles óptimos. De igual manera la sequía, afecta a los embalses de Manchando y Pueblo Viejo en la Costa Oriental del Lago, así como al embalse de Maticora en el estado Falcón.
Pero esta realidad entra en contraste con las intensas lluvias que han ocurrido en el estado Táchira y los llanos venezolanos, causando estragos a la población, vías de comunicación y la agricultura, por la cual el gobierno nacional ha decretado el estado de emergencia. De una manera moderada, a llovida hacia la parte central y sur del estado.
Es bien sabido que en el país y por su ubicación en el trópico, en agosto se intensifica el ciclo de verano o sequía, hasta mediados de septiembre, que en teoría comienza la época de lluvias, sino se atrasan por los fenómenos del cambio climático. Lo cual es preocupante por la reserva de aguas para la población concentradas en las ciudades urbanas y rurales, que se verán ante una posible crisis de distribución y a expensas de que llueva.
Resultado de imagen de sequia en el Estado ZuliaNo podemos dejar de mencionar el hecho de que el aprovechamiento de los embalses constituye un gran potencial para la producción de alimentos (pesquerías), recreación y otros usos, en consecuencia por la sequía se verá muy afectada.

Desde octubre de 2013 hasta junio la poca o falta de lluvias ha originado sequías de tipo moderado, severo y extremo en nuestro país. Al llegar el período lluvioso (abril, mayo y junio) también se registraron déficits de precipitaciones que han afectado el noroccidente de Falcón, los embalses, y la zona noroeste de la planicie de la cuenca del Lago de Maracaibo.
Justamente, las últimas investigaciones realizadas con el denominado Índice de Precipitación Estandarizada (SPI) señalan que la sequía en el noroeste del estado Zulia ha tenido una duración casi continua en dos años: se inició en abril de 2013 y alcanzó su mayor intensidad en marzo de 2014, acentuándose con altas temperatura registradas en el primer semestre del año 2015.
Resultado de imagen de sequia en el Estado Zulia
De acuerdo a datos históricos, este es el séptimo período más seco del país durante los últimos 60 años después de los vividos en 1958-1959, 2009-2010, 1963-1964, 1972-1973 y 1997-1998, ciclos de sequía a los que ahora agregan los fenómenos producto del cambio climático, fenómenos atmosféricos; y en especial el fenómeno del "El Niño", que algunos investigadores lo han clasificado como de moderado al norte de Suramérica en el año 2015.
El Niño, que en nuestra zona geográfica se produce a la inversa, causa sequías y baja la disponibilidad de agua en los ríos. Esto causa un racionamiento, no por ineficiencias de distribución, sino por falta de disponibilidad.
Así mismo, debemos mencionar que la tala indiscriminada en las cuencas hidrográficas del Estado Zulia, sobre todo por cultivos ilegales de tubérculos, han agravado la situación. La Costa Oriental del Lago de Maracaibo se ve más afectado aun, ya que hay que agregar que los dueños de fincas que han criado ganados y han realizado siembras que no corresponden a las zonas donde se llevan a cabo.
Resultado de imagen de sequia en el Estado ZuliaLa tala, ganadería y siembra de cultivos ilegales rompen con el ciclo hidrológico que no permite que los distintos afluentes tengan el caudal adecuado para surtir de agua a los distintos embalses del Zulia.
Desde los años setenta la superficie de la tierra afectada por las sequías se ha duplicado, afectando a millones de personas que dependen de las tierras y minando los medios de subsistencia de la población, particularmente en las zonas rurales.
Así lo han estiman las tres principales entidades especializadas en esa problemática -la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) y la Convención de Naciones Unidas contra la Desertización (CLD)-, a través de sus expertos.
Algunas de sus proposiciones, consiste en incitar a los gobiernos a adoptar políticas nacionales que incluyan medidas de prevención capaces de reducir los riesgos de desastres, en lugar de insistir en los enfoques tradicionales "reactivos", es decir que sólo atienden a sus consecuencias.
"Aumentar la resistencia frente a la sequía no es sólo una medida de mitigación, sino una inversión inteligente cuya alta rentabilidad está garantizada. La prestación de socorro posterior a los desastres es mucho más costosa que la preparación en caso de sequía y la gestión de riesgos".
Image result for sequia en el estado zulia
Los estudios publicados en la edición "online" de "Nature Geoscience" y realizado por científicos de Arizona, Massachusetts, Colorado, California y la Universidad de Columbia Británica (Canadá), señala que durante el resto del siglo XXI serán normales este tipo de sequías.
"Las proyecciones indican que los eventos de sequía de esta duración y gravedad serán comunes hasta el final del siglo XXI", dijeron los científicos en su estudio. Y lo que es peor; es que las precipitaciones a finales del siglo XXI se prevé serán incluso inferiores a las registradas durante la seguía de 2000-2004, según el estudio.
Ante este panorama,consideramos que siendo el agua uno de nuestros principales recursos naturales, se requiere la implementación de una política a nivel nacional cuyo énfasis debe ser dirigido a la formación de recursos humanos. El manejo, aprovechamiento y conservación de los ecosistemas demanda capacitación de personal que no se obtendrá sin el apoyo gubernamental.
Resultado de imagen de sequia en el Estado ZuliaEn consecuencia, creemos importante resaltar la necesidad de que la realidad del cambio climático y los riesgos de los fenómenos atmosféricos, afectan drásticamente nuestra nuestro medio ambiente, los microclimas y modo de vida en toda la cuenca del Lago de Maracaibo incluyendo sus serranías. Las medidas gubernamentales deben ser un plan integral con la participación de toda la ciudadanía. Por lo cual, nuestra mirada no es solo al cielo sino también al suelo, las masas de agua para la conservación de las especies: flora y fauna hacia el futuro de nuestra especie humana.
A manera de comentario, anexamos algunas noticias de investigaciones reciente, que refieren al tema y se titulan de la siguiente
ü  “Científicos prevén que la sequía empeore durante el resto del siglo XXI”
ü  “California restringe el agua a los agricultores”
ü  “Sequías son el desastre natural más destructivo y costoso que existe”
ü  “Estudio afirma que los Mayas desaparecieron debido a una prolongada sequía”
ü  “El planeta se enfrenta a una "bancarrota de agua", según un informe de la ONU”
Lo cierto es que esperamos que llueva muy pronto, se avizora cumbres borrascosas sobre el cielo de Maracaibo y el norte del estado, lo que presagia prontas lluvias. Los temporales vendrán pronto, lo que no sabemos es su frecuencia e intensidad, pero debemos estar preparados para la prolongación de la sequía y posibles lluvias con la temporada hacia septiembre y noviembre.

Pedro Machado
Lenin Cardozo.