EL PAISAJE ANDINO VENEZOLANO VISTO DESDE LA POESÍA ECOLOGISTA DE AMÉRICO MENDA

  • Home
  • Без рубрики
  • EL PAISAJE ANDINO VENEZOLANO VISTO DESDE LA POESÍA ECOLOGISTA DE AMÉRICO MENDA

Image result for Américo Menda (MéridaVivió cincuenta y nueve años Américo Menda (Mérida: 1887- Caracas: 1940). Ocuparon espacio intelectual la profesión de médico y la poesía. La orografía en torno a la ciudad de Mérida: la hermosura de su corporidad, la densidad de sus neblinosas selvas, el ritmo lúdico de sus riscos, los matices del verdor de los plurales estratos del follaje la paulatina entrada del os grises con los pardos hacia la alta roca jugando con las tonalidades atmosféricas del azul, del blanco, del dorado del ocaso llamado por los campos sino “el Sol de los venados”, ratifica cada día la afirmación de quienes aquí moran, de quienes por acá pasan –nativos, foráneos- de conformar éste el paisaje más sugestivo del mundo. Dice Américo Menda en su poema DEL CAMPO. 

¡Cuanta belleza y hermosura cuanta
naturaleza espléndida respira!
¡Sus canciones de amor el ave canta
y en canciones de amor rompe la lira!
Y admirada y feliz entre las galas
hacia otros mundos se transporta el alma
¡de la ilusión en las brillantes alas!
Vese una fuente en la sin par aurora
que desde lo alto audaz se precipita
y el suelo cruza que embellece Flora
¡Con sus colores que el pincel no imita!
Con fragancia de flores confundida
sube del ave la canción del suelo.
E inagotable manantial de vida
la bienhechora luz baja del cielo.
(…)
    
Hay un aspecto singular del paisaje de Mérida del cual poco se han ocupado los amorosos del ambiente entorno de la villa, tampoco los pintores, ni los geógrafos, ni los ecólogos, ni los botánicos. A su luz me refiero, al regocijo de su luminosidad. Se suele identificar en el lenguaje periodístico, con fines al comercio turístico, el territorio de los Andes merideños con la nubosidad, la neblina, la lluvia, la fría griseidad. Aunque ese aspecto ambiental posee presencia nunca se extiende por los meses de manera tan absoluta. Reina magníficamente el Sol durante  largos meses por toda la provincia de Mérida. Trae por consiguiente en la plenitud de su dominio solar el azul purísimo, la transparencia del aire, esa cálida claridad desata la locura de los pájaros, el escándalo del verdor, se disparan los aromas de la vegetación arrastrados por los tibios vientos. Se cambian los nombres del día, se habla de doña mañana, doña tarde, se revela la noche cual gran dama adornada con los pasos o fases de la luna.

Lubio Cardozo, poeta venezolano / Lenin Cardozo