El 30% de los ecosistemas de Costa Rica son vulnerados en el presente

  • Home
  • Без рубрики
  • El 30% de los ecosistemas de Costa Rica son vulnerados en el presente


El 30% de los ecosistemas de Costa Rica están siendo progresivamente vulnerados por el expansionismo humano. 
 Related image
Así lo demuestra el informe “Lista Roja de Ecosistemas”, que permenentemente es monitoriado y alimentado por los expertos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE),
La International Union for the Conservation of Nature (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) es conocida por su lista roja de especies amenazadas (red list of threatened species). Ésta creó un criterio aceptado globalmente para ver qué especies son las que están en riesgo de extinción; es preparada por la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN, una red de más de 8.000 especialistas de todo el mundo que trabaja por la conservación de especies a nivel mundial.
Ahora, el organismo ha creado un instrumento similar basado en los ecosistemas (un ecosistema es un área de tierra y/o agua más las especies que ahí habitan). 
Según  el director de la Cátedra Latinoamericana de Áreas Protegidas y Corredores Biológicos del CATIE, Bernal Herrera, la principal amenaza para los ecosistemas costarricenses es la reducción del territorio natural debido al uso de la tierra.
“Básicamente se debe a reducción en tamaño, combinado con importantes amenazas actuales. Sabemos que ha sido por el modelo de desarrollo donde al bosque se le han incorporado otro tipo de actividades, como la agricultura, el desarrollo de infraestructuras, construcciones, entre otros”, dijo Herrera.
Según indicó el experto, entre los ecosistemas más amenazados que están los bosques de las llanuras de la zona de Tortuguero, en el área del Caribe, las llanuras de San Carlos, en el norte, y los bosques de la Península de Osa y alrededores, en el sur del país centroamericano.
Image result for peninsula la osa
Un informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) señaló que las reservas de la cordillera de Talamanca, La Amistad y el Parque Nacional La Amistad, consideradas una sola unidad entre Costa Rica y Panamá, se encuentran en riesgo ante actividades dañinas como la minería (que Costa Rica prohibió por ley en 2010, para algunas modalidades), el desarrollo de represas hidroeléctricas y el uso insostenible del recurso hídrico.
Otra amenaza que compromete la integridad de los ecosistemas son los incendios forestales. En los últimos diecisiete años el área arrasada por estos eventos dentro de Áreas Silvestres Protegidas (ASP) ha estado en un rango de entre 857 y 9.541 hectáreas, con su punto máximo en 2001. Como promedio anual, entre 1998 y 2017 se quemaron 5.356 hectáreas en ASP. 

En cuanto a la biodiversidad, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) registró que, de 3.812 especies amenazadas a nivel global que están presentes en Costa Rica, un 8,6% se ubica en las categorías en peligro crítico, en peligro o vulnerable. Entre 2011 y 2017 se incrementó en 12% el número de especies registradas en la “Lista Roja” de esa organización. El 40,5% son plantas, 18,7% anfibios y 17,5% peces
Además, la UICN reportó 73 especies endémicas en el país, de las cuales el 54,8% se encuentra amenazado. Los anfibios son el grupo taxonómico con mayor cantidad de especies en esa condición (62,5% del total). Según la “Lista Roja”, los grupos menos afectados son los mamíferos y los cangrejos de agua dulce. Asimismo, en Costa Rica 1.118 especies figuran en alguno de los apéndices de la “Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres”; el 68,1% son plantas.
Para definir la “Lista Roja de Ecosistemas” se plantearon cinco criterios de categorías de riesgo, dos vinculados con la distribución histórica del ecosistema donde se evaluó la pérdida total y la distribución en el tiempo.
También se valoraron los factores bióticos, que son aquellos seres vivos como la flora y la fauna, así como el cambio climático, geológico o geográfico, además de la pérdida de la funcionalidad del ecosistema completo.
Para los encargados del estudio, el siguiente paso será generar un conjunto de recomendaciones que permitan retener o revertir los efectos negativos.
Con un territorio de 51.100 km2, Costa Rica posee una biodiversidad extraordinaria. Un espacio que todos, tanto los costaricenses como los ambientalistas del mundo, debemos defender.
Por Gustavo Carrasquel / Lubio Lenín Cardozo
 Vía | EFE