Algunas experiencias con tradición de la Economía Circular en Venezuela

  • Home
  • Без рубрики
  • Algunas experiencias con tradición de la Economía Circular en Venezuela
Image result for venta de carros viejos baratosVenezuela es uno de los pocos países del mundo donde un vehículo se puede vender más caro de lo que costo inicialmente.  A diferencia de  los países “ricos” o despilfarradores, donde el día que usted adquiere un vehículo, al salir de la agencia ya ese bien  adquiere una depreciación en el mercado del 10%. Es decir, si desea venderlo ese mismo día,  por tener un primer dueño vale menos y ese porcentaje de desvalorización  se mantiene anualmente.  A tal punto que el promedio de uso de dichos vehículos están en 5 años.  En Venezuela no, un vehículo puede durar con nosotros fácil hasta 20 años o más, ellos se transforman en un símbolo personal, lo hacemos parte de la familia y si tenemos que desprendernos de él algún día, nos da sentimiento. Y cuando se trata de repararlos la creatividad no tiene límites. 

Quien no le ha rectificado el block del motor a su carro?  Lo rectificamos a 0.10 o 0.20 o hasta 0.40 y cambiamos los aros que van en los pistones  o las conchas  y las bancadas que van en el cigüeñal.  Reparamos el hidromántico, cambiándole el juego kits, alternador, motor  de arranque.  Reconstruimos los piñones de la caja (los llevamos a un tornero), igual con los muñones y el brazo pigma del tren delantero, parachoques, etc.

Los cauchos nos pueden durar hasta dos años,   cuando los cambiamos aun si se ven  defectuosos o pelones los podemos vender como  “chivas”.  Aquí es normal comprar cauchos de segunda así nos duren dos meses si tenemos suerte y el tren delantero esta bueno, en los países despilfarradores, abiertamente no se puede comercializar  los cauchos de segunda aun cuando si permiten sacarlos del país (porque para ellos es basura).

Image result for reparar maletas, bolsosEn común también en nuestro país, reparar maletas, bolsos, zapatos, amolar cuchillos, tapizar muebles, etc. Nada de eso se hace en esos países “desarrollados”, sale allá más barato comprarlos nuevos que recuperarlos. Aquí reparamos y alargamos la vida útil de esos bienes porque los valoramos.

El mercado de los Corotos es otra grata experiencia para conocer, el mismo se realiza ininterrumpidamente en la ciudad de Maracaibo, Estado Zulia, todos los sábados durante los últimos 22 años. Aun cuando todo lo que se vende es de segunda o tercera mano a diferencia de las tiendas de segunda mano de los países ricos, los bienes ofertados son propiedad de quienes los venden, allá en los otros países, son bienes que llegan vía donación y luego se venden y parte de las ganancias van para las organizaciones benéficas. También tiene tradición los mercados de los Corotos de Chuao, El Cafetal y la Trinidad en la ciudad capital y en el sector La Viñaen Valencia, Estado Carabobo.  Pero el punto aquí, es que esto evidencia, que si hay sectores de la población que sin mucha teoría económica, entienden el valor de alargarle la vida útil de un bien y que eso también puede significar entradas o negocio.

En definitiva, lo que valoramos lo cuidamos, lo hacemos parte de nuestras vidas y si lo reciclamos nos representa también ganancias.  De eso se trata el enfoque o modelo de la Economía Circular. Hacer de esta actitud un comportamiento general de nuestra existencia.
Hay preguntas esenciales para reflexionar sobre ese necesario y urgente cambio de conducta:
por qué no valoramos el uso del agua potable?
Que con los fenómenos o desequilibrios climáticos, cada vez tenemos menos.  Un litro de agua potable le cuesta al Estado producirlo (entre insumos para su potabilización, obras de infraestructura para su almacenamiento y distribución)  0.15 centavos de dólar.  Lavar la acera o la calle frente a nuestras viviendas o lavar un vehículo a “mangueraso” significa desvanecer  10 salarios mínimos y de seguro dejar a 5 familias sin agua una semana.  
Por qué no ahorramos la electricidad en nuestros hogares?  
Si cada kilovatio hora le cuesta al país producirlo alrededor de 1 dólar y lo pagamos a 0.001 dólar. En un hogar promedio se consume entre 3500 a 4000 kilovatios horas por mes.  Una cultura del ahorro en el hogar nos pudiera llevar a lograr un consumo no mayor de 1000 kilovatio hora.  Cada familia al mes le estaría ahorrando a la Nación 750 salarios mínimos.
Por qué no vendemos nuestra basura?
El 70% de lo que llega a los basureros municipales se comercializa.  De todo lo que llega el 20% son desechos orgánicos, que al enterrarlos se transforma en abono o nutrientes para la naturaleza. Dar nuestros desechos sin ningún valor de cambio es regalar nuestro dinero. Es no valorar nuestra energía de vida que en algún momento representa o se transforma en dinero para el intercambio o compra.