• VER LAS PINTURAS DE HENRI MATISSE EN LOS MARCOS DE LA POESÍA
  • VER LAS PINTURAS DE HENRI MATISSE EN LOS MARCOS DE LA POESÍA
Latest Blogs
Popular Posts
Recommended

Latest Blogs

ajax-loader

VER LAS PINTURAS DE HENRI MATISSE EN LOS MARCOS DE LA POESÍA

Image result for Henri matisse

Cubre la vida de Matisse los treinta primeros años del siglo diecinueve (nació el ultimo día de diciembre de 1869 en Le Cateau — Cambiésis, norte de Francia) y la mitad de la centuria del veinte (muere en Niza en 1954). Durante esas ocho décadas la actividad intelectual de Europa tiene  su representación más audaz en  Francia en los horizontes de la pintura, escultura, música (M. Ravel F. Poulenc, J. Francaix, D. Milhand), poesía. Por razones de espacio asi como del objetivo del presente escrito, para iluminar esta época sólo se darán tres nombre de altísima significación: en la  poesía lirica Stéphane Mallarmé (Paris: 1842-1898), en el arte plástico Henri Matisse, Pablo Picasso (1881-1973). Hoy, sobre este promontorio  del tiempo se puede observar, desde la perspectiva del pensar filosófico-histórico la asumida responsabilidad artística, vínculos y desvinculos entre esos tres grandes aportadores a la creatividad estética del Hemisferio Occidental. Tanto por la formación académica como por las reflexiones sobre la tradición del ingenio hacedor del alma de Europa coinciden el poeta Mallarmé y Matisse en la necesidad de reinventar la belleza cual una continuación a partir de los sabios conocimientos abonados por la inteligencia de los siglos precedentes, la disposición de mantener, enaltecer, vigorizar la dignidad de la creación artística apuntada hacia el reto de la pasión de eternidad. Pertenece la belleza cual Idea a lo eterno, pero su forma en la existencia cotidiana ocupa la dimensión de la realidad imperfecta, por ello con el devenir se consume, se desgasta, se banaliza ese misterioso encanto. Los artistas verdaderamente creativos “reinventan” formas originales para esenciartas de TO KALLOS (la belleza) la mejestad, lo glorioso del poeta Mallarmé, del pintor Matisse allí residen. Testimonios indiscutibles de haber alcanzado ese propósito existencial lo revelan, con la sorprendente fuerza del patetismo, la densa sugestivita resplandeciente de los poemas de Mallarmé a la par de las pinturas de Matisse. La edición de las Poésies de Stéphane Mallarmé (Lausana, 1932) fue ilustrada por Matisse; además del afectuoso homenaje al poeta esos dibujos significaron una sugerente “lectura” pictórica de los versos, del encuentro connubial de las expresiones espirituales de dos grandes visionarios de ese gran momento de la actividad anímica de la poietiké europea. Vaya por lo celebratorio siempre el estudio a lápiz – lectura mediante un dibujo – del poema de Mallarmé LA CHEVELURE (LA CABELIERA) hecho por el pintor en 1931 sobre esa oda de excelsa presencia en la literatura francesa.



Image result for matisse and picasso  Mantuvieron a lo largo de sus días una respetuosa amistad Picasso y Matisse. Había no obstante un abismo entre sus concepciones y disquisiciones del quehacer artístico. Glorificó radicalmente Matisse su culto pagano de ascendencia clásica por el cielo de Venus, por “LA JOIE DE VIVRE” (la alegría de vivir, así rotuló su lienzo elaborado entre 1905-1906), en el reino de la belleza creada de la imaginación, mostrando de tal guisa, desafiante sin duda, los temas de sus óleos, el derroche en sentido fantástico de la policromía de sus telas: sus golosos rojos, la candela de sus escarlatas, los estallantes áureos amarillos, los verdes prestados de los ojos de las mujeres, el ultramarino azul, el blanco bajado de las nubes, los marrones de las tierras, en definitiva un holgorio pictórico cuya traducción develaba “la joie de viviré”, la alegría de existir en los cielos de Venus. Picasso, por el contrario, asumió su temporalidad desde una perspectiva distinta: Feligrés de la utopía del comunismo, la añosa tragedia de la disconformidad social en él se transformó en una ética de su estética, inocultable. Su destreza de pintar, sus briosas temáticas, las recias líneas trazadoras de las figuras, los tonos de esa opacidad líneas trazadoras de las figuras, los tonos de esa opacidad del fondo de sus cuadros negaban radicalmente el júbilo, ensombrecían la posibilidad del encanto, quedaba si, obvio, la solitaria perfección de obras de arte. Propicia sin embargo,   esa tercera actitud por cuanto generó el vigoroso contraste nutriente y revelador de la dýnamis  de la historia intelectual de los dos siglos. En ningún otro espacio europeo de ese momento se dio la riqueza de esos aportativos antilogios, de ese ludismo psíquico impulsante del auge de las bellas artes a la par del enriquecimiento de las subyacentes energías del espíritu de la Civilización Occidental. Inclusive, hasta la Guerra Fría abrió una ventana a esta sigilosa polémica de las Bellas Artes, cuyas suspicaces reflexiones sobre el “súmmum bonum” junto a un diverso surtido de autopías acomodaticias a los pareceres de cada ideología; estas edulcoradas monsergas disfrazadas desde las trincheras de la Guerra Fría, nunca superaron el nivel de la información periodística para luego caer indefectiblemente en el olvido./ dignificó pues Matisse la pictoricidad al dotarla de la fuerza reveladora de un divino privilegio de  la escancia, el encanto de la alegría, “la joie de viviré”, más allá de las circunstancias apócales.


                Leer significa en su sentido primigenio (légein, legere) reunir, pensar en lo reunido, verterlo luego a las expresiones disponibles a la mano, a los recursos expresivos además de las palabras, cual los dibujos, pinturas, notas musicales, cantos, gestos, mímicas, en fin. Leyó así Matisse las Poésoes (1932) de Mallarmé con la hechura de las ilustraciones de dicho poemario. Leyó de igual modo el compositor ruso Modest Petrovich Mussorgski (1839-1881) pinturas expuestas en una galería de Moscú para luego traducir dichas impresiones visuales en el pentagrama al través de las notas musicales en su exquisita pieza para piano Cuadros de una exposición (luego fue orquestada). Nunca los críticos especializados en disciplinas artísticas poseen las únicas palabras sobre sus estudios o investigaciones, nunca por cuanto una de las esencias consubstaciales de la creación artística es la libertad; nadie puede encerrar el ser de una obra de arte en una caja hecha de términos eruditos. En la inatrapabilidad de las cosas, en lo indeterminable de la cosas, en lo indeterminable de la labor humana habita la maravilla del mundo. Recuérdese por su alerta enseñanza la frase del filósofo presocrático Heráklitos: “Panta réen”: Todo fluye… Nada se detiene… Todo cambia.


Image result for "lubio cardozo" matisse Me solicitó el poeta Lubio Cardozo unas hilvanadas voces introductorias a su poemario Poéticas contemplaciones de pinturas de Matisse si yo lo estimaba de interés para ser divulgado por este sistema. Le doy luz verde porque con estas composiciones liricas corroboro cuanto he afirmado en mis párrafos del presente escrito.  








Lenin Cardozo Parra
Ambientalista


———————————————————————————————————————

Lubio Cardozo

POÉTICAS CONTEMPLACIONES DE PINTURAS DE MATISSE

Ediciones ERATO

Mérida, 2015


—————————————————————————————————————-
… “Todos los seres desean contemplar y tienden

a este fin, no sólo los dotados de razón sino

también los animales, las plantas e incluso la

tierra misma que las engendra.”

                                                                                                              Plotino, Enéada tercera, III, 8


      I

NATURE MORTE AUX ORGANGES II. (1899).

(Naturaleza muerta con naranjas II).



Image result for NATURE MORTE AUX ORANGES II. (1899).


Da Helios de color

                el amarillo obrizo

                el de las fulvas arenas

                la  diafanidad de un óseo mediodía.

También en naranjas lo convierte

                sin duda

                Solares o leonadas

                del dorado fugitivas.

Hallaríase el paladar en la vislumbre.


                             II

                         NATURE MORTE A LA CRUCHE BLUE. (1900)

(Naturaleza muerta con jarro azul).



Image result for NATURE MORTE a la cruche blue (1900).


El sosiego de las formas el equilibrio impone.

Someta la mesura al potencial desborde

                               de la complicidad

                               de los azules, los negros

                               su opulencia reinante.

Sobrevivirán los tímidos matices

                               por la ponderación.

Las frutas apenas sus vividos tintes

                               guiñan.


                                         III

                                    PASTORALES (1905).



Image result for pastorales (1905) matisse


Sobre los claros tonos del ocre

el silencio los esparcidos árboles tejen

sus perennes señales montaraces

rubricados por los serenos verdes.

Obscuros marrones, negros, castaños tallos

las ninfadas damas enmarcan.

Las tonadas del flautín del pequeño Eros

el adagio de esa quietud ennoblecen.


                                                    IV

                            LA JOIE DE VIVIRE (1905-1906).

(La alegría de vivir).



Image result for la joie de vivre 1905 1906 matisse


Sobre el lienzo del asignado tiempo

                                floreció  la holganza

                               evocación de aquella perennidad.

Presencia del hondo pensar de la tierra

la amorosa libertad de los sentires del ahora.

Yacen espléndidas sobre el oro hierba del estar.

Vallejuelo secreto abrigado por el Sol de la risa.

Del escintilar de esa escondido cielo

                               sus frescas heredades contorna

                               dulce corro.

Festejo del fugitivo instante

en el baile del ocio de la brisa

al cónsono paso afable de las flautas.


                                                     V

                LA FENÊTRE OUVERTE À COLLIORE. (1905).

(La ventana abierta en Colliure).




Image result for la fenetre ouverte a collioure 1905 matisse

Vuela la fábula por encima del mar.

A la visión, enredaderas de un cansado verde

                               Tiestos de retozones rojos

                               Internamente enmarcan.

Divide cualquiera ventana la existencia,

desde acá la vida sin riesgo

apenas furtiva curiosidad.

Más allá de los postigos

ese extraño escalofrío cálido.

Los inmóviles bermellones de los mástiles

evocan emociones por la indefinible ventura

                en el mistérico océano del encantamiento.

Los extremos paneles rígidos

                               verdeselva, rúbeo

manifiestan la discreta seducción de la acrobacia.

                                                 VI

                           LES TAPIS ROUGES. (1906).

(TAPICES ROJOS).



Image result for les tapis rouges 1906  matisse


CUÁL LUCEROS FUGACES EN ÓRBITAS DE RITMOS

Giran los iconos

Expuestos al enloquecido desplazamiento

Sobre estratos de un cielo carmesí.

Atrapan los frutos del huerto

Teñidos de verdeselva

La celebración de la presencia.

Júbilo del arte – hijo del sueño – para quebrar

La inmediatez del tiempo.

Grisáceo manto de hipnos relegado

Al Rincón de azoradas rupturas.

Padecer así el embelesamiento.


                                                    VII

        INTERIEUR A LA FILLETTE. LA LECTURE. (1905-1906)

(Interior con muchacha. La lectura).




Image result for interieur a la fillette la lecture  1905  1906  matisse
Ver a Matisse, es contemplar.

Inmóvil, por las ventanas de un libro

                               Lee ella lo acontecido en fuga.

Albedrío de colores alrededor,

                               La autarquía de las formas.

Azafranado venenoso verdeante esplenden.

Da la libertad vida a la vida.

Atorbellinado éxtasis de un eterno presente

                               En la estancia del iris.


                                                     VIII

                                 MARGUERITE (1906 – 1907)




Image result for marguerite   1906  1907  matisse


¿Qué mira Marguerite desde la atalaya

                de sus negros iris?

Es la realidad contemplación.

Resalta su presencia sugestivo resplandecer

                Sobre el azafranado hastío.

¿Percibe Marguerite desde su estático silencio

El indefinido espacio de la muerte?

¿Qué callan sus apretados labios tintos

                               Intimidados por la atorbellinada gargantilla?

Matriz del tardeanochecer el doliente azul del vestido

                ahoga.

El verde veranoso antes del sequedal otoño

se estampó hierático en el cabello de Marguerite.


                                                      IX

                               LA DESSERTE ROUGE (1908).

(La mesa roja).




Image result for la desserte rouge 1908


Quebranta la contigua severidad de las horas

                               El soñar, la asunción del albedrío.

Gozasa franquía de la holgura del bermellón

                               refugiado en el aposento

ante el avasallante júbilo exaltatorio

                               del verdeante Abril.

Cavila ella ante los restos del convivio

Oyendo inquieta la retante risa de la primavera

                               La poesía de su luminosidad

en la azulenca atmósfera.

Abre Aprilis la ventana de las estancias de Venus

                … “Rura fecunda voluptas

                Rura Venerem sentiunt”…*

¿La sosegada paz del recinto de la dama pensativa

Se romperá al paso de las vernales tolvaneras,

                               El caos connatural a Afrodita?

____

*”Fecunda el placer los campos, sienten los campos a Venus” …

   PERVIGILIUM VENERIS (s. II d. C.).


                                                           X

                                       LA DANSE. (1909 – 1910)

(Danza).



Image result for la danse 1909 1910 henri matisse


Las olas con las fulvas arenas danzan.

Pero si con la verdad del encantamiento miras

retozan las flavas Nereidas con la espuma

difuminadas por la logicidad del envejecido mundo.

Así los almagrados cuerpos de “La Danse” de Matisse

corporizan el acaecer del tiempo

con lo más sagrado de sus somas

                -el almaespíritu reducto de la existencia-

mediante la ronda de elegantes pasos.

Al través del glauco césped evocan

el críptico ritmo de las abismales rocas

                               corazón del astro,

las fascinantes acrobacias de los inmensos círculos

                               de los divinos celestes hacedores

en el azulamatista de la eternidad del ahora.

                                               XI

             NATURE MORTE. CAMAIEU BLEU (1909).

(Naturaleza muerte. Monocromía azul)




Image result for nature morte camaieu bleu henri matisse



Tomó Matisse sus azules de los ojos de Helena.

El cambiante lapislázuli del Urano de las estaciones

El Zarco de las aguas del Jónico

El cobalto del Egeo

Cuando aburrida de reinar

       Sin los escalofríos del amor

Hizo la filosa travesía por la abertura misma

Separando por la belleza, el Eros, la libertad

              Desde entonces los Hemisferios.

Modelaron por omnisciente vislumbre los rápidas

-albedrío del poético decir-

La venustez corporal de la Tindárida.

Matisse, el azul de sus iris

       En el tiempo estampó.



                                                 XII

               POISSONS ROUGES ET SCULPTURE (1911).

(Peces rojos y escultura)




Image result for poissons rouges et sculpture matisse 1911


Somnífera quiescencia.

Cinéreo azul el silencio adormece.

Señala la presencia del bullir

                el júbilo de encarnadas flores

precoz coro de apetitosas hojuelas lo aúpan.

Dormitan los peces en el cinéreo adagio

                verdemarino.

Guiñan sólo la quietud los áureos.



                                                XIII

                           COUP DE SOLEIL (1917).

(Rayos de Sol).




Image result for coup de soleil 1917


Mediante la buena belleza

                Pictórica, musical, poética

Contemplamos las miradas de Zeus.

Ojos del alma-espíritu donde el mundo desde siempre

existe.

Revela la buena belleza las grietas de fuga

                De la translúcida estancia

El antireino caliginoso de las representaciones imperfectas

De los afanosos de ambulantes por las equívocas heredades.

Da la libertad vida a la vida

                oro estático en el ánimo íntimo

                escintilante serenidad, afable éxtasis

                tañidos de la bienadanza.

Presente la buena belleza

                La miseria del caos ante el cosmo

el fulgor de las tolvaneras del Alma lo arrastra

                a la insignificancia.

Revela la buena belleza uno de los rostros de Zeus

                la vida.




                                                  XIV

                                GRETA PROZOR (1916).




Image result for greta prozor 1916 matisse


La encantaría mariposa del tardeanochecer

Vistió con ascéticos matices

                                       a la veladora del crepúsculo.

Estanció con el obrizo mezclado a la penumbra

                                               El aposento del sigilo.

Orbita en torno a la morada lánguida ventisca

Alienta la sonancia la ansiosa expectativa.

¿Abrirá el advenir sus puertas a la dama

                                               Veladora del crepúsculo?





                                                   XV

                         LES PLUMES BLANCHES (1919).

(Las Plumas Blancas).




Image result for les plumes blanches 1919 matisse


Quedó sólo la verdad, el ingrávido ser

                de la belleza de la dama

                de las blancas plumas.

Del efímero real, peldaño apenas al perenne

                               Lampo sueño de los eidos

                               En la pintura de Matisse.

Si el ser de la palabra en la metáfora sucede

Acá los colores sobre estepas de nimbros disponen

Las reminiscentes añoranzas intimas.

Iluminan los óleos sobre el sacro horizonte rojo

El imaginario reino de la bella dama.




                                                                          XVI

                                           FEMME ET POISSONS ROUGES (1921).

(Mujer y peces dorados).



Image result for femme et poissons rouges 1921  matisse



Da ser al lienzo la enigmaticidad de la mirada.

Los verdeazules del pequeño recinto respaldan

                               La lúdica sutileza de la fábula.

La melancólica austeridad de la venerante del silencio

Colma de excelsitud la detención del entonces.

¿Avizora ella la fatalidad del después?

Empero, los colores, los matices, las líneas, las figuras

En el optimismo de la esperanza el intento fijarán.




                                                                         XVII

                                                      LES YEUX BLEUS (1935)

(Ojos Azules).




Related image



Entre la existencia y la inexistencia la realidad escintila.

Ya el azul de sus iris la materia abandonó.

Hereda esa pasión recóndita llamada eternidad.

Consubstancializada el último absoluto el almaespíritu

                               Espejado en la tela de Matisse.

Comparte ahora esa transparente sutileza intangible

Con la celeste esplendidez de un estivo día.

Con el tibio zarco de los océanos.

Vaga glamoroso el almaespiritu de la bella dama

Con su mistérico encantamiento

                                               Por el polícromo lienzo de Matisse.




                                                                           XIII

                                                               UN ROSE (1935).

(Desnudo rosa)




Image result for un rose 1935  matisse



Calcó Matisse de los ángeles donar alegría.

Térrea mujer dispuesta en azules cuadros

Tal cuando el alma a la beldad desciende.

Abrir prístimo tránsito a la divinidad absoluta

                                               De la cosa

 A la imperfecta realidad la más leve brisa

de las horas disipa.

Nombramos azar al sigiloso mandato de las resonancias

Entusiasmo del espíritu por las esmeraldas reminiscencias.

Trasfigurada explicitud de las voces de la ventura

                                               Por las esenciales pertenencias.




                                          XIX

FEMME DANS UN FAUTEUIL FOND BLEU ET JUNE (1936).

(Mujer en sillón ante fondo azul y amarillo).




Image result for femme dans un fauteuil fond bleu et june 1936 matisse



Hecho con grises nubes del ocaso

                               El cuerpo de la serena dama.

Centinela su mirada los lejanos ecos oye

                               El cautivante son de los inasibles.

Habitó Matisse, pródigo, la estancia del color.

En su reino, los verdeselvas, los sombríos cerúleos,

Los puntuales endrinos, los gráciles amatistas,

Los blondos panales, los bermejos litorales, las flavas arenas

Los glaucos marinos, la lozanía de la fronda.

Susurraban a Matisse pictóricos secretos

                Las Divinidades de lo sublime.

A espaldas del anclado erial de las cotidianidad

Devenían a sus sueños el exaltatorio horizonte somático

                               de Diónysos

                               el polícromo hechizante holgorio.




                                                                               XX

                                                      HÉLÈNE AU CABOCHON (1937).




Image result for helene au cabochon 1937  matisse



Proveniente del Empíreo de los eidos

al  través de la desestrellada noche abisal

                               de las incertidumbres

                               caen las señales.

Yace entre las ruinas de las formas imperfectas

el encanto.

Liberarlo del triste cúmulo aventura requiere

                               A la par de osadía.

Hizo el ser de Matisse el cromático encanto.

Con él en sus lienzos despliega

Las gamas de la tierra, de los cielos vesperales

                               el  Occasus Solis.

Entonemos loanzas a HÉLÈNE UA CABOCHON

Al compás del son pictórico.

Palpitan los herbosos verdes, las rayas coralinas

Los jubilosos jaldes, los precisos negros/blancos.

La eidética verdad de la belleza trazan.






                                            XXI                            
                             LA MUSIQUE (1939).

(La Música).



Image result for la musique 1939 matisse


La Tierra, la más perfecta de las imperfectas formas

                               Legada de los eidos.

Es su almaespiritu el pensamiento.

Pintura/escultura, música, poesía lo develan.

Estampa la sensible faz de la certeza Matisse.

Vistió con la escencia del relámpago ambarina

                               Amatista las expectantes.

Atrás, el verdeselva de las amlangas imponente

                               La venustez de la asonancia aprisonaba.




                                           XXII

           NATURE MORTE AU MAGNOLIA (1941).

(Naturaleza muerta con magnolia).




<img alt="Image result for nature morte au magnolia 1941 matisse" height="293" src="image/jpeg;base64,/9j/4AAQSkZJRgABAQAAAQABAAD/2wCEAAkGBxMTEhUTExMWFRUXGBsaGBgYGRgbFxoaGBgaGBsdGR0YHSggGBolHhgeITEiJSkrLi4uGB8zODMtNygtLisBCgoKDg0OGxAQGi0mICYtLy0wLS0tLTUtMC8tLS0tNS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLf/AABEIAMABBgMBIgACEQEDEQH/xAAbAAACAwEBAQAAAAAAAAAAAAAEBQECAwYAB//EAEEQAAIBAgQDBQUGBQIGAgMAAAECEQADBBIhMQVBURMiYXGBBjKRobEjQlLB0fAUYnKS4YLxM0NTorLCJNIHFRb/xAAaAQACAwEBAAAAAAAAAAAAAAADBQECBAAG/8QAMhEAAQQBAwIEBQMEAwEAAAAAAQACAxEhBBIxQVEFE2GRInGBofAyUtEUQrHBM+HxI//aAAwDAQACEQMRAD8A0xLjEDs7Dizct5c0oC0FZnvaQZ3E1GC4TcPvYln65Utr6SFJ+dTxW2BcQvatuoAn/qKPxD+Xy8aDXLmIVkcMwynvwi/eLzEQK5rW0sjnyHqr8TQ2gxS+V091lV5nSNs/OJnmNaRXbzHdmPqTTHiV4ZMgyAFswybEARJ6+9pOuhpYRWaY06gvQ+D6e4TI83Z6+ioJ61PqatFeihbj3TTymftHsqE+fxqQx3k/E1FWAqNxXCJn7R7LRcQ42Y/HT4UTZa7dMBpHOTAHnHPw3+tC2bWc5QYAPeboOgndvpXU4VbfZfZrlVOWvXeeZnnUEkIMjmcNA+dJdZtZHaSw12jKo8lXSPOT4027GRroeUH9/GKHUZzvAMweY/fjQffvzkfs7a6doB3mA0OXw8YoQcSbJWOcxxgWFpc4kiv2BjPlmQeU6zpoedThHLXntnYWwQYB1JgnXwj40rw2Ato1i6pJLF/EkMrRJ5ttTHg+HZ7YuJcyOC66jMhAuHcE6HQbEcqmQgA0fz8CXvl3M45KjiVy9bQk27dy2N3QQ6/1Kdx6/CpwNxXUHQkjTxFWW5ds4gdooyXCFYqTlLEaGDsSNOhilVtux7UASqXGVR57L56getDIcW119EbSzNva/hFY4i3qzAHkJ1IGunWvWroMkDNI6THxrPGcNXsbly4ZvKM0jZSATkH8sGPEmssNjFAJtqY07oBJ5aDfTzqoaS3BJWqOeN5IcAAtGvAmMqnwhdPlW6OBpkX+0aUGjNcZuytuMvvkrqpI5jeqXLz6hVOm5JUfnvVnRu/Cjtkgd2Rj315qp/0iqPiMoBCqfAqIPnQ+Gy+p6n6V7EDlO+tQ0kHlaDExw4VV4gVclgMlw6QAMh6GPr0q+PRlb3jB1Gp2NUsKraMJB0Yfv40ThZa01h9Xs6oebI2378q1h24eoWJrGwygHgpc1xvxH41TMeprULyqbFnM4UaSdz86qCUyLYwLrhZojH9enx2qzAgbiPAg/Q1QXA4U5QcxhRyUE6ebRqW3qmMVVZVIDITB6g9QRt/itw0Z22Skb/GBupsYpahz1Pxr3au+2o6sTHpGpr38JIKZo2gncqTBAjdqLvWUjs8twbaKoJI9G0qsen+I7+itqfEQWN8oCz8sIBXYbhWA3y6keh3rcsCAdxyrQXQndVGIA2iCD49KHUQWBAEMfSRJHxqNTE1gBar+G6p8riyQIvhwGYyOX5ivVhbvldR5VFAbdImqjHmYC7TjNtbjqqXFS8FGsAsBrMagjfehG4Y

HERBÁCEAS (Odas verdes) de Lubio Cardozo

Ventana hacia el jardín

Las flores herbáceas es una especie típica del ecosistema fluvial.
Significan las hierbas una objetiva vanguardia ecológica de orbe botánico. Los árboles por su excelsitud para el bosque en si representa -metafóricamente- sus héroes, sus príncipes y sus majestuosos Reyes Cuáles los samanes, los higuerones, los chaguaramos, entre muchos otros. Sin embargo fueron los árboles los últimos en arribar a ese espacio de verdor. Acondicionaron antes, durante milenios de posibilidad de existencia de estos erguidos vegetales en este planeta azul sus pequeños antepasados: las algas, los hongos, los líquenes, las buyofhytas, las posteriodophytas (los helechos) hasta sus inmediatos ascendientes en el tiempo: las hierbas o como también las denominan logos labriegos con simpática eufonía: las yerbas. Estas plantas -manto preservador de la floresta- Menores en tamaño En comparación con Los Altos príncipes de la selva, Aunque de delicada corporeidad, De fina presencia, de aparente endebles nunca debe confundirse su categoría formal con la valoración de su ser. Han demostrado las hierbas de manera extensible en la realidad de los territorios Silvestre una asombrosa energía Orgánica de resistencia contra los predadores del boscaje o de las llanuras, poseen una secreta fortaleza corporal traducida en vocación de perennidad salvadora en su relación directa con la tierra cuál su amoroso primer abrigo protector. Ellos bien lo saben sus enemigos más encarnizados, los fabricantes de y herbicidas, Ni aún con estos mortíferos tóxicos han podido erradicarlas; efectos del verano tarde o temprano las hierbas retornan ( o retoñan) enarbolando con sus tiernos vástagos los verdes estandarte de la victoria de la vida.

Los árboles, las hierbas, el verdor destinalmente derrotaran la criminal destrucción de las selvas, esa arborizada estupidez inhumana, simple cuestión de paciente pensar en miles de años. Pero sí, afirman Algunos filósofos, el tiempo no existe, ello definitivamente apunta hacia el triunfo de las plantas, de la vegetación, de

los montes.

Me cedió Lubio Cardozo su poemario Herbáceas (Odas verdes) para su difusión por este medio si yo lo consideraba oportuno. Rindiendo, pues, un homenaje a estas Gratas damas del mundo nemoroso, las hierbas, me permito divulgar estás odas celebratorias de vivencias y belleza nacidas en el silencioso diálogo ecológico entre la poesía y La Floresta.
Lenin Cardozo Parra.. Ambientalista.
Editor.

_____________________________________________________________________________
                                                           

                                                                                        Lubio Cardozo

H E R B Á C E A S

(Odas verdes)

En el Eterno presente, a  

Carlos Carlos de Linneo  

                 (1707-1778).        
Mérida, Venezuela. 2017

Ediciones ERASTO.

____________________________________________________________________________

          CAPACHO

Paz verdemarina la ternura de tu presencia.

Abre la policromía de tus pétalos

                            cuál mano amiga

tendida a la morada del viento

o labiosbesos de Hamadríades tus golosas flores

ornamental los sentires al través de la mirada.

Juglaresca hierba novomundana

                                la verdante poesía prestas.

(Cannabis generalista). CANNACEAE.

 

             HElICONIA

Eriges sobre obscuros suelos espirales a Helios.

Los sombreados espacios del clima

Cromática escala de frescor aspira.

Carmesíes tributos en ascendentes cadencia

Espléndida al sol muestras.

Nacida acorde a la fertilidad del humus

Por la única realidad posible

La presencia.

                         

(Heliconia bihai L.). MUSACEAE.

 

HELICONIA.flores tropicales fotos - Buscar con Google

PETUNIA

Hierba terrera de doce plenilunios.

De inclinadas planicies nativa

Al pie de los Llanos.

Aromática policromía, fiesta de tus mariposas corolas

-blancas, violetas, ocres, rosadas, púrpuras,

Azules, rojas-

Da cara al obrizo solar de los días.

Amorosa del transparente tiempo viento

Lúdica sopladora de bombos

De cirros

Tus calices trompetas ondulados.

Juglaresca, las sábanas con Terreros tallos

Florecidos mimas

Mientras la indescifrable caravana del acaecer

Arrastra El Silencioso gozo de la  transcurrencia.

(Petunia hybrida). SOLANACEAE.

“Non canimus surdis, respondent omnia silvae.”

Vergilius Ecloga X. (+)

Image result for flor petunia

DAMADENOCHE

Cuál Endymión de los jardines

Embelesada el pasó de los plenilunios acompaña.

Eleva vehemente en el corazón del año

-al inicio del ocaso de los días-

Sus largos, radiantes, grandes ojos blancos

Al nocturno seguimiento.

Acurrucada en obscuros rincones duermes

Cuándo Helios resplandece.

Al final de los atardeceres su festejo anuncia

la Dama de la Noche

Espera con su intensa Fragancia acariciar

El sacro disco plateado

La escurridiza Selene.

Epiphyllum oxypetalum. Cactaceae.

(+) “No serán sordos nuestros cantos, todas las selvas lo repetirán.”

 

Image result for flor damadenoche

 

Al botánico y filósofo griego Teofrasto de Érese (372-287 antes de J.C.).

THUNBERGIA ALATA

 “Ojos de Susana” unos te nombran

Otros “Ojos de pájaro”.

Morado obscuro tus retinas tubulares

Acampanadas flores

De fluvos o cándidos pétalos.

Rastrera por los setos tus ojos sorprende

Al abstraído viandante.

Sobre secos espinares trepadora

Asustan las estrellas tus diminutos astros

Con su emboscada belleza.

Los rastrojeros cerrados,

La adormecida tarde de las veredas,

El encendido flavo de tus corolas

Vivifica.

Constituye tu ser ese breve mostrarte

Áurea alegría.

_______

Thunbergia alata. Acanthaceas.

 

Related image

                        SALVIA

Las auras  al bel -rizarte

onda de rojedumbre.

Hurtado escarlata a los labios de Venus.

Trajina el viento el embeleso

Soplos de tus inflorescencias.

No más de un año vives

Hierbas extasiada de sí misma.

Al borde de veredas, empalizadas, muros

En tu legítimo esplendor cautiva.

(Salvia splendens). LABITEAE.

Image result for salvia flores

           CALATEA

Verdegal de los montes

Hacedor del sosiego.

Obsequia armónicamente sus grandes

la calatea

Cuál una oferente lo perenne del estar saluda.

Celebra con optimismo su heredad.

Cofradía de las hierbas

En la estancia de La Floresta.

El toldo del sombreado matiz ameniza

El morado rojizo de sus enveses.

 

(Calathea ornata). MARANTACEAE.

“Hedera Helix sub Sole occasus”…

                       H I E D R A

Afable éxtasis tu presencia velar

en las afueras del Anhelo.

Vertical adherencia solitarias paredes cumbres.

Devela esa faz la fulva transparencia

del Sol vespertino.

Leve sobrecogimiento Inevitable

La azafránada verdura de tus hélices

Ahuyentan los espectros del olvido.

Trepan silenciosas tapias

Hilvana

dos de alucinantes voces espirale

Tormentoso follaje.

En sequedales días el purísimo azul te reta.

Dota afán -¿ o sentido?- a tu hado.

Turbadoras, angustiosas espiras

Afable Éxtasis

…”sub Sole occasus.”

(Hedera helix L. Araliaceas).

 

Image result for hiedra flores

MALANGA

Cuál la fortuna umbrosa selvacidad

Soberana coronas.

Emperatriz del Bosque en tu pabellón

De sombras.

Humedad tibiedad de nativa tus rizomas

bajo el Nicho en roseta de lanzas

retantes foliaceas del esplendoroso entorno.

                                  (Caladium bicolor). ARACEAE.

AECHMEA


El púrpura de tus brácteas la queja silencia

                               de los sequedales.

Aguijones de armadas hojas tu sed señalan.

Paciente fervorosa de la yermitud.

Montas sobre la árida travesía de los desfiladeros

                               el  perenne juglaresco de los colores.

A la estampida soledad del transparente fuego

                               brindas el prodigio.

Arropan flavas inflorescencias dormidos  cangilones.

(Aechmea aquilega). BROMELIACEAE.

Image result for aechmea flores 

CALADIO



Legítima heredera de los brillos

                resplandor de gema

                traído de la hermana selva.

Tus  rubíes, esmeraldas, turquesas, ópalos,

                Azabaches tonos

                Policroma filia

mitigan la pobreza al pie de los villorrios

                aldeas, caseríos

en los dilatados parajes estivales.

(Caladium bicolor). ARACEAE.

 

Image result for caladio  plantas flores

MAGÜEY

Torres de las planicies xerofitas sedienta.

Limpian el azul veranero por el viento asistidos

Bravío espejo en rojas horas de la canícula.

Altiva rustiquez al astro Sirio

En Salva tus afiladas astas le elevas

-la flava estrella hoy olvidada-

Radiante dueña de los tórridos días.

(Yucca aloifolia L.). AGAVACEAE.

File:Maguey agave plant with blossoms.JPG

ANTURIO

De las regiones equinocciales del Nuevo Mundo

                                               nativa.

Verdeas con la pasión de tus hojas

Pequeños paisajes domésticos

                                patios, corredores.

De la paz solar estampa.

Devuelves en afectuoso asombro

Por el agua de manos cariñosas

Tus corazones escarlaras.

(Anthurium andreanum). ARACEAE.

 

Image result for anturio  plantas

DIEFFENBACHIA

Majestad de oblongas hojas manifiestas

                                               Sin duda.

Levantada herbácea, ímpetu de arboridad.

Reverdece la vida sobre el morbo fenecer.

Frescor de tu ostensible verdura celebras

                               Dieffenbachia lozania de estar.

(Dieffenbachia picta). ARACEAE

Related image

                              SANSEVIERA        
Serpenteas hacia el Sol apenas la luz cazas.

A la gracia del parterre tu sino apunta.

Contornea de paz tu vistoso follaje erguido

                                               El rosedal

                                               Ondulante verdeamarilla empalizada.

Aspid de fragantes flores glaucas.

                (Sanseviera trifasciata).  AGAVACEAE

Image result for SANSEVIERIA plants

                               CUCARACHITA

Riegas tus nervadas monedas bajo la fronda

                               del jardín.

Por los rincones de la parda tierra rastreas

                               Escudo del estío.

Lentas asimismo las veloces gotas del invierno.

La concordia del pequeño espacio arborecido

con tu danzar de manos de la brisa

                               del alborozo del agua

                               celebras.

Herbácea de aovadas ofrendas

                               Sobre la húmeda sombra.

(Fittonia verschaffeltii). ACANTHACEAE,

 

                     AMARYLLIS

Astutas imitadoras

calcan las hierbas en sus corolas

Los celestes matices.

Atrapa el lirio sanjuanero con sus umbelas

Las nubes fugitivas del estío.

Sus amarillentas anteras de los estambres holgorio

De diminutos alados.

Cuando el temprano atardecer arriba

Copian las delgadas hojas

La verdeante ebriedad de las estancias.

(Hymenocallis caribeña L.) AMARYLLIS ESE.

Image result for AMARYLLIS plantas FLORES
ESTROBILANTE

¿Cuál color al misterio asignarias?

En el vacío de La sonrisa lo obvio caerá.

Pueden aprehenderlos las hojas de los estrobilantes

En su arremolinada fuga

-huyente verdor plateado al azul carmesí-.

Luminosidad versus umbría al Iris juegan.

(Strobilanthe dyerianus). ACANTHACEAE

 

Image result for ESTROBILANTE plantas FLORES

           BELLÍSIMA

Tierna dama entre matorraleros muros sedentes.

Sobre secos abrojales, cardones muertos

Troncos de vetustos árboles

Presentan la lozanía en la alternancia del azar

Los adherentes zarcillos trepadores

De acorazonadas hojas.

Racimo axilares de tus melíferas inflorescencias

-bermejas, cándidas, rojas-

A la bendición del azul llover responden.

Escaladora hierba resplandeciente

en Los rurales entornos.

(Antigonum leptopus). OLBAURAE.

  

Image result for BELLISSIMA plantas FLORES (Antigonon leptopus). OLBAURAE.

             COROMANDEL

Desbordarse desde las rocas la coromandel

Festival celebradora del Sol.

Arrojas a los ojos tristes tu fulgor

de amarillos, blancos, púrpuras.

Correas entre la desapercibida juventud

El lanceolado verdor de tu follaje.

Profusa, Escandalosa, cromática lujuria.

(Asystasia gangetica L.). ACANTHACEAE.

 

Image result for   (Asystasia gangetica L.). ACANTHACEAE  plantas FLORES

A Lenin Cardozo

BUENASTARDES

Fresca mañana rósea del estío

la hierba buenastardes pudiera así llamarse.

Blancas, violas, rojas estrellas desprendidas

                            del azar del mundo.

Cruzastes los mares al impulso

                            de la vistosidad.

Cálidos climas de brillantes pueblas

                            marinera de lejanía.

Patios, redomas, terrazas, tiestos, taludes

                            por la viveza de tus gamas salpicados.

Desde Madagascar distante

                             alegría en los parterres.

                                                                                    (Catharanthus roseus L.)  APOCYNACEAE.

Image result for flores plantas    BUENASTARDES    (Catharanthus roseus L.)  APOCYNACEAE.

                      AGLAONEMA

Sorprenden tus matizadas hojas duendes

                             de lo tupido.

Las celadas del vergel obscuras abrillantas

                              plateada alegría en ambiguo verde.

Grácil herbácea de los recovecos cortijeros

                              tus foscos ángulos roja descendencia

                              velan.

                                                                                                   (Anglaonema sp.) ARACEAE.

Your First Aglaonema Commutatum

                       AGAVE
Bordeante camino del Barranco aquél.

Coronando las horas sorprendías

admirable agave noble.

Cercano, casa no mía, dónde habitaba

grata a la par hórrida

desde la aurora hasta el ocaso

desde las estrellas hasta el alba.

Majestuoso en la filosa transparencia de la sequía

El sabor del fracaso apaciguaba.

(Agave americana L.). AGAVACEAE.

Image result for plantas FLORES   (Agave americana L.). AGAVACEAE



            EUCARIS

De la luna hija.

Aromancia de Venus

engendrada en Los Andes.

La inmovilidad del resplandor alcanzas.

Obsequias al sombreado entorno esa luz detenida

En tu cándida Fragancia.

Metaforiza esplendidez la paradoja

De la sutil aporía del devenir.

(Eucharis grandi flora). AMARYLLIDACEAE.

Related image

En recuerdo a la señora María García, de Uraca. Choroní.

LAS MALVAS

Hay dos hierbas así llamadas.

Proviene una de Europa

Delgados tallos asperos

Hojas reniformes

Corolas violáceas.

Faz algo sombría.

Tiñó injustamente el adjetivo.

Hállase la malva nativa

Junto a destruídos muros

Al frescor de la brisa

En veranosos valles y piedemontes.

Pequeña planta de orbiculares hojas.

Pareciera el dulce amarillo de sus flores

La corporeidad del lujo

De lo sorprendente.

Mitigante dádiva.

Festejo entre el herbaje.

________

Malva sylvestris L. Malváceas (europea).

Malachra alceifolia. Malváceas (nativa).

 

Image result for plantas FLORES  .Malachra alceifolia. Malváceas (nativa).


LA SIEMPREVIVA

Muchas flores ese nombre ostentan.

Su críptico color la Esperanza penumbra.

Ofrecen algunas sus cándidas coronas a la mirada.

Las brácteas purpúreas de otra el aire escandalizan.

Obrizas del guamacho o diminutos suspiros

Entre las hierbas esa vos reclaman.

Tampoco la violeta medio oculta

Ni la triunfalista del ganado.

Pero ¿cuál es en verdad la siempreviva?

Tal vez todas.

Posee necesariamente set de presencia.

Diosa Maia, advocación de la Madre Gea

Con encantados días luminosos celebra

La pujanza del monte en su rostro florido.

Evocación de la vida, de la alegría, de lo hermoso.

Revela la siempreviva la flor.

_____

Gomphrena globosa L. Amaranthaceae.

Image result for plantas FLORES  SIEMPREVIVA.  Gomphrena globosa L. Amaranthaceae.

 

A Jeremías Pedraz, Excelsa cantadora de fulías

Durante los velorios de la Cruz de Mayo por las

alquerías de los campos de Choroní. Su mejor

fulía llevaba el nombre de esa flor, lúcida

metáfora de la Cruz. Ella, Jeremías, vivió para

el loco amor, las parrandas, el aguardiente,

su música, la poesía agreste. Flori t: En el

entorno de aldeas, cerros de aquel Choroní,

1950-1980.

“¡Qué alegría, qué alegría

al pie de la Cruz de Mayo floreció la siempreviva!

Así comenzó mi canto

con versos de la fulía

por Jesús sacramentado”…

Jeremías Pedraz.

Image result for jeremiaz Pedraz choroni

Al botánico Dr. Volkmar Vareschi.

FRAILEJÓN

Cuando a finales de octubre el día se despeja

Desentierra el páramo su límpido oro

Oferente a la diafanidad de la azul lápida

Del absoluto.

Elevan sobre los finos tallos sus flavescentes corimbos

Los frailejones.

Festejan la breve estación de la canícula

Iluminada fugitiva

De la larga gélida penumbrosa circunferencia

Del hado.

Resuella silencioso El pulmón de la roca.

Los secos días convívales de verdor resplandece.

Sorprendido el existir cual un sueño

De las altísimas laderas.

Despertar semejará un sucumbir.

El ser del páramo el mismo lo contorna.

___

(Frailejon amarillo: Espeletia schulzii. Familia Compositor).

 

<img alt="Related image" height="400" src="image/jpeg;base64,/9j/4AAQSkZJRgABAQAAAQABAAD/2wCEAAkGBxMTEhUTExMWFhUXGCAbGBcYGRcYGxsbGBsdGBgfGBgaHyggGBolHRcaIjEhJSorLi4uGh8zODMtNygtLisBCgoKDg0OGhAQGy0lHyUtLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS0tLS01Ky0tLS0tLy0tLS0tKy0tLS0tNy0tLS0tLi0tN//AABEIAQMAwgMBIgACEQEDEQH/xAAbAAACAwEBAQAAAAAAAAAAAAAEBQIDBgABB//EAD8QAAECAwUFBwMDAgUDBQAAAAECEQADIQQSMUFRBSJhcYEGEzKRobHB0eHwQlLxI5IUYnKCshVTwhYzY6Li/8QAGgEBAQEBAQEBAAAAAAAAAAAAAQACAwQFBv/EACsRAAICAQQBAwMDBQAAAAAAAAABAhEDEiExQQQFE2EiUXGBsfAUI0KR0f/aAAwDAQACEQMRAD8ARLN0viD5ERRMWOkEW2SpAZVxzkFP6M8AzAnMnqDEBCfOoY9Xs5at+XVDBySAQTgMak0gcgEghX6mZvmPZyS91zSuNHGDDURpEXWizMpN6n48XWlKQkgOwq8X25V+zoXSqw56MW6+0BrzSMCG8/iIQ/Yu1VChO6aEGoB1AOHSCrcvfflhz+0ZyzBQUyUk1wAJPTjD+eqgJBD6hj5GAC5Eze6+zxeJgo5YO5PAfxCxMytOP4YtVNDewy4E68oiDF2m85NBkNBl1q/MmBFT2wxw5cTxgadNDFzhXq8LZ1uJDIo+eZ5aREG2ieiXjVWg+dICFqvYir9GyA0geWFk4ef3gmVZ01vKJzYcIiLTOoQ3h4+sUmaXBeJTJwNEjyx6wJnAkIVKUL7vhhFc20nRhyb1iCZmIGkeAFs4iOcPoORrF8xW7TE+0U90S5yGNYtROYhtaCIiHcbrkseMQQaMX6ZxZMmnEto0VqS7cYB4CLGt2yIFH5n14xeJJ4k5j36iASl8fkfxB0lYIYh80nPhXOEydeT+2Ogoomfvl9QH60joyJUiYyb10J0dnbVRgKao3lB+uWGUctDvo3vESipUcsujfnKNWgKbMti70w65QVs+UVXme99fwwFLZ6gviANcn4QTYrQWuvvKP56RoRnbluhMtHhlvXU5nk5MQsFm7xSU5Yk8hl+ZwIiaVLu6MG55+cNtlWkJWWD/AKX+fSIiiRakypxZ7poa/nPpF+3ZjXa/pf1ofSEVqW6i2rtHi10YkksAMaJy/iBkFy55NcjFa7XkCx1P5jFVlQCySW4wfaLOmgNScyK+jPARXZtnEyVKKgLxHiLOEvePmRFw2PMSkqBRQPQuWx5QyVJvGWgObu6Q70UGPAU+sTsvZu1LTuIUxDC8yBXDxEP0h5EzkqWFOO8JVkAKdYqmSFIIUDjgRw4xqZfY60IN1SBdPiN+WD0vKFHEStmxRKIlqkqUSHDKK3HC5gXiaaAzaJEw7wQriQDVuVItsmy5kw7qVGulOpyh1P2TOSy5cqYkftqpmrVJJPnBv/qO0JQygkKwcio5pygv7kZvaGxJkkpvtvYEFwWiEqyOUg0BxLYaw0XtOeo8WoSH4561gqzi2L8ICuBSOudYCoZ7I7PyO7rLv3s1EuOTEN0i2d2UkXaJUK4hRJHnT0gOQu2SUlUyUpKXYYAB+Bir/wBRTUKSFhnUA5GRbPCGxE+1diLkkBVUnwqDsemR/KwNZtlzF1QinT5j6oqdKWghSUGmYBqP5jLXVpVfk/0w5PhehL+HhFRVYmm7Emy0gqTRRxF4s2tGbi8Hy5VllDeMyYpv0sgf3Pe9okJ9o7wr7xS6Z6HFgS3lHuyuy02YQ6ClFSVKJDchUnoOsCZNHn/VpIoLJLbLA+rVjoSzLeQSAaAsKNQcMo6DXL7GtAnXNxMUpWRU4mCxYVaGnD81i+fshagCkCnzrFsZoT94yng2ROaWopDLvY0dsaHKsGo7OFgVEtR/tBa9lSUNRWFa61jWtBQisswlYJLPUn81hgrvEjdStmxultAXbiY0myJgQlpaEBQxISCdA5xd4GXKQosuYp3zOBdjSLUhozSUXaqxyH1iM4kmrO2WUaqTsqQtggKWpqgVOhY1YccI9/6EnKUsuWcOquQcUjDyxXI6WZayrANQTyi//ElwoXTwL56HWNxL7EqulxLS+RUoebAtE9mdlZLtMTdCMS9CCSBdOdXrVoo5IzVxdlpaGGztsmVLRLACrqQDugM2dKvA209rzVrLLN05At0wfOHNo7OWYqH9RYU2dR1yLxG27DkIG6sKIZwtPEZhgORGZjtq+DNCCVZZqvChan/VUgcznygGdb7UlZllKhea6gpJO7mnXPCNhNt65aAZqVXcKNcL6EUAOkLbXtqSpBIWynYZHlnSmcEnZUBiTa6FMlTAB79HOb3mbpCmaVifeWhAuveBDct0Y0OekM5s0z5QSZkxLUN1iD0Z4TosCpZqorSC+gzpdfHzwEYs1Q02htkqSEpUlAzICnOTOPysCbOsVpSRNvHu0ub7LNM2DVp8xGbKlkEV3S7MA+vKGB2i6PGpNGoxBejM/wDEZve2NIPtVunCUFGzqZRutMN1JBwd8OSm6x7s8yZRvOkKWAwQlRAepCVM58tIrs1umWhCkhV2UkMTdarOwcnIvwHMRbLtQkJJQHupLk1LBzU5Y5CN2goZLsCaLlyxfJwVeSmoxCDnhlAsy03FvMmSUOapP9Q0DaDSAf8AraZqCAVF8TgBwSRX+cYBn2kYGnl15RahSPbT2ikS1kyEBagaqI3Qcm0GNPwUL7XTlvvBiDVNDhlxHzEbdMlrQb4CgPN8AxxJEZszkIoHIfEl+FCOUcsknWwONF69pTiSReY1/Xn1jotROAAF3KPY4+4ys9E5agxSBx1gqWSQ+lHB01iq1zlLa6AAKBIYCoZyAMca1pE0WySgB1VYULhtd0UJFGekd2aLV2cEFiXpXh/MDyrLdJKlpUchTPUnn94KlpXNa4hRQUvvbiQH/dmA2USTZb6+6RN3wPBKokXWBeYo7xqcn8oVAy6KpViUGILatXDGlWhrs/ZSJincqWa0u0AY1JyyhfIssppiSCqYHSb10C8LwUAakkUZScTkcAdsxIlWeZMlhd5SmCSSopANBmHYvg8efzMksWO48vZfqdMdSdDvZ2z0SLyAm8tYN5spejhiA7wZN2yAm6hI3RVIPhDUB46iMwm3zlEp3pZUGeruPCC/LCnrFtilFF0gpBBBUVEsUnxYVJq/oY+Vj9Mllye55DT/AOnZ5ElUUNrNtRSlpBAZYwx1c8MPWBNtKlollSJqiQqopdTwZn4PA21bSES0mSxbxkF1Vci6W3ujM+cZ6Rt0S5cwkKvKDAFKj5uGPWPp+P4yxZJTikk1wv3OM52qNvYbeVJQQBeZi1Ruszl6faGlqsapkqiUC653ur5dPjOMd2R29ZkyQFzAhSSd0uDWr6HJn/bDLa/a1IRKKUXkLCipIIBGQBAwJfHhH0LRxBFTCCpDuhKTdDUrUX9Bjwp1hYqcJN4C7iQ+hGLOdBzhcnaalm8EkDwgOSQOZ1c/xAluHiJABJGN1QLAJp+F24RnIlJDHZjuTPWtF4JBCPEdBiDWhGvEVxgySshBvd048IFXzyLRmLDbQlSWUoHUOk5aKpGkUZS0urd1KAARn4XY00amscdJ0R0iyLnqIlgUDKGCaYDhn8Rptkdl5RSDNUJpdyE0Q9HfNXXrGTl2xUoKUiZQJxa6S2BY4HHzgCd2utaCQJhq5JZ2AqSB8x0i1wYkb3tXa5cmUJaAlLbxSAAkIDg0AbN+hjMrt6KBxdI3hqDxOXGM9Nty1y1bxKlneU7kg4tVx8aRUhI/UehqfOjmKTsYlsi9LJEs7uVdP8uL4QVaLekVKXU2HMYdYqmqSgu4NNK1ccHoPXOBZ1rSSDri2ZHtGCsAtFrXMKgQRm2DZB3EFWuyJQAy7265AwcMSxB1eH+y7UClSQgCrFQ10Op5vCPtClV5xg348MltsG4MJ6jXdD8THQjNq/Kx0c/b+AN5N7PLLtPDPUAEnz1w1i2T2HBIKppKSXIutm53r3rDez7QlpSVqKENgol8sQ4JGLcG4wu2j2mv3RLUolWKjdDBv0hn/BHoSROTO7TWVJTVcslNEhyngBR3qTSgwgXszZUom3+8ZV01SCrMPnWPbJsubMWJk0kSBUzal6sUoAdlPpB9m2LIQlRM9ThbhZZJuEA3Vs4LjlicI8mXyfr0x3rn+fudI4+2GW/Y1pnzEKE1MyWKOkBCgijsCWctWunTRp2WiShYQijPdFXIDZ5mmMJbJ2js0lBloJUhaikKlubpbNzj8CBLXtsSpK0yyt3xUWODkAA8DV8Y+B6hHzfKzaUqint8/L/B3goRQYZwtsvvBeSpG7dehNDizlQDNCyRYkrFSSMMxXKHNj2oqZKSrdQZgG6sOFals+GtMIyVntipNpMhSgUrIUkpDB1bySNAS4bjH0/TceWEXHIqXXZjI1exVthYlkJAN0MTTic8j+VhLKtUze3qHBzDrtlMKVIUMC4PEHeS/QkRkrdMqwZmo1MfvH09T4RwYctBWQCxUKs1C2T4GBZlpJoXGhFCk6kDHCo+YrVa1AABIAFMMdXOJx1iZtN837ovAVGRDYjNxrj8bRkZWWXNSlSkeEgliaAhSGD9VscxDdNnmF1S1BKyMKVoN0FiUqLqxofcXY9pBlsUBgDQEsKOK1Jp+VhjZypQBSoABeNcXYgJ1YenOOiQGXUakl3wL1JNQbw16ROTPmSyVBRJxc/nT+IZbXlyO9e/fKjvhLBlDF6fqDF9Xwi6QmzIUbxCgU7pYkEcMWI+zxzaETG2KepxoHqANI8Xb3BQUtlwIFWOMQtBST/TvAcWihQpg8FJmrClTVVIVzZuj09oI7wM5NSW4YZN0hQLScOGbZHXPCJTpwNS3AfxnhnGdJWM5i77sQFHV/ylYgkpG6Wpi2RhNKtdWdtP5iaC5N0nj/GkGgjU2bayZYuXCAOVTmTxiFutyFJUQoYV+7wjG0AkVTU5ihH5TzgW0TZiqkBKQfPrG0FkiEaD+6Oimv7B5faPYisdTLCBNUSsKN41wAqcA2MEFBJYkEAcBR61iCZ6VKctrUVrE02qhS4YcK8Gc1jSpoDU7H7Qolyu4Ui9mBkq8c35tAu1pRWpaFMCrR+BAbIBozqkrQ0x916HXDLpBdi2gVl1jepv1/TQOcHZsfmPJ/TacryLvk7LJtRp+z3ZdIld4SMXQknE0Dk1Y4jCKZmye7VcmrobyrySDdDglIvDFzmM/JxYpSzZ0ghyagghySXFMgAQYXTJ60hKp6CDLqpKkkPgTiz4cjHHE8qU1O9m6NyauxnsjYk1c3vFKHdgApvO6gXxGFPoYN2j2Vss2alSnTMDNdUzs5oMMXMK5/amRPSlaSt0lu7DVzd+gD+8D2/bM0zkzErCUpADEFQIIdmdjSPhV6l5ErvQle385On0UUdv9i3JV7FIUCD5pY6eJPlHztMsYipyHt

Ecología de los Paramos de Venezuela: PRIMER GESTO CIENTÍFICO EN SU DEFENSA

Publicó en 1970 el botánico Dr. Volkmar Vareschi un enjundioso estudio científico sobre la vegetación de los estratos más altos de la Cordillera de los Andes nativo, lo rotuló acertadamente Flora de los páramos de Venezuela (Mérida, Universidad de los Andes. Ediciones del Rectorado. 429 páginas).

Dedicó el Dr. Vareschi a este exhaustivo trabajo veinte años de su labor profesional, investigación directa sobre la geografía de la sierra andina, respaldada con la revisión corrocrativa en los archivos del Instituto Botánico de Caracas bajo la dirección de tres profesores especialistas en dicha disciplina, los doctores Tobías Lasser, Leandro Aristigueta, Zoaida Luces. Para la expresión grafica de las plantas conto con la asistencia del perspicaz dibujante Sixto García.

Comienza el libro con una exacta definición desde el punto de vista geográfico de cuanto se entiende por páramo: es la zona de la Cordillera de los Andes venezolanos limitada por las dos fajas altitudinales comprendidas, infra: el final de la expansión ascendente de las selvas, supra: el comienzo de las nieves perpetuas, o en términos matemáticos la franja de la Sierra de Los Andes ubicada desde los 3.200 metros sobre el nivel del mar hasta los 4.800 metros.
Image result for Flora de los páramos de Venezuela (Mérida, Universidad de los Andes. Posee este espacio Altitudinal dos rostros ecológicos determinados por las dos grandes estaciones climáticas de la región, de las lluvias de marzo a octubre con una apariencia de fitogeografía deprimida, la griseidad matiza las formas de la vida; la otra temporada, la seca, más corta, de noviembre a febrero, (…) “la región entera resplandece como embriagada de una lectora de flores, el amarillo de los frailejones y de los arbustos de Hypericum, el rojo de la castilleja, el azul blanquizco de las Lupinas, las estrellas plateadas de las rosetas (…) y centenares de plantas de vivos colores cubre el paisaje entero como uno de los tapices florales más bellos del mundo” (Vareschi pp. 9-10). Pertenecen las plantas emblematicas de los paramos al género Espeletia conocido en el lenguaje rural con el nombre frailejones, usado por la publicidad académica en elsímbolo conservacionista de los Andes. “la mejor época para ver las Espeleticas en plena floración es un período aproximadamente de tres semanas que tan pronto pueden caer en noviembre como por octubre” (p. 28).
Image result for Ecología de los Paramos de Venezuela Volkmar Vareschi
Cubre esta exhaustiva investigación botánica ecológica el Dr.Volkmar Vareschiel horizonte descriptivo completo de la flora paramera cuál un primer nivel básico sobre el que luego se puede levantar posteriores estudios ecológicos especializados, el impostergable de la fauna de vertebrados de la zona, las riqueza farmacológica de esas plantas, la pesquisa de su entomología; y una investigación socioecológica muy importante, Cómo preservar a esta faja altitudinal de casi mil metros de ancho en su simple frágil relación con la actividad agraria o turística.

                        

Desarrolló el Dr. Vareschi el contenido de su libro siguiendo dos vías expositivas para ofrecer al lector dicha información botánica de manera ordenada, completa: los biotipos y la taxonomía linnenisna. Se explica la planta al biotipo cuando ésta organizada su estructura corporal como respuesta configurativa al medioambiente para poder subsistir o en otras palabras el entorno ambiental paramero impone una corporalidad (la adecuada forma física) para asegurarle su vida posible. Señala el Dr. Vareschi los más importantes biotipos de la franja paramera: los caulirrosulas (ejemplo, el frailejón), las plantas de cojín, las de espaldera, las de macolla, las de ramillete, las arrosetadas, las geófitas, las terofitas, los arbustos enanos; cada biotipo va acompañado de su exacto dibujo (p. 39). La exposición taxonómica sigue -grosso modo- la escalasistemática de Linneo: hongos, algas, líquenes, briophytas, pteridophytas, gymnospermas, finalmente las angiospermas planta con flores. Especimenes de cada una de estas familias y géneros botánicos milagrosamente representados en esas tan difíciles condiciones climáticas de los páramos.

Gracias al Dr. Pedro Rincón Gutiérrez rector de la Universidad de los Andes se editó la obra del Dr. Volkmar Vareschi, fueron mil ejemplares de rápida divulgación y aceptación en el urbe académico del Hemisferio Occidental.

Cierran este breve escrito en homenaje al botánico, ecólogo Dr. Volkmar Vareschi los inmediatos textos ya no en el lenguaje de la “scientia amabilis” (la botánica) si no en la de la poesía: son odas a los territorios parameros. La primera tonada del libro de Juan Antonio Gonzalo Patricia, Riscos (Mérida, 2003. pp. 3031),  le sigue otra del opúsculo de Ernesto Jerez Valero, Silva al páramo (Mérida, 1997. pp. 17-18), finalmente una de Lubio Cardozo, de su poemario Paisajes (Mérida, 1975. p. 23)


De Juan Antonio Gonzalo Patrizi

Páramo

ECOLOGIA HUMANA Y LA ESTOICA MELANCOLÍA DE LA CONTEMPORANEIDAD VENEZOLANA EN POEMAS DE CARMEN TERESA ALCALDE

La historia de un país –de una patria, de un reino- con el tiempo en poesía deviene. Sobran los testimonios después de la Ilíadaen sostén de este enunciado. El quebranto existencial –para usar un vocablo nebuloso- de los últimos lustros de Venezuela lo vierte en las odas de su madurez de cisne Carmen Alcalde estampadas en ese libro pleno de musicalidad verbal A la sombra del tiempo (San Cristobal, 2013). 

Delgada mujer cual una mata de petunia, no obstante sobre ese fino cuerpo florido porta el vivo historial de su ciudad, de sus entornos, de su región; poeta con su geografía, parajes, ríos, lo rural, la gente la andinidad nativa, consubstanciada. Cuando alguien lleva a cuestas con cabal conocimiento los aconteceres de su terruño, los griegos para ellos un término poseían: “mártyr”, valga decir testigo de excepción de “la sombra de su tiempo”. La ruta de las comarcas, trajines de su vividura por la piel de este país ella con su corazón descalzo, su muy sagaz almaespíritu, con angustiada solicitud recorre a partir del nacer a la conciencia la empalizada de sus de sus cantos de hoy, lindero de sus reminiscentes añoranzas, altozano para las “ígneas sagittas” lanzar e iluminar así los sentires de los lectores.


“Abrí los ojos con pedazos de

cielo entre los árboles

inhalando el aroma

de rosas y eucalipto.

Respiro con demora

cada instante del tiempo

para absorber a plenitud

la esencia de la vida


en esos pocos ratos

que me presta.”

                                     (p. IV).

Image result for "Carmen teresa Alcalde"Ve Carmen Alcalde el enredijo de su contemporaneidad sobre el promontorio del ahora. Piensa. Deposita las voces de sus cogitaciones en la gaveta, a la vez espejo, del silencio. Ábrela luego de lapsos de maduración para nutrir con esas espejeantes voces las serenas cantigas de sus admoniciones.Mas, discurren a la par por el alma de la admonitora escalofriantes juicios en torno a las causas por las cuales el siglo presente comenzó a andar por encrucijadas de incertidumbre, presagios, miedos, ausencias, veladas amenazas destructivas. Ese escalofrío un nombre tiene: la culpa, la culpa social (no hallo otro adjetivo más cercano para nombrar la “culpa por la pobreza de los otros”). ¿Cuándo aparece la culpa social en Occidente? Entre los griegos nunca la hubo: Solón (640-558 A.C.) creó la democracia asentada en su célebre Constitución, cual una manera objetiva, racional, de evitar se despedazaran los ricos contra los pobres o viceversa, para con dicha Constitución lo más importante salvar: Grecia, sobre la basal raíz de ser ambos bandos genéticamente griegos. Entre los romanos (República o Imperio) tampoco: cuando las desavenencias por la desigualdad de los bienes materiales al punto más ígneo ascendían, desembocaban en la guerra civil, luego de la espantosa mortandad la paz social por largos años reinaba sobre un denominador común, la condición de romanos. Se sabía mucho en la antigüedad clásica de esa complicada dýnamis con las consecuencias desde la perspectiva histórica del antagonismo entre la riqueza excesiva de3 unos, la pobreza extrema de otros.

Image result for "Carmen teresa Alcalde"
Mas, se conocían las respuestas: la sabia, la democracia de Solón; la furiosa, la medición de las hostiles fuerzas en los campos del Dios Marte. Pero la culpa social cual tal sólo con el sincretismo étnico y teológico del cristianismo se manifiesta con su estratificada gama de complejísimos sentimientos: la culpa religiosa, la culpa mística, la culpa moral, el bochorno, la angustia, el terror sobre algo irresoluble … Sintetiza Carmen Alcalde con la fortitud de la lirica, en tres estrofas, el venezolano,


“No escuchamos

los pasos de los hombres esfumándose

mientras la madrugada se dormía.


no sentimos la existencia de la orfandad

ni la miseria

ni buscamos en las tardes

las migajas de amor

disperas en el aire.

¿Gemimos ahora

bajo los rayos de la tempestad?

Con los puños cerrados

clamamos impotentes

tanta realidad absurda

¡tanta muerte!

                                               (p. XXXI).

Image result for "Carmen teresa Alcalde"La culpa social en ningún país, de manera absoluta, se ha solventado. Pervive en mucho espacios del humanismo el rostro más demacrado de esta patología social, la carencia de los bienes materiales mínimos para una susbsistencia decorosa. La solución definitiva el hombre la posee: están sobre la mesa del destino la ciencia, la tecnología, el dinero: para activar estos poderosos recursos requiérese sumar a ellos la filía hacia los desheredados de futuro, el titánico esfuerzo, la bondad, inclusive la oportunidad de sobrevivir la civilización. Un sociologismo creativo, amoroso, eficiente, sin retórica, sin fundamentalismo, sin política. Sobre este particular la política fracasó. He aquí, por ellos, el peligro, la celada, el cambalache de Satanás. Suelen ofertar grupos políticos el negocio de reemplazar la culpa social por la utopía. Traduce este vocablo griego “no lugar” (ou tópos). ¿Cómo se puede ofrecer a permuta “un espacio que no existe”?

Pese, intelectuales, naciones, pueblos en esa referencia sofistiquera han sido aprehendidos.

A los sobrevivientes de esa utopía sería bueno preguntarles ¿cómo les fue? o ¿cómo les va? … La muerte del espíritu, de la libertad, a trueque de un mendrugo LA NADA se llama. Se ubica el país de Utopía en las antípodas de lo humano, al final de lo admirable, más allá del sepulcro de la aventura. En Utopía todos sonríen pero sin risas. Paradójicamente el único espacio frío del infierno la crueldad de la Utopía ocupa… Desconfía Carmen Teresa Alcalde de aquellas señales equívocas conducente a la emboscada de la utopía, elige


sin ambages  creer en la esperanza, con valentía amar ese sentimiento consubstanciado con la historia de Venezuela, la libertad. Subraya con sus versos,


“En la mañana, antes de salir de casa,

lavo los sueños esculpidos en la noche.

¿Qué cantar de gallos

Espabiló los ojos de las estrellas?

¿Alguna noticia destructiva

amenazó la aurora?

Abro la puerta del día.

¡Más allá del horizonte

se encuentra agigantado el paisaje!

Respiro… Vivo…

Aún sopla aire de libertad.”

(p. IX).

 Reside la fortitud de perennidad de este poemario de Carmen Alcalde en la certeza eidética del vesperal fruto de su trajinar por la villa de la vida, de lo visto, sentido, para en este su difícil hoy en serenos ritmos expresarla,

“ Camino

mirando las esquinas

donde cuelgan los recuerdos

para arrancarlos

abstraerlos

absorverlos de culpa

y guardar

inviolable

lo mejor de su escencia.”

                                                                  (p. XI).

Trayendo a colación dos versos del poeta romano Horacio estas hilvanadas elucidaciones cierro: “Dignum laude virum Musa vetat mori:/ caelo Musa beat. “ Horatius, Odae. Lib. IV,8. Por ser la de acá una poeta así pues traduciré: “A la digna de loanzas la Musa le impide morir: /la beatifica en el cielo.”



Recital de poesía de Carmen Teresa Alcalde. Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=Qtqj9ZFsajs


Lubio Cardozo, poeta ambientalista venezolano.   Lenin Cardozo, editor

EL SENTIMIENTO ECOLOGISTA DEL PAISAJE EN LA POESÍA DE EMIRO DUQUE SANCHEZ

Image result for Emiro Duque Sánchez Produjo a lo extenso de su fecundo tiempo otorgado Emiro Duque Sánchez (Zea: 1915- San Cristóbal 1995) una abundante obra lírica en torno a los diez libros, entre los cuales – por ir plenos de pasión venezolanista — se recordarán Cauce (1941), Voces al Viento (2009), Piélago (2009), Tierra (1970), Llanura (2009), Coplas desde el tranquer (1986), El caballito del diablo (1977). Ahora bien, sus odas a las altas regiones de Los Andes merideños sólo en dos de sus robustos poemarios se hallan: Cauce, Tierra. Debe quedar claro al lector esta inmediata afirmación categóricas: Ocupa Emiro Duarte Sánchez  el envidiable escaño de gran trovador del paisaje venezolano en la plena extensión del vocablo referido al País. Todo él con sus cantos, con sus tonadas métricas, el territorio yacente de Los Andes hasta las planicies orinoquenses, desde las costas e islas del Mar Caribe hasta los llanos de Apure. Exaltó estrofas lo campestre, lo montañoso, las llanuras, los valles nemorosos, las selvas, los ríos, los médanos, los páramos, los parques nacionales, los morichales, las playas, las serranías, las aldeas, los caminos, los cerros, los piedemontes, la botánica, la zoología, la gente.
Image result for llanos venezolanosIncansable viajero por los disímiles espacios de la Nación, infatigable escritor puso su actividad literaria, la musicalidad de sus rimas, ¡buen sonetista!, apoyado en la destreza el ensamble métrico del verso lirico castellamericano, para así develar a los lectores del País, del mundo, la belleza de la naturaleza física venezolana. Logró en ese propósito diáfana artisticidad por cuanto supo acordar el sentido de las palabras de sus composiciones líricas con la cadencia de su íntimo sentir.
LA CIGARRA
La cigarra
Es una hojita seca
que vuela  y canta.

Grillito de los aires
que no sabe saltar.

Alfiler del verano
y de la soledad.
Con su canto
que perfora la tarde
le recuerda al granjero
que debe almacenar.

Que se acerca el verano
con su anafre de Sol.
Concertista del campo,
alas, trompeta y voz.
(De El cabalito del diablo).Image result for "poemario emiro duque sanchez (De El caballito del diablo).
II
Image result for Zea, en Tovar. meridaPoseyó siempre Emiro Duarte Sánchez dos condiciones innatas para el laboreo intelectual, menesteres éstos volcados en beneficio de su Patria, sin ambages: Uno, la docencia, la venía de familia, abuelo, padre, tíos, dejaron hulla del ejercito educativo regional, en Zea, en Tovar. No pudo ejercer de manera continua este noble oficio, tal lo reclamaba su vocación, por razones de la dinámica política de los gobiernos de entonces; favorablemente otras funciones reclamaron sus servicios para poder mantener con dignidad a su familia. Por el contrario, su otra vocación, la de poeta, la desarrolló con plenitud cual un hermoso destino, favorecido por el perfecto dominio de la métrica lírica castellamericana.
EN EL PUERTO
Desnudé mis pupilas de paisajes andinos
en el puerto, al arrullo de un lejano palmar.
Se vistieron mis ojos de horizontes marinos
y supieron mis venas del aliento del mar.

Una angustia –naufragio de salobres caminos-
se acurrucan en la puerta que parece soñar.
La distancia se viste de matices divinos
y en el alma nos late la inquietud de viajar.

Mar adentro se advierten dos ligeras piraguas
que graciosas se mecen al vaivén de las aguas
más de pronto se pierden tras la pálida bruma.

Y al caer de la tarde que en el mar se desmaya
con temblores de carne se estremece la playa
al sentir de las olas sus caricias de espuma.
(De Cauce)

El paisajismo de ayer hoy en la lucha ecológica se inserta:
Image result for “avant la lettre” Riela en la obra lírica de Emiro Duarte Sánchez, sin lugar a dudas, un prolongado grito en defensa  -“avant la lettre”- de la ecología al través de la exaltación patética de los disímiles  paisajes del País. La voz “ecológica” aún permanecía ausente en el lenguaje intelectual, en el ámbito venezolano, cual termino científico. Por cuanto “paisaje” para Emilio Duarte Sánchez iba más allá del sentido de la hermosa fronda, abarcaba otros significados consubstanciales con la existencia: la tierra en sí, los ríos, las llanuras, los valles, las montañas, la zoología, la botánica, inclusive la atmósfera, el aire, los vientos, la nubosidad, la lluvia. Pero además el concebía el paisaje uncido a la agricultura, desarrollo agropecuario a la limón con el imprescindible celo de mantener en su plenitud el entorno vegetal, lo animal silvestre, a los campos en producción para mantener los frágiles bosques, la pureza de las fuentes de agua, la sanura del ambiente. Significaba ese equilibrio entre los sembradíos y el paisaje un granate de la paz social campesina, un esperanza esenciante del buen futuro. Así Emiro Duarte Sánchez lo vislumbró, y lo expresó en su buen castellanoamericano.
Image result for montaña con niebla
SURSUM
La montaña está en mi. Yo soy el eco
doliente de sus quenas (*).
Hay nieblas de sus tardes en mis días
y  savia de sus bosques en mis venas.

Mis brazos son dos ramas sensitivas
que riman primaveras,
mis manos son dos hojas bondadosas
que saben darse enteras.

Rumora en la cadencia de mis versos
el agua de sus cauces.
Llora en mis tristezas la plegaria
azul y fervorosa de los sauces.

La montaña está en mi. Late en el alma
de mi arcilla sensible.
Soy árbol que apunta al infinito
su grito de piedad y de imposible.

(De Cauce)
Image result for la golondrina
LA GOLONDRINA
Sobre el viejo tapial el ala breve
fatigada de azul, posas segura.
Ninguna mano contra ti se atreve
viajera de la tarde, mansa y pura.

Cubre tu negra cabecita leve
con grave pañolón de tinta oscura
que te viste las alas, y es de nieve
tu pechera de mística blancura.

Celos tiene de ti la mariposa
mensajera del alba primorosa
que tiñe de azul con luz del día.

Tu vida que es minúscula y graciosa
colina con el cielo y con la rosa
y eres breve como un avemaría.

Image result for EL COCUYO EL COCUYO

Encendido carbón de ignota hullera
lampadario fugaz, lucera alado.
Nocturno monjecito iluminado
que en la sombra su lámpara encendiera.

Vive de la tiniebla enamorado
sin que mengue su amor fatal ceguera
porque en ella enarbola su bandera
de luz como la estrella en el nublado.

Piloto de la noche. Timonero
sin brújula marcando el derrotero
de su frágil bajel solo a la suerte.

Quien fuera como él ágil lucero
para andar sin tropiezos el sendero
de sombras de la vida y de la muerte.
Se concluye con esta afirmación explícita: Creó Emilio Duarte Sánchez, mediante la fuerza rítmica de sus versos, una poética del paisaje venezolano. Nunca constriño exclusivamente sus descripciones del afectivo entorno ambiental a las meras estampas campesinas, extendió él estas exposiciones líricas también hacia el paisaje urbano, al paisaje marino, al celeste paisaje de las nubes, de la lluvia, a los paisajes fluviales, lacustres, de las montañas andinas, de los Llanos, de las gentes, de los animales silvestres y domésticos. En su lírica paisajística, paralelo a los detalles artísticos, va asimismo un señalamiento ético: la necesidad de amparar, de escudar estos panoramas de verdor, de belleza. Hoy, esas conjeturas de Emilio Duarte Sánchez, de salvaguardar la rica hermosura de esos ámbitos abrigantes de la frágil naturaleza virgen, hoy ello ecología se llama, cardinal ciencia consubstanciada con la esperanza de un devenir mejor para la salud del Planeta.
Image result for la salud del Planeta

(*) Quena: Flauta hecha de tallo de carrizo o de hueso e las piernas del venado; usada por los labriegos andinos de Venezuela para comunicarse durante sus faenas agrícolas, en fiestas rituales, en ceremonias fúnebres. Posee dicha flauta un sonido obscuro, melancólico, triste. Lamentablemente en algunas ediciones de este poema los transcriptores por ignorancia (o pereza) substituyen la palabra quena por la termino quema con lo cual matan la excelsitud de esta hermosa oda de Emiro Duarte Sánchez.

Lubio Cardozo, poeta y ensayista ambientalista venezolano / Lenin Cardozo

Image result for Emiro Duque Sánchez

TERRA NUBIUM: PAIS DE LAS NUBES, OTRO NOMBRE PARA MÉRIDA DE VENEZUELA DESDE LA POESIA AMBIENTALISTA DE LUBIO CARDOZO

 Lubio Cardozo











EN EL PAIS DE LAS NUBES

(Poemas)




Ediciones ERATO

Mérida, Venezuela. 2016












                                                           A la ciudad de Mérida,

sus aledaños, sus verdegales,

aún.






TERRA NUBIUM:PAIS DE LAS NUBES, OTRO NOMBRE

                                         PARA MÉRIDA DE VENEZUELA

Image result for la ciudad de merida venezuela desde las nubesRecogió Lubio Cardozo en veintitrés escritos líricos sus cavilaciones sobre sugestivos espacios de la geografía de Mérida. Nada, por ello, lo contemplativo en sí, el ver sidético, a veces entrecruzado con hilachas de los sueños. Corre también a lo largo de versos el temblor y el temor de la posible desaparición, por culpa del antropofactor, de esos nemorosos verdores.

En Occidente, la estatuaria, la música, la poesía constituyen los nobles aposentos de la “gran casa” del humanus –la “makrós oíkros”-: este excelso Planeta de donde hemos emergido y donde deberíamos caber armónicamente. De igual manera fortalecen los límites justos de la “gran casa” las ciencias de la naturaleza del Hemisferio Occidental: la botánica, la ecología, la geografía física, la geología, la climatología. El Planeta Tierra armó la vida mediante una maravillosa simbiosis: la integración dinámica de cuanto en ella va en un encadenamiento múltiple, recíproco de los simbiontes para sustentar este divino fenómeno único en el Universo conocido, la existencia. Ella, la Tierra, supo combinar por el imperativo categórico del hermético e ineludible impulso del Eros, sus arcillas con sus aguas dulces o salobres, con el clima, con el aire, los vientos, la luz del Sol, la extendida sombra de la noche; aprovechó su equilibrada posición astronómica, para ofrecer, después, después de muchos azarosos afanes, el extraordinario misterio milagro de la vida. Hoy, la ciencia de la ecología ha asumido el difícil rol de defender esa frágil armonía simbiótica ante los desmesurados desbordes irracionales y racionales del antropofactor. Quizás desde este lejano (para ubicarlo poéticamente) Planeta Azul se expandirá la divina existencia por todo el Universo. Poco a poco sin apuro, dispone la Tierra para ello del infinito letargo incesante del acontecer.

  Image result for planeta azul merida      
En esta contemporaneidad bien podría definirse la ecología cual una “scientia nova” o ciencia de nuevo diseño por cuanto en la estructura conformante de esta novísima disciplina participan los conocimientos científicos de procedencia clásica, también los derivados de las experiencias útiles del positivismo, los avances actuales científicos-técnicos, sumado a ello el rico horizonte aportativo de la creatividad artística, magistral conjunto de conocimientos destinado en su concordancia a reinterpretar la naturaleza simbiótica de la Tierra para en este original pensar obtener soluciones realistas apuntadas unidireccionalmente a la plena salvación de la eternidad del Planeta.
Image result for el estado merida desde las nubes Mérida,En la literatura venezolana la mejor poemática del paisaje nunca constriñó exclusivamente sus descripciones del afectivo entorno ambiental a las meras estampas intrascendentes de la fronda, de las costumbres rurales. NO. Explayaron estos creadores sus exposiciones líricas al espacio urbano, captaron los reveladores matices del clima, de los cielos la lluvia, la neblina, los ámbitos fluviales y lacustres, las montañas, los Llanos, los animales, la gente. Más en su lírica paisajística, paralelo a los detalles artísticos, se insertan asimismo señalamientos éticos la necesidad de escudar estos panoramas de verdor, salvaguardar la hermosura junto a la riqueza biológica de estas frágiles comarcas. La explícita dedicatoria de este opúsculo lírico del poeta: “A la ciudad de Mérida, sus aledaños y verdegales, aún” , concluye con ese adverbio equivalente a “todavía”; lo entendemos cual un alerta porque los nemorosos ambientes del verdor silvestre en un país como el nuestro, lamentablemente, sobreviven en situación de asustada fragilidad: con un machete o hacha en la mano puede causarles un gran daño o sencillamente desaparecerlo. Ojalá ese adverbio “aún” el destino lo convierta en otro más optimista, el “siempre”….

        Aunque lo central En el país de las nubesde Lubio Cardozo es la poesía, sin embargo la carga ecológica de estos versos encaja perfectamente en la poemática del paisaje de la literatura venezolana.


Lenin Cardozo                                                                 

Mayo, 2016.



  
NOTAS IDIOMÁTICAS:

Del latín “terra”, en castellano, tierra. Del

latín “nubium” en castellano, de nubes- Metáfora:

tierra o país de las nubes.

Del latín “scientia” en castellano, ciencia. Del

latín “nova en castellano. nueva: ciencia nueva

o ciencia de nuevo diseño.

Del griego “makrós” en castellano, grande. Del

griego “oícos”en castellano, casa: Casa grande,

metáfora del Planeta Tierra.



  ALDEA EN LA NOCHE DESPEJADA

Image result for ALDEA EN LA NOCHE

Junto a ti, por los suburbios,

a nardos huele el viento fresco de la noche.

De las colinas agazapadas como niños con frío

viene la brisa

baja del rincón donde crecen las diamelas

entre vacas, bulbos, pastos.

Labiérnagas y azaleas, hortensias y virginias

lirios y espinillos

dalias y heliotropos, lilas y amarantos

espliegos o alucemas

flor del paraíso.

Viento, frío caballo heraldo

la brisa es una clarinada

de los domingos la explosión floral

en esta aldea

 como tú

   dispuesta.





                      COMARCA



Image result for COMARCA
Desde la torre de la casa se observa parte de la comarca,

los alcores verdeazules aparecen en el atardecer

cuando el vencejo de collar monta su holgorio

                        en la espesura del viento.

¡Ey! ¡Aquí estamos! ¡Este es el don del tiempo!

Por sobre el miedo caminemos audazmente compañera.

Con marzo arriban a ratos las lluvias a la puerta de la casa

                               pero en las tardes

                               la diafanidad del espíritu del aire

                               bajo el país de las nubes

                               serena nuestros corazones.

Amada, la comarca tiene un límite y una lección ineludible

sobre una página los libros han escrito la palabra “vida”.

Al final del día la comarca se extiende por las laderas de la noche

asunción de las estrellas

anda como un gato por los tejados del sueño.

Nos olvidarán. La brisa arrebatará la arenilla

                       el polvo, la basura del recuerdo.

                               ¿Y eso qué importa?

Todas las historias dicen “busca la verdad”.

                       Tu piel es la verdad ahora.

La comarca despierta al son de las lluvias de marzo

todavía también para nosotros.



        Extramuros

Image result for ciudad amurallada                         de colinas violetas

A Rosalba

He ahí la ciudad amurallada
                        de colinas violetas.
Quiero escribir un conjuro contra la muerte
                        ahora.
Invocar la eternidad
                        ¡oh placer!
Apolo cruza sobre las colinas violetas
                        arrastrando su manto de oro
                        y mi nostalgia.


Un hombre valiente sale de  mi
me deja todos mis errores
y se echa andar con su zurrón al hombro
por esas colinas crepusculares
tras el manto de Apolo.


Oh eterna ciudad de casas blancas
                       en el sueno
el olor de los jardines en el atardecer
                       se cruza
revolotea sobre el verde valle
                       sacude el corazón.


Al pie de una colina hay una ciudad de casas blancas
                       frente al viento azul océano infinito
somos los mismos hombres en la misma historia


LAXITUD


Image result for ciudad amurallada                         de colinas violetas


Domingo.
Por el camino de las rodas desciende un hombre y su aventura.
Temprano, en el muy temprano noroesta
-allá, en el Páramo de los Conejos-
el Sol dejaba dejaba caer su manto luminoso.
Despertaba las yerbas ateridas de rocío.
En un pedacito de tiempo alumbró
la aún oscura ciudad con su anillo de oro.
Ante el imperativo de gemas incontables
sólo quedaba el húmedo olor de la noche.

En el verano la tierra se dispone, laxa, 
para recibir en su pubis el ledo besos del Sol.
Tierra benigna, lánguida, hermosa dama
extendida amorosa en descampado reposo.

Sobre ti, los sueños, metáforas de la vigilia.



    NÓMADA



Image result for NÓMADA

Desde mi escritorio voy cual un nómada

de la hoja en blanco sobre sus parajes y hemisferios.

De repente, delante del balcón retaban los meses, los años.

Ambular para disolver la tristeza de la sabiduría.

Destino entre limosos valles, cerros y neblinas;

aún más desasosiega el bello verdor

(o la vasta túnica de yerba florecida, amatista

de noviembre con las lluvias frías).

Confín de arena encendida, añoranza.

En vergel de pájaros y fragancias cautivo.


ESTA CIUDAD DONDE HABITO



Alfarifes de tus palabras contemplativas

oidores de las voces sugestivas del entorno

 te asentaron.

La señal de los altos riscos – la Idea

                        asumieron.

Prestaron del beato iris sus claros colores

sin estridencia

los trovadores.

Recuerdan los ritmos de tus ventiscas

                        sus odas.

Ciudad, tus poetas te hicieron.

Fulges por ello siempre con tu rostro de Luna

resplandeces estoica en el verdor de tu reino.

                        aún.

                    ANDES



Deportistas van al pico Humboldt para hacer caminatas.
Ascensión, asunción

la esencia de estos ventorreros revelan.

Las rocas de su veste apenas si el camino

los pasos, los huesos hacia la comarca del Sol.

El Ande nativo al cielo apunta

obscuro índigo huerto de estrellas.

En  sigilo o a gritos

los atajos de sus ventisqueros

fenecen allí de cara al abismo.

Las ventiscas, sirenas del aire

con ambiguas cantigas

a la Nada o a la resignación inviten.

Cubre el altar de los sagrados rumbos

                inmenso manto de verdor.

Sangre, carne, alma, el anhelo, el ser

                del risco esencian.


HACIA SAN JOSÉ DE ACEQUIAS



Image result for HACIA SAN JOSÉ DE ACEQUIAS

La maravilla se ha proyectado sobre los rostros

en donde no existe un espacio para la emoción del arrojo

y él escuece las ansias, no obstante.

Sobre el habitat de la pequeña aventura

                en amarillo –núcleo- de- fuego

se oculta la vacuidad

(sin embargo era la esencia).

La noche húmeda y tenebrosa

lamedora de los cerros de piedra negra

enloquecidos sobre los principios lacerantes y eternos

pasa.


         PÁRAMO LA CULATA



Image result for PÁRAMO LA CULATA
Cuando cerca de ti estuve

cuando al pie de la cóncava serranía obscura

tu roca húmeda, magnifica, toqué

cual un sólido pedazo de la eterno

dije

por aquí anduvo Dios.

Alzada piedra, voz de rotundo silencio

atronadora boca de la nada

rezo del trueno

decurso revelado en tu retante materia.

Mis arenosos restos

en tu más pequeña oquedad cabrían.

Oh sayo de Dios

mi arrogancia, mi sed, mi pensar

perdona.



BUCARE ROJO



Related image
Cuando el verano despliega sus fuerzas recónditas

sales de tu silencio con la voz grana

te levantas entonces como un cirio

entre viejos cafetales y oxidados cerros.

Por sobre los días secos y gualdas del cálido mutismo

tu grito de carmín es la palabra de la vida

misteriosa respuesta cuando todo pareciera yacer en el estío.

_____________

Erythrina velutina.                 Leguminosas.








CÍNARO



Image result for arbol CÍNARO
Eres el mapa del vigor de la Sierra,

revela el signo de tu tallo la geografía donde creces;

raíces vehementes y piedras para levantar el maderamen

donde las hojas cantan a coro  con los soplos del frío

a la Luna, altar de esencias.

Juglar de los vergeles al pie de rumorosos ventisqueros

oteador sólo de horizontes de estrellas.

gigante niño de las laderas vetustas.


 EL ALMUERZO EN LA HIERBA

Image result for  EL ALMUERZO EN LA HIERBA
EL ungüento de las nubes, del tiempo la señal

comentabas

-¡telúrica!-

desnuda, extendida, bella como la tierra

sobre la roca grande en Mucujún.

Sellamos sobre lo efímero un día entre los riscos

con los deseos no dichos.

El pollo asado, el pan negro, el ron,

los niños, María, Beatriz

-el almuerzo en la hierba-

Raudo escapó como la brisa fría el desgarramiento.

La estabilidad trazó su eterna ruta

y, con la tranquilidad victoria falsa, escapamos.


EN LAS LAGUNAS DE LA SIERRA



Pico El Castillo / Pico San Pablines / Laguna de La Plaza (P.N.N. Sierra Nevada El Cocuy - TAME - Arauca - Colombia)
Debajo de las águilas del frío elevadas laderas de fumarias.

El viento helado de la alta noche azul

donde los códigos no existen

en ese paraje del instante

eras un pequeño árbol sumido para sentir

                                                       mujer soma

                                                       madera de sasafrás.

Azar, sólido azar. La aventura sensórea.

Luego

las águilas del frío se lanzaron sobre las lomas

dispuestas como un abanico de póquer

entre los riscos de sardónice

Image result for VERDOR  sierra nevada

VERDOR



En las comarcas de los montes del verde empinado

las atolondradas lluvias para comienzos de mayo llegan.

Recogiendo va el verano su manto de oro seco

por los valles y vallejuelos nemorosos:

desde la fe del viejo Hesíodo

dona esta época al hombre el melancólico ardor,

de errar las ansias por el verdegal de los campos,

ama como nunca el aventurero el azulenco de los cielos

el glauco de las vegas dormidas

lo raigal de la mirada de las hembras.

Pero las lluvias sobre el agreste terruño caen

dicha de los sedentarios hortelanos

en sus campos de labrantío.

En el ocre de la tierruca rumorosa

despuntan los cogollos en los vergeles ansiosos

de vida, de luz, de aire

plenos de vigoroso verdor.

Su florescencia escarlata o gualda los árboles abandonan

euforia de la ardentía

para retozar en la sed apaciguada.

Reino definitivo del verdor así

sobre el azafranado espíritu de la enrancia.




A Raquel Jodorosky

                                                                        

DICIEMBRE EN LOS ANDES




Related image
En Diciembre, en Mérida, el poema amanece suspendido

en el aire, en el azul purísimo, en los cerro.

Obrizo polen al mediodía.

Y aunque extrañas en el país de las nubes

sin embargo, aquí y ahora

las inquietas hermanas de Vésper

hacia el atardecer.



  IDA DEL VERANO EN MÉRIDA



Image result for VERANO EN MÉRIDA andes venezolanos
A Rosalina García

Comienza a retirar el verano su manto de oro.

Llegan  las lluvias apresuradas

a revolverlo todo,

Sobre el ocre de la tierra

sobre las faldas de las colinas

ya despuntan las hierbas.

Los bucares dejan caer indiferentes

su florescencia escarlata

dan paso a los ansiosos cogollos de vida

de luz, de aire

lleno de vigoroso verde esmeralda.

Desde mi ventana contemplo las Colinas de Apolo

con las lluvias revoltosas

su belleza radiante saciar su sed veraniega.

Entre ellas y yo el éter

cruzado de golosas golondrinas acróbatas

atrapadoras de hormigas voladoras

nacidas de las aguas fecundantes

sobre el humus seco.

Siempre la ida del verano me entristece

aunque contenta la tierra cuando apaga su sed.
\


«El cielo estrellado sobre mi, 
dentro de mi la ley moral»
Kant.


ESA LONJA DEL CIELO

Image result for ESA LONJA DEL CIELO ANDES merida

Al poeta Eliazar Molina

Extendido don, libertad de los prodigios, 
amoroso rayo de la Nada te completa.
Asaz fortuna del existente
cobijas sus senderos
a sus pasos el dorado azul ofreces.
Invitas a la pureza de la andanza
tras las blancas caravanas de las gestas
                                       y los vientos
por donde mi Luna su camino traza
en ruta hacia los sentidos indicios de lo ignoto.


LA SIERRA NEVADA DE MERIDA
Related image

Cuando te contemplan
desde este lado del abismo,
tus hombres, tus mujeres, en ti depositan
la otra mitad de sí mismos, la sed de permanencia en el silencio inmóvil.
Ellas, ellos, tu mirada saben.
Son tu pequeña, traviesa aventura de existencia,
tu eros, tu risa, tus sueños, irremediablemente fugaces.
Siempre sus ojos a ti retornan.
Conocen de tu invariable, sosegada paz.
Hallan en tu alta extendida silueta el temple,
extraviado acá en la realidad de las horas.
Escarban en sus corazones para buscar el risco,
encuentran sólo el desaliento, el oculto temor.
Caminan presurosos por las calles de tu ciudad,
por las veredas de tus campos,
de soslayo constantemente te atisban
para cerciorarse de tus arriscamiento.

Tú, su única, su esencial verdad significas.
Ante la confusión de los días,
lo firme, lo eterno, la pertenencia ofreces.



DESDE LOS VENTISQUEROS DE MUCUCHÍES

Image result for pueblo de MUCUCHÍES

Vagabundeo del viento entre las vueltas de los voladeros

venablo del vahaje visitante

                               del verdecer de los vegetales venustos

de los vernales valles a la vera de los visos

de las vegas verdecidas por la vigilia

                               de los venturosos vergeleros.

Vagabundeo del viento entre los vericuetos

                               Del vetusto ventorrero

vencido hacia la vastedad del verdor.



Las Colinas de Apolo

Image result for dios apolo sus cualidadesDesde cualquier altozano de la ciudad
si hacia el suereste mira
de cara al viento portador de sus ritmos
se disponen ella para el sacro misterio.

¿Comienzan donde terminan?
¿Cuales montes, saetas, caminos, 
                             apuntados al azulenco atardecer
se extiende?
Hablan, gritan, aman, asisten, cantan
ordenadas, 
el paso cobrizo manto del ocaso
el almo obsequio 
esperan.

Con su arco de plata
el Dios cazador de estrellas
en su ruta por el hado trazada
las celebra.     



LOS POEMAS DE ESTE LIBRO:

Aldea en la noche despejada…………………………..

Comarca……………………………………………………………

Extramuros……………………………………………………….

Laxitud………………………………………………………………

Nómada…………………………………………………………….

Esta ciudad donde habito………………………………….
Andes…………………………………………………………………

Hacia San José de Acequias……………………………..

Nubes………………………………………………………………..

Verdor………………………………………………………………..

Jadeante…………………………………………………………….

Dístikos ………..………………………………………………..

Páramo La Culata………………………………………………
Cínaro………………………………………………………………..

El almuerzo en la hierba…………………………………..
En las lagunas de la Sierra……………………………….
Búcare rojo………………………………………………………..

Diciembre en Los Andes……………………………………

Ida del verano en Mérida………………………………….

Esa lonja de cielo………………………………………………

La Sierra Nevadade Mérida……………………………..
Desde los ventisqueros de Mucuchíes……………..
Las Colinas de Apolo…………………………………………



Lubio Cardozo

Lubio CardozoCaracas, 1938. Poeta, ensayista, investigador y crítico literario venezolano. Licenciado en Letras en la Universidad Central de Venezuela (curso 1960-1964). Postgrado en Investigación Documental en la Escuela de Documentalistas de Madrid (curso 1972-1974). Profesor Titular Jubilado de la Universidad de Los Andes. Director de la Escuela de Letras de la Facultad de Humanidades de la ULA (1975-1976). Director Fundador del Instituto de Investigaciones Literarias Gonzalo Picón Febres de la misma Universidad (1977-1979). Decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Los Andes (1979- 1981). Miembro de la Academia de Mérida y Bibliotecario de su Directiva (1993). Lubio Cardozo comienza su vida literaria, como poeta, en la revista En Haa junto con José Balza, Jorge Nunes, Carlos Noguera, Argenis Daza Guevara, Armando Navarro, Teodoro Pérez Peralta. En Haa significaba una tercera posición estética, creativa, en la Caracas del primer lustro de los años sesenta, en cuya escena jugaban un papel de primer orden Tabla Redonda y Sardio. Pasada la difícil década del sesenta, las búsquedas literarias de En Haa se continuarán con el mismo grupo de intelectuales en las publicaciones Jakemate (Caracas, 1972) y Falso Cuaderno (Caracas, 1976). Ha obtenido los siguientes premios literarios: de ensayo, en el VIII Concurso Literario de la Universidad del Zulia (Maracaibo, 1970); de investigación, en el «Carlos E. Muñoz Oraa» de la ULA (Mérida, 1976); de poesía, Mención en el VI Concurso Anual de Poesía de la Universidad del Zulia (Maracaibo, 1967), Municipal de Literatura (Mérida, 1982); Premio de Poesía APULA (1984). Ha sido colaborador de diversas revistas literarias nacionales y extranjeras, entre estas últimas: Xilote (México), Igitur (Córdoba, Argentina), Ideas, Artes y Letras (Lima), Espiral (Bogotá), Esparavel (Cali, Colombia); y entre las nacionales: Suplemento Cultural de Últimas Noticias (Caracas), Revista Nacional de Cultura (Caracas) Revista de la Universidad del Zulia (Maracaibo), etc. Redactor de la Revista Caribana (1982 — 1984), En Haa (1963 — 1971), Jakemate (1972) y Falso Cuaderno (1976 — 1981). Coordinador de la revista ACTUAL de la Dirección General de Cultura y Extensión de la Universidad de Los AndesMéridaEstado Mérida. Cardozo ha publicado más de treinta (30) títulos de estudios literarios sobre Historia, Teoría y Crítica. Fue promotor, coordinador, editor y co-autor del Diccionario general de la literatura venezolana (2 vol. 1974). Como el mismo autor sostiene en su libro de crítica litararia Paseo por el bosque de la palabra encantada, su obra bibliográfica y, ciertamente, historiográfica es «fruto de muchas lecturas, apuntan más bien hacia un intento de nombrar para la historia ciertos momentos del desenvolvimiento de la creación poética venezolana, cuando y donde han levantado los bardos un significado hacer de un trascendente valor artístico innegable, a partir de 1940″. Se diría que se trata de un como levantamiento, un tanto heteredoxo aunque fundamental, del mapa poético venezolano contemporáneo. Su obra poética comprende los siguientes títulos: Extensión Habitual (1966), Apocatástasis (1968), Contra el campo del rey (1968), Salto sobre el área no hollada ( 1971), Fabla ( 1974), Paisajes (1975), Poemas de caballería ( 1983), Solecismos (1986), Poemas (1992), Lugar de la Palabra (1993), El país de las nubes (1995) Un verso cada día (1995). Arbóreos (1997), Ver (1999). Toda su poesía ha sido reunida en el volumen La cuarta escogencia (Ediciones Mucuglifo, 2006). En 2011 ha salido su último poemario Alrededor así como el libro sobre poetas merideños Mérida una ciudad hecha de poesía (La Espada Rota). http://www.poemaspoetas.com/lubio-cardozo y http://www.letralia.com/firmas/cardozolubio.htm


Brindis (Ver, 1999)

Brindemos por el día

en medio del bullicio de la oportunidad de errar.

Vale nuestra euforia una crátera colmada de sílex.

Sustituye toda la jactancia irracional del orbe la pal

abra silencio,

el brebaje secreto del reposo.

¡Brindemos por el escándalo!

Es la oniria la fiesta de las tinieblas,

ojo lunar de la conciencia,

por ella la hierática quietud atisbamos.

Pero sobre la hierba todavía

los frutos maduros reposan

fragantes,

podemos aún prodigiosamente equivocarnos.

Aunque estés triste brindemos por el día.

“La poesía en el poema, lo poético, nutre todas las estructuras de la composición, el léxico, los tropos, las figuras, el verso y la estrofa (si los hay), la musicalidad. La poesía comprende la belleza, la engloba, pero va más allá de ella. Incorpora el pensar, ideas, visiones, a su entidad; no obstante a todos ellos los subyuga para salir a la percepción de la mirada y del oído, a accionar la inteligencia (interpretando una frase de Plotino se podría decir en este caso, la inteligencia se hace entonces ser de la poesía y el ser de la poesía se hace a su vez inteligencia. Enéada sexta. VI, 2) a ser percibida, sentida, intuida; a ser placer, conocimiento, misterio y sobrecogimiento.” (Lubio Cardozo).http://www.wikilearning.com/monografia/para_que_la_poesia-para_salir_a_la_percepcion_de_la_mirada/17908-29

Del poeta Lubio Cardozo ha escrito el historiador y poeta Rafael Rattia: «El poeta Lubio Cardozo está destinado, por una especie de fatum benéfico inscrito en el devenir de las letras hispanoamericanas del siglo XX, a formar parte de los escritores antiguos de habla hispana

Реалистичные 3D рисунки художника Marcello Barenghi

Невероятные, удивительные и очень реалистичные 3D рисунки художника Marcello Barenghi просто завораживают! Рисунки исполнены на бумаге обычными карандашами. В это невозможно поверить, но все же, 3D художники продолжают нас удивлять своими работами. Более того, у художника есть свой канал на YouTube, группы в социальных сетях и миллионы поклонников. 

ajax-loader