• EL SENTIMIENTO ECOLOGISTA DEL PAISAJE EN LA POESÍA DE EMIRO DUQUE SANCHEZ
  • EL SENTIMIENTO ECOLOGISTA DEL PAISAJE EN LA POESÍA DE EMIRO DUQUE SANCHEZ
Latest Blogs
Popular Posts
Recommended

Latest Blogs

ajax-loader

EL SENTIMIENTO ECOLOGISTA DEL PAISAJE EN LA POESÍA DE EMIRO DUQUE SANCHEZ

Image result for Emiro Duque Sánchez Produjo a lo extenso de su fecundo tiempo otorgado Emiro Duque Sánchez (Zea: 1915- San Cristóbal 1995) una abundante obra lírica en torno a los diez libros, entre los cuales – por ir plenos de pasión venezolanista — se recordarán Cauce (1941), Voces al Viento (2009), Piélago (2009), Tierra (1970), Llanura (2009), Coplas desde el tranquer (1986), El caballito del diablo (1977). Ahora bien, sus odas a las altas regiones de Los Andes merideños sólo en dos de sus robustos poemarios se hallan: Cauce, Tierra. Debe quedar claro al lector esta inmediata afirmación categóricas: Ocupa Emiro Duarte Sánchez  el envidiable escaño de gran trovador del paisaje venezolano en la plena extensión del vocablo referido al País. Todo él con sus cantos, con sus tonadas métricas, el territorio yacente de Los Andes hasta las planicies orinoquenses, desde las costas e islas del Mar Caribe hasta los llanos de Apure. Exaltó estrofas lo campestre, lo montañoso, las llanuras, los valles nemorosos, las selvas, los ríos, los médanos, los páramos, los parques nacionales, los morichales, las playas, las serranías, las aldeas, los caminos, los cerros, los piedemontes, la botánica, la zoología, la gente.
Image result for llanos venezolanosIncansable viajero por los disímiles espacios de la Nación, infatigable escritor puso su actividad literaria, la musicalidad de sus rimas, ¡buen sonetista!, apoyado en la destreza el ensamble métrico del verso lirico castellamericano, para así develar a los lectores del País, del mundo, la belleza de la naturaleza física venezolana. Logró en ese propósito diáfana artisticidad por cuanto supo acordar el sentido de las palabras de sus composiciones líricas con la cadencia de su íntimo sentir.
LA CIGARRA
La cigarra
Es una hojita seca
que vuela  y canta.

Grillito de los aires
que no sabe saltar.

Alfiler del verano
y de la soledad.
Con su canto
que perfora la tarde
le recuerda al granjero
que debe almacenar.

Que se acerca el verano
con su anafre de Sol.
Concertista del campo,
alas, trompeta y voz.
(De El cabalito del diablo).Image result for "poemario emiro duque sanchez (De El caballito del diablo).
II
Image result for Zea, en Tovar. meridaPoseyó siempre Emiro Duarte Sánchez dos condiciones innatas para el laboreo intelectual, menesteres éstos volcados en beneficio de su Patria, sin ambages: Uno, la docencia, la venía de familia, abuelo, padre, tíos, dejaron hulla del ejercito educativo regional, en Zea, en Tovar. No pudo ejercer de manera continua este noble oficio, tal lo reclamaba su vocación, por razones de la dinámica política de los gobiernos de entonces; favorablemente otras funciones reclamaron sus servicios para poder mantener con dignidad a su familia. Por el contrario, su otra vocación, la de poeta, la desarrolló con plenitud cual un hermoso destino, favorecido por el perfecto dominio de la métrica lírica castellamericana.
EN EL PUERTO
Desnudé mis pupilas de paisajes andinos
en el puerto, al arrullo de un lejano palmar.
Se vistieron mis ojos de horizontes marinos
y supieron mis venas del aliento del mar.

Una angustia –naufragio de salobres caminos-
se acurrucan en la puerta que parece soñar.
La distancia se viste de matices divinos
y en el alma nos late la inquietud de viajar.

Mar adentro se advierten dos ligeras piraguas
que graciosas se mecen al vaivén de las aguas
más de pronto se pierden tras la pálida bruma.

Y al caer de la tarde que en el mar se desmaya
con temblores de carne se estremece la playa
al sentir de las olas sus caricias de espuma.
(De Cauce)

El paisajismo de ayer hoy en la lucha ecológica se inserta:
Image result for “avant la lettre” Riela en la obra lírica de Emiro Duarte Sánchez, sin lugar a dudas, un prolongado grito en defensa  -“avant la lettre”- de la ecología al través de la exaltación patética de los disímiles  paisajes del País. La voz “ecológica” aún permanecía ausente en el lenguaje intelectual, en el ámbito venezolano, cual termino científico. Por cuanto “paisaje” para Emilio Duarte Sánchez iba más allá del sentido de la hermosa fronda, abarcaba otros significados consubstanciales con la existencia: la tierra en sí, los ríos, las llanuras, los valles, las montañas, la zoología, la botánica, inclusive la atmósfera, el aire, los vientos, la nubosidad, la lluvia. Pero además el concebía el paisaje uncido a la agricultura, desarrollo agropecuario a la limón con el imprescindible celo de mantener en su plenitud el entorno vegetal, lo animal silvestre, a los campos en producción para mantener los frágiles bosques, la pureza de las fuentes de agua, la sanura del ambiente. Significaba ese equilibrio entre los sembradíos y el paisaje un granate de la paz social campesina, un esperanza esenciante del buen futuro. Así Emiro Duarte Sánchez lo vislumbró, y lo expresó en su buen castellanoamericano.
Image result for montaña con niebla
SURSUM
La montaña está en mi. Yo soy el eco
doliente de sus quenas (*).
Hay nieblas de sus tardes en mis días
y  savia de sus bosques en mis venas.

Mis brazos son dos ramas sensitivas
que riman primaveras,
mis manos son dos hojas bondadosas
que saben darse enteras.

Rumora en la cadencia de mis versos
el agua de sus cauces.
Llora en mis tristezas la plegaria
azul y fervorosa de los sauces.

La montaña está en mi. Late en el alma
de mi arcilla sensible.
Soy árbol que apunta al infinito
su grito de piedad y de imposible.

(De Cauce)
Image result for la golondrina
LA GOLONDRINA
Sobre el viejo tapial el ala breve
fatigada de azul, posas segura.
Ninguna mano contra ti se atreve
viajera de la tarde, mansa y pura.

Cubre tu negra cabecita leve
con grave pañolón de tinta oscura
que te viste las alas, y es de nieve
tu pechera de mística blancura.

Celos tiene de ti la mariposa
mensajera del alba primorosa
que tiñe de azul con luz del día.

Tu vida que es minúscula y graciosa
colina con el cielo y con la rosa
y eres breve como un avemaría.

Image result for EL COCUYO EL COCUYO

Encendido carbón de ignota hullera
lampadario fugaz, lucera alado.
Nocturno monjecito iluminado
que en la sombra su lámpara encendiera.

Vive de la tiniebla enamorado
sin que mengue su amor fatal ceguera
porque en ella enarbola su bandera
de luz como la estrella en el nublado.

Piloto de la noche. Timonero
sin brújula marcando el derrotero
de su frágil bajel solo a la suerte.

Quien fuera como él ágil lucero
para andar sin tropiezos el sendero
de sombras de la vida y de la muerte.
Se concluye con esta afirmación explícita: Creó Emilio Duarte Sánchez, mediante la fuerza rítmica de sus versos, una poética del paisaje venezolano. Nunca constriño exclusivamente sus descripciones del afectivo entorno ambiental a las meras estampas campesinas, extendió él estas exposiciones líricas también hacia el paisaje urbano, al paisaje marino, al celeste paisaje de las nubes, de la lluvia, a los paisajes fluviales, lacustres, de las montañas andinas, de los Llanos, de las gentes, de los animales silvestres y domésticos. En su lírica paisajística, paralelo a los detalles artísticos, va asimismo un señalamiento ético: la necesidad de amparar, de escudar estos panoramas de verdor, de belleza. Hoy, esas conjeturas de Emilio Duarte Sánchez, de salvaguardar la rica hermosura de esos ámbitos abrigantes de la frágil naturaleza virgen, hoy ello ecología se llama, cardinal ciencia consubstanciada con la esperanza de un devenir mejor para la salud del Planeta.
Image result for la salud del Planeta

(*) Quena: Flauta hecha de tallo de carrizo o de hueso e las piernas del venado; usada por los labriegos andinos de Venezuela para comunicarse durante sus faenas agrícolas, en fiestas rituales, en ceremonias fúnebres. Posee dicha flauta un sonido obscuro, melancólico, triste. Lamentablemente en algunas ediciones de este poema los transcriptores por ignorancia (o pereza) substituyen la palabra quena por la termino quema con lo cual matan la excelsitud de esta hermosa oda de Emiro Duarte Sánchez.

Lubio Cardozo, poeta y ensayista ambientalista venezolano / Lenin Cardozo

Image result for Emiro Duque Sánchez

TERRA NUBIUM: PAIS DE LAS NUBES, OTRO NOMBRE PARA MÉRIDA DE VENEZUELA DESDE LA POESIA AMBIENTALISTA DE LUBIO CARDOZO

 Lubio Cardozo











EN EL PAIS DE LAS NUBES

(Poemas)




Ediciones ERATO

Mérida, Venezuela. 2016












                                                           A la ciudad de Mérida,

sus aledaños, sus verdegales,

aún.






TERRA NUBIUM:PAIS DE LAS NUBES, OTRO NOMBRE

                                         PARA MÉRIDA DE VENEZUELA

Image result for la ciudad de merida venezuela desde las nubesRecogió Lubio Cardozo en veintitrés escritos líricos sus cavilaciones sobre sugestivos espacios de la geografía de Mérida. Nada, por ello, lo contemplativo en sí, el ver sidético, a veces entrecruzado con hilachas de los sueños. Corre también a lo largo de versos el temblor y el temor de la posible desaparición, por culpa del antropofactor, de esos nemorosos verdores.

En Occidente, la estatuaria, la música, la poesía constituyen los nobles aposentos de la “gran casa” del humanus –la “makrós oíkros”-: este excelso Planeta de donde hemos emergido y donde deberíamos caber armónicamente. De igual manera fortalecen los límites justos de la “gran casa” las ciencias de la naturaleza del Hemisferio Occidental: la botánica, la ecología, la geografía física, la geología, la climatología. El Planeta Tierra armó la vida mediante una maravillosa simbiosis: la integración dinámica de cuanto en ella va en un encadenamiento múltiple, recíproco de los simbiontes para sustentar este divino fenómeno único en el Universo conocido, la existencia. Ella, la Tierra, supo combinar por el imperativo categórico del hermético e ineludible impulso del Eros, sus arcillas con sus aguas dulces o salobres, con el clima, con el aire, los vientos, la luz del Sol, la extendida sombra de la noche; aprovechó su equilibrada posición astronómica, para ofrecer, después, después de muchos azarosos afanes, el extraordinario misterio milagro de la vida. Hoy, la ciencia de la ecología ha asumido el difícil rol de defender esa frágil armonía simbiótica ante los desmesurados desbordes irracionales y racionales del antropofactor. Quizás desde este lejano (para ubicarlo poéticamente) Planeta Azul se expandirá la divina existencia por todo el Universo. Poco a poco sin apuro, dispone la Tierra para ello del infinito letargo incesante del acontecer.

  Image result for planeta azul merida      
En esta contemporaneidad bien podría definirse la ecología cual una “scientia nova” o ciencia de nuevo diseño por cuanto en la estructura conformante de esta novísima disciplina participan los conocimientos científicos de procedencia clásica, también los derivados de las experiencias útiles del positivismo, los avances actuales científicos-técnicos, sumado a ello el rico horizonte aportativo de la creatividad artística, magistral conjunto de conocimientos destinado en su concordancia a reinterpretar la naturaleza simbiótica de la Tierra para en este original pensar obtener soluciones realistas apuntadas unidireccionalmente a la plena salvación de la eternidad del Planeta.
Image result for el estado merida desde las nubes Mérida,En la literatura venezolana la mejor poemática del paisaje nunca constriñó exclusivamente sus descripciones del afectivo entorno ambiental a las meras estampas intrascendentes de la fronda, de las costumbres rurales. NO. Explayaron estos creadores sus exposiciones líricas al espacio urbano, captaron los reveladores matices del clima, de los cielos la lluvia, la neblina, los ámbitos fluviales y lacustres, las montañas, los Llanos, los animales, la gente. Más en su lírica paisajística, paralelo a los detalles artísticos, se insertan asimismo señalamientos éticos la necesidad de escudar estos panoramas de verdor, salvaguardar la hermosura junto a la riqueza biológica de estas frágiles comarcas. La explícita dedicatoria de este opúsculo lírico del poeta: “A la ciudad de Mérida, sus aledaños y verdegales, aún” , concluye con ese adverbio equivalente a “todavía”; lo entendemos cual un alerta porque los nemorosos ambientes del verdor silvestre en un país como el nuestro, lamentablemente, sobreviven en situación de asustada fragilidad: con un machete o hacha en la mano puede causarles un gran daño o sencillamente desaparecerlo. Ojalá ese adverbio “aún” el destino lo convierta en otro más optimista, el “siempre”….

        Aunque lo central En el país de las nubesde Lubio Cardozo es la poesía, sin embargo la carga ecológica de estos versos encaja perfectamente en la poemática del paisaje de la literatura venezolana.


Lenin Cardozo                                                                 

Mayo, 2016.



  
NOTAS IDIOMÁTICAS:

Del latín “terra”, en castellano, tierra. Del

latín “nubium” en castellano, de nubes- Metáfora:

tierra o país de las nubes.

Del latín “scientia” en castellano, ciencia. Del

latín “nova en castellano. nueva: ciencia nueva

o ciencia de nuevo diseño.

Del griego “makrós” en castellano, grande. Del

griego “oícos”en castellano, casa: Casa grande,

metáfora del Planeta Tierra.





  ALDEA EN LA NOCHE DESPEJADA

Junto a ti, por los suburbios,

a nardos huele el viento fresco de la noche.

De las colinas agazapadas como niños con frío

viene la brisa

baja del rincón donde crecen las diamelas

entre vacas, bulbos, pastos.

Labiérnagas y azaleas, hortensias y virginias

lirios y espinillos

dalias y heliotropos, lilas y amarantos

espliegos o alucemas

flor del paraíso.

Viento, frío caballo heraldo

la brisa es una clarinada

de los domingos la explosión floral

en esta aldea

 como tú

   dispuesta.





                      COMARCA

Desde la torre de la casa se observa parte de la comarca,

los alcores verdeazules aparecen en el atardecer

cuando el vencejo de collar monta su holgorio

                        en la espesura del viento.

¡Ey! ¡Aquí estamos! ¡Este es el don del tiempo!

Por sobre el miedo caminemos audazmente compañera.

Con marzo arriban a ratos las lluvias a la puerta de la casa

                               pero en las tardes

                               la diafanidad del espíritu del aire

                               bajo el país de las nubes

                               serena nuestros corazones.

Amada, la comarca tiene un límite y una lección ineludible

sobre una página los libros han escrito la palabra “vida”.

Al final del día la comarca se extiende por las laderas de la noche

asunción de las estrellas

anda como un gato por los tejados del sueño.

Nos olvidarán. La brisa arrebatará la arenilla

                       el polvo, la basura del recuerdo.

                               ¿Y eso qué importa?

Todas las historias dicen “busca la verdad”.

                       Tu piel es la verdad ahora.

La comarca despierta al son de las lluvias de marzo

todavía también para nosotros.



Extramuros

A Rosalba

He ahí la ciudad amurallada
                        de colinas violetas.
Quiero escribir un conjuro contra la muerte
                        ahora.
Invocar la eternidad
                        ¡oh placer!
Apolo cruza sobre las colinas violetas
                        arrastrando su manto de oro
                        y mi nostalgia.


Un hombre valiente sale de  mi
me deja todos mis errores
y se echa andar con su zurrón al hombro
por esas colinas crepusculares
tras el manto de Apolo.


Oh eterna ciudad de casas blancas
                       en el sueno
el olor de los jardines en el atardecer
                       se cruza
revolotea sobre el verde valle
                       sacude el corazón.


Al pie de una colina hay una ciudad de casas blancas
                       frente al viento azul océano infinito
somos los mismos hombres en la misma historia


LAXITUD


Domingo.
Por el camino de las rodas desciende un hombre y su aventura.
Temprano, en el muy temprano noroesta
-allá, en el Páramo de los Conejos-
el Sol dejaba dejaba caer su manto luminoso.
Despertaba las yerbas ateridas de rocío.
En un pedacito de tiempo alumbró
la aún oscura ciudad con su anillo de oro.
Ante el imperativo de gemas incontables
sólo quedaba el húmedo olor de la noche.

En el verano la tierra se dispone, laxa, 
para recibir en su pubis el ledo besos del Sol.
Tierra benigna, lánguida, hermosa dama
extendida amorosa en descampado reposo.

Sobre ti, los sueños, metáforas de la vigilia.



NÓMADA

Desde mi escritorio voy cual un nómada

de la hoja en blanco sobre sus parajes y hemisferios.

De repente, delante del balcón retaban los meses, los años.

Ambular para disolver la tristeza de la sabiduría.

Destino entre limosos valles, cerros y neblinas;

aún más desasosiega el bello verdor

(o la vasta túnica de yerba florecida, amatista

de noviembre con las lluvias frías).

Confín de arena encendida, añoranza.

En vergel de pájaros y fragancias cautivo.





ESTA CIUDAD DONDE HABITO

Alfarifes de tus palabras contemplativas

oidores de las voces sugestivas del entorno

 te asentaron.

La señal de los altos riscos – la Idea

                        asumieron.

Prestaron del beato iris sus claros colores

sin estridencia

los trovadores.

Recuerdan los ritmos de tus ventiscas

                        sus odas.

Ciudad, tus poetas te hicieron.

Fulges por ello siempre con tu rostro de Luna

resplandeces estoica en el verdor de tu reino.

                        aún.





      



                    ANDES

Ascensión, asunción

la esencia de estos ventorreros revelan.

Las rocas de su veste apenas si el camino

los pasos, los huesos hacia la comarca del Sol.

El Ande nativo al cielo apunta

obscuro índigo huerto de estrellas.

En  sigilo o a gritos

los atajos de sus ventisqueros

fenecen allí de cara al abismo.

Las ventiscas, sirenas del aire

con ambiguas cantigas

a la Nada o a la resignación inviten.

Cubre el altar de los sagrados rumbos

                inmenso manto de verdor.

Sangre, carne, alma, el anhelo, el ser

                del risco esencian.




HACIA SAN JOSÉ DE ACEQUIAS

La maravilla se ha proyectado sobre los rostros

en donde no existe un espacio para la emoción del arrojo

y él escuece las ansias, no obstante.

Sobre el habitat de la pequeña aventura

                en amarillo –núcleo- de- fuego

se oculta la vacuidad

(sin embargo era la esencia).

La noche húmeda y tenebrosa

lamedora de los cerros de piedra negra

enloquecidos sobre los principios lacerantes y eternos

pasa.




         PÁRAMO LA CULATA

Cuando cerca de ti estuve

cuando al pie de la cóncava serranía obscura

tu roca húmeda, magnifica, toqué

cual un sólido pedazo de la eterno

dije

por aquí anduvo Dios.

Alzada piedra, voz de rotundo silencio

atronadora boca de la nada

rezo del trueno

decurso revelado en tu retante materia.

Mis arenosos restos

en tu más pequeña oquedad cabrían.

Oh sayo de Dios

mi arrogancia, mi sed, mi pensar

perdona.





BUCARE ROJO

Cuando el verano despliega sus fuerzas recónditas

sales de tu silencio con la voz grana

te levantas entonces como un cirio

entre viejos cafetales y oxidados cerros.

Por sobre los días secos y gualdas del cálido mutismo

tu grito de carmín es la palabra de la vida

misteriosa respuesta cuando todo pareciera yacer en el estío.

_____________

Erythrina velutina.                 Leguminosas.








CÍNARO

Eres el mapa del vigor de la Sierra,

revela el signo de tu tallo la geografía donde creces;

raíces vehementes y piedras para levantar el maderamen

donde las hojas cantan a coro  con los soplos del frío

a la Luna, altar de esencias.

Juglar de los vergeles al pie de rumorosos ventisqueros

oteador sólo de horizontes de estrellas.

gigante niño de las laderas vetustas.


 EL ALMUERZO EN LA HIERBA
EL ungüento de las nubes, del tiempo la señal

comentabas

-¡telúrica!-

desnuda, extendida, bella como la tierra

sobre la roca grande en Mucujún.

Sellamos sobre lo efímero un día entre los riscos

con los deseos no dichos.

El pollo asado, el pan negro, el ron,

los niños, María, Beatriz

-el almuerzo en la hierba-

Raudo escapó como la brisa fría el desgarramiento.

La estabilidad trazó su eterna ruta

y, con la tranquilidad victoria falsa, escapamos.




EN LAS LAGUNAS DE LA SIERRA

Debajo de las águilas del frío elevadas laderas de fumarias.

El viento helado de la alta noche azul

donde los códigos no existen

en ese paraje del instante

eras un pequeño árbol sumido para sentir

                                                       mujer soma

                                                       madera de sasafrás.

Azar, sólido azar. La aventura sensórea.

Luego

las águilas del frío se lanzaron sobre las lomas

dispuestas como un abanico de póquer

entre los riscos de sardónice




VERDOR

En las comarcas de los montes del verde empinado

las atolondradas lluvias para comienzos de mayo llegan.

Recogiendo va el verano su manto de oro seco

por los valles y vallejuelos nemorosos:

desde la fe del viejo Hesíodo

dona esta época al hombre el melancólico ardor,

de errar las ansias por el verdegal de los campos,

ama como nunca el aventurero el azulenco de los cielos

el glauco de las vegas dormidas

lo raigal de la mirada de las hembras.

Pero las lluvias sobre el agreste terruño caen

dicha de los sedentarios hortelanos

en sus campos de labrantío.

En el ocre de la tierruca rumorosa

despuntan los cogollos en los vergeles ansiosos

de vida, de luz, de aire

plenos de vigoroso verdor.

Su florescencia escarlata o gualda los árboles abandonan

euforia de la ardentía

para retozar en la sed apaciguada.

Reino definitivo del verdor así

sobre el azafranado espíritu de la enrancia.




A Raquel Jodorosky

                                                                        

DICIEMBRE EN LOS ANDES

En Diciembre, en Mérida, el poema amanece suspendido

en el aire, en el azul purísimo, en los cerro.

Obrizo polen al mediodía.

Y aunque extrañas en el país de las nubes

sin embargo, aquí y ahora

las inquietas hermanas de Vésper

hacia el atardecer.





  IDA DEL VERANO EN MÉRIDA

A Rosalina García

Comienza a retirar el verano su manto de oro.

Llegan  las lluvias apresuradas

a revolverlo todo,

Sobre el ocre de la tierra

sobre las faldas de las colinas

ya despuntan las hierbas.

Los bucares dejan caer indiferentes

su florescencia escarlata

dan paso a los ansiosos cogollos de vida

de luz, de aire

lleno de vigoroso verde esmeralda.

Desde mi ventana contemplo las Colinas de Apolo

con las lluvias revoltosas

su belleza radiante saciar su sed veraniega.

Entre ellas y yo el éter

cruzado de golosas golondrinas acróbatas

atrapadoras de hormigas voladoras

nacidas de las aguas fecundantes

sobre el humus seco.

Siempre la ida del verano me entristece

aunque contenta la tierra cuando apaga su sed.


\


«El cielo estrellado sobre mi, 
dentro de mi la ley moral»
Kant.


ESA LONJA DEL CIELO
Al poeta Eliazar Molina

Extendido don, libertad de los prodigios, 
amoroso rayo de la Nada te completa.
Asaz fortuna del existente
cobijas sus senderos
a sus pasos el dorado azul ofreces.
Invitas a la pureza de la andanza
tras las blancas caravanas de las gestas
                                       y los vientos
por donde mi Luna su camino traza
en ruta hacia los sentidos indicios de lo ignoto.




LOS POEMAS DE ESTE LIBRO:

Aldea en la noche despejada…………………………..

Comarca……………………………………………………………

Extramuros……………………………………………………….

Laxitud………………………………………………………………

Nómada…………………………………………………………….

Nubes………………………………………………………………..

Verdor……………………………………………………………….

Jadeante……………………………………………………………

Dístikos ………..………………………………………………..

Cínaro………………………………………………………………..

Búcare rojo………………………………………………………..

Diciembre en Los Andes……………………………………

Ida del verano en Mérida………………………………….

Esa lonja de cielo………………………………………………

El almuerzo en la hierba…………………………………..

La Sierra Nevadade Mérida……………………………..

Páramo La Culata………………………………………………

Hacia San José de Acequias……………………………..

En las lagunas de la Sierra……………………………….

Desde los ventisqueros de Mucuchíes……………..

Andes…………………………………………………………………

Esta ciudad donde habito…………………………………

Las Colinas de Apolo…………………………………………



Реалистичные 3D рисунки художника Marcello Barenghi

Невероятные, удивительные и очень реалистичные 3D рисунки художника Marcello Barenghi просто завораживают! Рисунки исполнены на бумаге обычными карандашами. В это невозможно поверить, но все же, 3D художники продолжают нас удивлять своими работами. Более того, у художника есть свой канал на YouTube, группы в социальных сетях и миллионы поклонников. 

Las Aguas Termales: manifestaciones desde el subsuelo en la Región Zuliana.

1
Figura 1. Típica manifestación de una fuente de agua termal.
A manera global existen muchos lugares de la superficie terrestre donde brotan manantiales de aguas calientes, que reciben el nombre de aguas termales. Por lo general este fenómeno geotérmico, suelen llevar disueltas, diversas sales y abundante cantidad de anhídrido carbónico. Por definición, se llaman aguas termales a las aguas minerales que salen del suelo o subsuelo con más de 5 °C que la temperatura superficial. La clasificación del agua termal según su temperatura, es de la siguiente manera:
  • Aguas frías (menos de 20 °C)
  • Aguas hipotermales (20-35 °C)
  • Aguas mesotermales (35-45 °C)
  • Aguas hipertermales (45-100 °C)
  • Aguas supertermales (100-150 °C)
Estas aguas proceden de capas subterráneas de la Tierra que se encuentran a mayor temperatura, las cuales son ricas en diferentes componentes minerales y permiten su utilización en la terapéutica como baños, inhalaciones, irrigaciones, y calefacción. Por lo general se encuentran a lo largo de líneas de fallas ya que a lo largo del plano de falla pueden introducirse las aguas subterráneas que se calientan al llegar a cierta profundidad y suben después en forma de vapor (que puede condensarse al llegar a la superficie, formando un géiser) o de agua caliente
Históricamente por sus propiedades terapéuticas las aguas termales han sido buscadas, ya desde la época romana, para el tratamiento de ciertas enfermedades, y, en su expansión por Europa, los romanos fueron grandes maestros en el alumbramiento de este tipo de fuentes, Figura 2. En la época contemporánea la estancia periódica en establecimientos balnearios ha sido frecuente para curar enfermedades de tipo reumático y circulatorio.
2
Figura 2. Termas con saunas en la antigua ciudad romana de Pompeya en Nápoles, Italia.
Atendiendo a su origen pueden ser debido a dos causas principales: a) corrientes de aguas superficiales, cuyas filtraciones resultan calentadas por la proximidad de focos térmicos situados dentro de la corteza terrestre. En ocasiones, los vapores y gases de origen magmático encuentran durante su ascensión mantos acuíferos subterráneos que transforman en aguas termales; adquieren una temperatura elevada y disuelven diversas sustancias antes de fluir por la superficie; b) manantiales de origen interno, en cuyo caso se llaman aguas juveniles (es decir la molécula de H2O por primera vez entran al ciclo hidrológico en superficie desde el interior de la Tierra).
Así se tiene que al momento de cristalización de una roca, es expulsada el agua contenida primitivamente en el magma: un silicato fundido puede contener hasta un 12,5 % de agua, una vez que ha cristalizado no puede contener más del 1,5 % de agua. La mayor parte de agua arrojada por un volcán en forma de vapor tiene un origen de orden interno y corresponde a aguas juveniles.
Una características de las fuentes termales, es que pueden aparecer también en áreas donde el grado geotérmico tiene valores superiores a las normales. En algunas zonas se ha comprobado la existencia, a una cierta profundidad, de aguas termales retenidas a temperatura y presión elevadas (230 ºC y 25 atmosferas) entre capas rocosas impermeables.
Estas aguas se explotan en la actualidad con fines energéticos, para la producción de energía eléctrica en Italia y Nueva Zelandia, En Islandia, numerosas ciudades poseen sistemas de calefacción basados en el aprovechamiento de estas aguas.
Como dato importante se puede mencionar que al menos la mitad de las atracciones geotermales del mundo se encuentran localizadas en el Parque Natural Yellowstone en los Estados Unidos, provocado por su fuerte y consistente actividad volcánica. ]Los flujos de lava y rocas emanados por las erupciones volcánicas cubren la mayor parte del área del Yellowstone, Figura 3. El vulcanismo sigue siendo muy activo en Yellowstone, donde se contabilizan alrededor de 300 géiseres, dando prueba de la fuerza de las actividades subterráneas.
3
Figura 3. Típico brote o fuente de agua termal, geiser en Yellowstone, EEUU.
La riqueza geológica del parque empieza a manifestarse al poco de dejar Grant Village rumbo oeste, en la minicaldera West Thumb Pool. A pesar de ser una de las más pequeñas del parque, contiene manantiales de aguas termales, pozas de barro hirviendo, géiseres y fumarolas.
A propósito de este artículo y por estar relacionados, se presenta la definición de los siguientes términos:
  • Fumarola: es una mezcla de gases y vapores que surgen por las grietas exteriores de un volcán (o sea en la superficie volcánica) a temperaturas También se desprenden de las coladas de lava. Su composición varía según la temperatura a que son emitidas, de tal manera que este va cambiando a lo largo del «ciclo de vida» de una fumarola.
  • Géiser: (islandés Geysir) nombre de una terma en Haukadalur, Islandia, del verbo geysa, ‘emanar’)[], es un tipo especial de fuente termal que emite periódicamente una columna de agua caliente y vapor al aire, Figura 4.
      4
      Figura 4. Cráter de un geiser.
      En Venezuela las fuentes termales de se distribuyen formando franjas, paralelas a las principales zonas de fallas geológicas activas que limitan o cortan las cordilleras, a saber: fallas El Tigre y Perijá; fallas de Bocono, Caparo, Las Virtudes, y Valera en los Andes. Fallas Morón, La Victoria, Santa Rosa y Tácata, Guárico y corrimiento frontal, en la región central; fallas El Pilar, San Francisco y Úrica al oriente del país.
      A nivel local los brotes pueden estar controlados por características tectónicas o estratigráficas no relacionadas con las grandes fallas. Las manifestaciones son localizadas en superficie continental, marina o lacustre. En Venezuela donde se presenta brotes o fuentes termales al poblado, sitio o localidad se le denomina por lo general: Agua Caliente o Agua Viva, por lo general muy abundantes.
      Se tiene documentación desde tiempo inmemorial y en el mundo entero, que las fuentes de aguas termales han sido utilizadas por las poblaciones nativas para baños y por presuntas propiedades terapéuticas, así como para la cura de las enfermedades de la piel.
      De igual manera, existe en el país la tradición de generación en generación que nuestros aborígenes también las aprovechaban, pero fue sólo a fines del siglo XIX cuando se despierta el interés oficial y privado en su aprovechamiento, y entonces se construyen estaciones termales en Las Trincheras, San Juan de Los Morros y Guarumen y se promociona su uso médico-turístico.
      Con el tiempo muchas otras fuentes termales distribuidas a lo largo de las montañas del norte, oriente y occidente del país, han sido utilizadas para baños tanto por la creencia de curar ciertas afecciones, como por el mero hecho de lo agradable de un baño natural con agua tibia o caliente, pero en general estas fuentes se han conservado en su estado natural sin infraestructura apropiada. El Turismo medicinal y curativo tiene sus balnearios en:
      • Tabay y Santa Apolonia, en el estado Mérida.
      • Las Trincheras, Naguanagua, estado Carabobo.
      • Zona de Paria y EL Pilar en la población de Cariaco, estado Sucre, Figura 5.
      • El Baño de Motatán, municipio Motatán, estado Trujillo.
      • Aguas Calientes, Ureña, estado Táchira, en la frontera con Colombia.
      También se encuentran balnearios de aguas termales en los estados Anzoátegui (Clarines), Guárico (San Juan de Los Morros), Mérida (Ejido), Monagas (Caripito), Portuguesa (Guanare) y Vargas (Caruao), entre otros.
      5
      Figura 5. Aguas de Moisés, estado Sucre.
      La temperatura máxima medida en estas fuentes termales ha sido 97°C en el Baño de Motatán, que es una de las más altas de Venezuela, junto a las del sector Las Minas-Mundo Nuevo, al suroeste de El Pilar, estado Sucre con 120 °C (se estima temperaturas mayor a 200 °C) y la fumarola de Sanare en Lara, con 115 °C.
      A partir de 1974 y debido al gran incremento de los precios del petróleo, a nivel mundial se generó mucha investigación en el campo de las fuentes alternas de energía, entre ellas la geotérmica. Esto trajo como consecuencia que también en Venezuela, durante los 15 años siguientes se realizó un amplio inventario de las manifestaciones geotérmicas del país. Entre las regiones estudiadas, resalta la parte central del estado Sucre, donde se han realizado exhaustivos estudios de sus notables fuentes termales utilizando todas las técnicas geológicas, geoquímicas y geofísicas disponibles a la fecha, por ser la única zona conocida del país con potencial de generar energía eléctrica a partir de los fluidos geotérmicos.
      A lo largo de la sierra de Perijá hay diversos manantiales sulfurosos fríos o calientes, pero sobre ellos no se tiene información para permitir interpretaciones sobre los sistemas geotérmicos. Se notan que están alineados a lo largo del piedemonte de Perijá, ya sean controlados por la traza de la Falla El Tigre o muy cerca de ella; o en el contacto entre las rocas del Cretácico, fundamentalmente las rocas de la Formación La Luna y las rocas del Terciario. Estos manantiales están asociados a una línea de menes de petróleo y gas que brotan en la superficie. A continuación se mencionan las Manifestaciones Geotérmicas más reconocidas del Estado Zulia, Figura 7; a saber:
      • Fuente Sulfurosa de El Milagro, Caño Norte, Río Guasare: De acuerdo al mapa de LAGOVEN su ubicación coincide con el eje del anticlinal de Caño Norte, en rocas de la Formación Colón del Cretácico.
      • Fuentes Sulfurosas de San Francisco, Río Socuy: Se conocen tres fuentes sulfurosas ubicadas a un kilómetro del río Socuy y a tan solo 200 metros de la traza de la Falla El Tigre, que corta lateralmente la sierra de Perijá por unos 200 metros de longitud y las fuentes termales brotan de las rocas del Eoceno.
      • Fuentes Sulfurosas de El Diluvio, Río Palmar: Aparecen ubicados en esta localidad diversos menes de hidrocarburo, pero el geólogo Carlos Albrizio señala que aquí y en otras localidades de Perijá, aparecen fuentes de aguas sulfurosas, siendo muy típica esta asociación de emanaciones.
      • Fuentes de la Quebrada La Luna y Río Cogollo: Se conocen dos fuentes termales. La primera por la ubicación señalada en el mapa de LAGOVEN. La segunda citada en A. Rojas (1873, 1981:32) quien dice que es una fuente termal de baja temperatura, sulfurosa y que deposita material calcáreo. Alrededor del rio se ubica el Parque Ecoturístico Río Cogollo, sus aguas sulfurosas son fuentes termales de baja temperaturas, que deposita material calcáreo. Las fuentes están cerca del contacto entre rocas de la Formación La luna y rocas del Eoceno.
      • Fuentes termales Caño Maraca: Se encuentra en la parte media del caño Maraca, afluente del río Yasa. Para llegar a ella se toma la carretera Machiques — Tukuco, desviándose hacia la zona de las haciendas del río Yasa. De allí se prosigue hasta la Hacienda Maraca, continuando hasta la casa principal de la Hacienda Aguas Calientes que está ubicada al lado del caño. Desde este sitio se remonta el caño por 1 Km hasta llegar a la fuente termal.
      • Fuente Kunana, Río Negro: asociada a manifestación de petróleo (mene).
      • Fuentes Sulfurosas de la zona de Caño Buena Esperanza, cabeceras del Río Lora: En esta área se conocen numerosas emanaciones de hidrocarburo y asociadas a ellas aparecen varias fuentes de aguas sulfurosas. En época de lluvia fluye más agua y también petróleo. En la región predominan rocas sedimentarias del Mioceno-Oligoceno.
      • Fuentes Termales de la zona de Tarra y El Cubo, Casigua: Para el suroeste del estado Zulia, Zulia, a poco más de siete kilómetros de la confluencia de Tarra y de Sardineta, se levanta un dique o frontón de arenisca de 8 a 10 metros de altura con una extensión de 25 a 30 metros. En su superficie se ve una multitud de agujeros cilíndricos; por los cuales brotan con violencia chorros de petróleo y agua hirviendo. Los primeros exploradores bautizaron este lugar como El Infierno, en este sitio ha sido reportada una fumarola.
      Es quizás las aguas termales de la región más documentada. Para las manifestaciones termales de Tarra no hay información para elaborar modelos interpretativos del sistema geotérmico, sin embargo, en un corte geológico esquemático en el sector de Agua Caliente, se indican posibles líneas de migración de aguas calientes de origen más profundo, Figura 6.
      Fuente: Olcott, (1926), Informe LAGOVEN S.A., Nº 4850.106-1, Urbani (1991).
      6
      Figura 6. Posible tránsito de aguas calientes a lo largo de la Fm. Mirador y del corrimiento de Tarra.
      • Fuentes termales límite con los estados Lara y Trujillo: En el este del estado Zulia cerca de los límites con los estados Lara y Trujillo, se encuentran dos fuentes termales, cuyos análisis parciales, se pueden estimar las siguientes temperaturas en el subsuelo:
      • El Menito: 35 °C / 119 °C
      • Paují: 54 °C / 77 °C
      Sobre estos manantiales no se han establecido modelos interpretativos por falta de información.
      De manera conclusiva en nuestro país en la actualidad, las aguas termales son «usadas» como medios de recreación principalmente. De igual manera podemos indicar que no hay suficiente potencial para la generación de energía si se decidiera aprovecharlas, salvo algunos indicios en la zona de El Pilar.
      En el estado Zulia se han llevado a cabo pocos estudios específicos de sus fuentes termales, es una de las regiones del país menos conocida en este aspecto. Proponemos motivar a la comunidad científica de la región con este artículo a continuar con las investigaciones para conocer mejor este tipo de fenómeno en nuestra región.
      Algunas recomendaciones generales para el uso medicinal de las aguas termales son:
      Siempre es mejor consultar con su médico antes de utilizar la terapia con aguas termales en caso de que se encuentre embarazada o tenga alguna enfermedad.
      Evite bañarse solo en aguas termales, los adultos mayores las deben de usar con precaución y no las utilice si se encuentra bajo el efecto del alcohol o alguna droga.
      Si toma medicamentos para enfermedades del corazón tenga cuidado. No se sobrecaliente, manténgase bien hidratado y si padece de enfermedades de la piel que sean contagiosas, utilice piscinas privadas.
      7
      Figura 7. Ubicación de las termas más conocidas en la Región Zuliana.
      Créditos y literatura referencial:
      • Las Fuentes Termales del Río Lora y del Caño Maraca, Sierra de Perijá, Estado Zulia. Franco Urbani, Armando Ramírez y Federico Galarraga. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Ingeniería. Facultad de Ciencias. Caracas.
      • Fuentes de información sobre las manifestaciones geotérmicas de Venezuela. Urbani 2009. Aula y Ambiente, Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Caracas.
      • Geotermia en Venezuela. Urbani Franco 1991 UCV Facultad de Ingeniería de Venezuela Escuela de Geología, minas y geofísica
      • Ecoparques Geológicos en el Zulia. Pedro Emiro Machado y Lenin Cardozo. Editorial Erato 2016.

       

      Los autores: Pedro Emiro Machado y Lenin Cardozo
      Maracaibo, 21 de mayo de 2016.

      Un libro per capire la truffa sull’Essequibo VENEZUELANO: un territorio a nord del Sud America nel mirino dei corsari e pirati

      Oggi un’alleanza corsara gestita dall’Exxon Mobil e il Governo della Repubblica Cooperativa di Guyana, mirano ad impadronirsi, con la forza, questo territorio naturale senza precedenti, habitat che ospita più di 400 specie endemiche di pesci, 800 tipi di uccelli, 1.168 dei vertebrati. Con una delle cadute d’acqua più abbondante sul pianeta, le cascate di Kaietem che ha un’altezza di 226 metri

      Dispone anche di una foresta che rappresenta 8 milioni di ettari, che riunisce più di 1.000 diverse specie di flora ed è il Santuario di boschi di alberi giganti. Questo santuario si trova all’interno dello Scudo Guyanés, che gli dà una caratteristica senza precedenti come regione biodiversità.
      Dal 2007 la CITES [Convenzione sul Commercio Internazionale delle Specie Minacciate] ha condotto studi sul bacino del Fiume Essequibo e raccomanda considerare la regione come una zona di conservazione. Secondo la CITES, «La biodiversità del Bacino del Fiume Essequibo è molto alta, con molte specie uniche, così come nuove per la scienza.» È imperativo che agiamo rapidamente nella conservazione di queste aree immacolate che stanno rapidamente scomparendo in tutto il pianeta, quindi è essenziale imparare su di loro prima che vengano alterate.  Invertire la tendenza possessiva estrattiva mineraria è raccomandato per il processo decisionale per una nuova realtà che richiede la coscienza ambientale, ecologica e ambientalista.
      L’Essequibo è anche sede dei popoli indigeni akawaio, Patamona, Waiwai, Makushi, Lokonas, Wapishana e Kariña, la cui sopravvivenza per secoli è stata l’agricoltura e la caccia. Attualmente gli indigeni sono violentati e sfollati dai minatori della Guyana e brasiliani per approfittare i  territori dei loro stabilimenti. Secondo un documento preparato dalla società civile della Guyana, chiamata la Strategia Nazionale di Sviluppo, le ultime misurazioni indicano che la popolazione amerindia raggiunge 46,010 membri, circa il 6,4% della popolazione totale della Guyana.
      Consentire le operazioni petroliere, l’estrazione mineraria e la deforestazione è condannare la scomparsa di uno straordinaria e importantissima flora, fauna, risorse idriche del Continente e l’ostracismo finale dei popoli amerindi che vi abitano.
      Come Fondazione Azul Ambientalistas facciamo la seguente proposta per proteggere questa regione intatta alla pari del progresso o non dei Laudos geografici: dichiarare tutto l’attuale territorio conteso come un territorio naturale patrimonio della mondo attraverso la figura di Corridoio Biologico del Bacino del Fiume Essequibo, e proteggere così la biodiversità del Bacino del Fiume Essequibo e fermare qualsiasi possibilità estrattiva delle imprese transnazionali in quello spazio.
      Multinazionali con una sorta di brevetto di Corso, consegnati da coloro che si credono padroni del mondo, stano gravemente danneggiando l’ecosistema di questa singolare regione. Da qui, denunciamo davanti al mondo per danni di «Lesa Natura e Lesa Umanità», ai governi di Guyana Britannica, gli Stati Uniti, Gran Bretagna, Canada, Australia, Cina, Olanda, Brasile e India e la loro transnazionale Exxon Mobil, Shell, Anadarko, Hess, CGX, China National Offshore Corporation (CNOOC), Sandspring, Argus, Azimuth Resourses, nord-ovest, Bai Shan Lin, China Railway First Group Company Limited, Muri Brasile Venture, SC Minerali, Guyana Goldfields Inc., tra l’altre, per la sua responsabilità nei danni alla natura  e lo spostamento vile della comunità indigena che attualmente sta accadendo nell’Essequibo.
      I Corridoi Biologici sono standard internazionali per la tutela della biodiversità nel mondo. Il Corridoio Biologico del Bacino del Fiume Essequibo, avrebbe una superficie di 120.000 km2, con più di 20 affluenti, con una sboccatura che rappresenterebbe il  secondo estuario più grande del continente Americano. Il quale sarebbe una delle regioni con il più alto tasso di endemismo in piscifauna in tutto il mondo, a tal punto di denominarla il paradiso mondiale dei pesci, secondo riviste specializzate.
      Perché si giustifica urgentemente dichiarare il territorio del Essequibo come il Corridoio Biologico del Pianeta?
      Perché durante l’attesa volte ai pronunciamenti dei Riconoscimenti Territoriali del Governo della Guyana Britannica, in disprezzo palese e provocatorio degli Accordi di Ginevra, che vieta espressamente che non può essere fatto nessuna attività miniera o commerciale nei territori in reclamo, hanno consegnato a società multinazionali in concessione, grandi aree dell’Essequibo venezuelano per l’estrazione forestale, mineraria e petroliera.
      Una dimostrazione flagrante che i business internazionale dei paesi del «primo mondo» prevalgono di più che le risoluzioni delle Nazioni Unite (ONU).
      La dichiarazione di Corridoio Biologico del Essequibo rallenterebbe la scandalosa, sfrenata e voragie sfruttamento di queste risorse naturali e metterebbe in  evidenza l’attuale aggressione in corso sulla biodiversità in quel territorio. Al ritmo che stiamo andando, un’attesa  «intenzionale» di  50 anni per  dettaminare una risoluzione, quello che  ci avranno consegnato è un deserto.
      Ci leviamo in piedi per la difesa della biodiversità dell’Essequibo e ci dichiariamo in attivisti permanenti della campagna «Nel Essequibo Venezuelano #ExxonNO !!!»
      Gli Autori.

      Los menes: Manifestaciones superficiales de petróleo


      Las manifestaciones o brote de petroleó se conocen en el mundo desde la misma historia de la civilización, que hacían uso de los recursos naturales disponibles para su existencia. En Mesopotámica (zona de la Edad Antigua entre los ríos Tigris y Éufrates) lo usaban como una mezcla para obtener el cemento para unir ladrillos, los egipcios lo usaban en la preparación de las momias, los Chinos y los Romanos lo usaban para alumbrar, en la mayor parte en forma de betún o bitumen, Figura 1. Imagen que ilustra los usos que le daban las civilizaciones antiguas al betún, brea o alquitrán.


      La palabra petróleo viene de los romanos; PETRAOLEUS (aceite de las rocas), “petra” significa roca, “oleus” es Aceite en latín. El betún o bitumen, se refiere a una mezcla de sustancias orgánicas altamente viscosa, negra, de alta densidad completamente soluble en disulfuro de carbono y compuesta principalmente por hidrocarburos aromáticos, por lo cual no debe confundirse con el asfalto o el petróleo crudo.

      Figura 2. Impresionante imagen de un brote de petróleo en forma cónica; se asemeja a un volcán; localizado en el cerro La Estrella en Mene Grande, muy cerca del Pozo Zumaque 1. (Tomado del portal de Economía y Negocios El Mundo, 2014).

      Para comprender un poco sobre la exploración y explotación del petróleo en Venezuela, debemos considerar parte de la historia desde la llegada de los españoles a la “Tierra de Gracia”. Al recorrer las costas, de Maracaibo a la isla de Cubagua, y llegando a esta última es donde descubren ese “licor viscoso”. Desde esa fecha es que se empieza a hablar de un aceite de olor desagradable que fluye de manera natural ”junto a la mar”, al que los aborígenes dan diversos usos: calafatear sus barquichuelos o canoas, proteger ciertos enseres, hacer luz quemándolo y en  aplicaciones con fines medicinales, Figuras 2, 3 y 4.

      Siendo el petróleo conocido por las civilizaciones y utilizado en muchos países, solo fue en Siglo XIX, que se conoció la verdadera importancia del petróleo y sus múltiples usos. En Venezuela se empieza a explotar de forma comercial el petróleo a partir de 1875.


      Figura 3. A la derecha un aborigen nativo recoge asfalto de un mene, a la derecha una faena de trabajo en el lago de asfalto de Guanoco a finales del siglo XI, estado Sucre.

      Fuente: Google Earth (20016) Modificado Machado, P.

      Figura 4. Vista aérea de los menes en el flanco izquierdo del cerro La Estrella (demarcado en color blanco), en Mene Grande, estado Zulia, Venezuela.

      Esta sustancia o mineral que describe Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés (1535)  en su Historia Natural de las Indias, Islas y Tierra Firme del Mar Océano, lo llama “según los naturales «Stercus daemonii” ” o “Mene” como lo denominan los aborígenes del Lago de Maracaibo. Es el Emperador Carlos V quien, en 1539, recibe el primer barril de petróleo exportado por un país, enviado desde la isla de Cubagua por el tesorero de Nueva Cádiz —Francisco de Castellano— para aliviar la gota del emperador.  Dando una señal de lo que sería el signo de la Venezuela del siglo XX.

      Entonces ya para el siglo XIX, llegan los naturalistas europeos ——Humbolt, Depons, Dauxion, Boussingault— que estudiarían el petróleo venezolano. Humbolt es el primero que relaciona cuidadosamente los afluentes naturales y describe la forma como lo usan los nativos; en 1799 encontró un manantial de petróleo en la Península de Araya. Durante el siglo XIX es poco apreciado el repelente bitumen, a excepción de un sabio Venezolano -José María Vargas- quién en el 3 de octubre de 1839 (diez y seis años antes que Benjamín Silliman Jr.) en una carta, que presenta al Ministro de Hacienda y de Relaciones Exteriores de Venezuela, destaca las propiedades y usos, y su importancia fiscal e ideas para una sana administración de este recurso.

      Una vez hechas las respectivas averiguaciones, opinó que esta materia era más rica que el oro por la gran posibilidad de uso que tenía. En esa solo se utilizaba el petróleo para cosas muy sencillas y su extracción era bastante rudimentaria y no se explotaba en forma industrial.

      De tal manera que los primeros informes científicos sobre el petróleo son los elaborados por Hermann Karsten, que se publican en Alemania entre 1850 y 1852. El interés primario es por el asfalto, pero el inglés G. P. Wall, en su relación de 1860 a la Sociedad Geológica de Londres, asoma otras posibilidades.

      Para el 24 de agosto de 1865 el Presidente del Estado Zulia -Jorge Sutherland- otorga la primera concesión petrolera a Camilo Ferrand, ciudadano norteamericano, la cual caduca el 23 de febrero del siguiente año. El 2 de febrero de 1866 la Asamblea Legislativa del Estado Nueva Andalucía (hoy Sucre y Monagas) concede una concesión por 25 años a Manuel Olavarría, el cual no llega a utilizar. Durante ese tiempo —1873— en Venezuela en un boletín del Ministerio de Fomento se indica de la existencia de “minas” de asfalto y petróleo en las zonas de Escuque del Estado Trujillo, en el Estado Falcón y en Araya, cerca del golfo de Cariaco en el estado Sucre.

      Debido a que el 18 de mayo de 1875 ocurre un terremoto en Cúcuta, Colombia. En Venezuela, cerca del poblado de Rubio, Estado Táchira, a 30 kilómetros al sudeste, en la hacienda de café “La Alquitrana” de Manuel Antonio Pulido, aparecen fracturas de las que mana (mene) un petróleo pesado y viscoso. Pulido comienza la promoción de una compañía para explotar dicha sustancia.

      Bajo el periodo de Guzmán Blanco se le otorga en 1883 al norteamericano Horatio Hamilton el lago de asfalto de Guanoco; es el lago de asfalto más grande del mundo, ubicado en el Estado Sucre, Hamilton traspasa, como será usual, los derechos a New York and Bermúdez Company, compañía Subsidiaria de General Asphalt de Estados Unidos.

      En 1900 el grupo Stanley Simmons, de Estados Unidos, obtuvo los derechos de Pedro García para explotar el “betún” del lago de asfalto de Inciarte, al sur de los menes de Amana y Cachirí, como United States and Venezuela Company. Se construyó un campamento, una pequeña refinería (que alcanzaba a procesar 80 t/d), y una via férrea de 42 km hasta el puerto fluvial de Carrasquero donde se refinaba el asfalto que se traslada por el rio limón hasta el puerto de Maracaibo.

      Muy temprano en el siglo XX, el geólogo Ralph Arnold después de las exploraciones iniciadas, recomendó el inicio de inmediato de un pozo exploratorio, y el punto que indicó estaba a 85 msnm, un perfecto anticlinal, lugar conocido después como Cerro la Estrella. Prácticamente el pozo exploratorio es el descubridor del Campo Mene Grande, pues antes de él sólo hubo acarreo de flujos superficiales, los “seepage”, manaderos.

      Como puede apreciarse en lo descrito en los párrafos anteriores, los menes; que en realidad son emanaciones petrolíferas que provienen del subsuelo y afloran o salen a la superficie de forma natural, a través, de la porosidad de la roca o fracturas abiertas, formaran parte de las primeras exploraciones en la búsqueda de petróleo en el subsuelo, siendo muy abundantes en las cuencas petrolíferas de nuestro país. La existencia de un mene podría ser los primeros indicios de la presencia de hidrocarburos en el subsuelo, los primeros geólogos exploradores de petróleo lo usaban como signo de la existencia de un posible yacimiento petrolífero.

      En los bordes o márgenes de la cuenca del Lago de Maracaibo se hallan brotes o manaciones de petróleo abundantemente distribuidas. En Mene Grande, La Rosa, El Menito, El totumo, La Paz, Río de Oro, Tarra y otras partes; que atrajeron la atención y sirvieron de incentivo a la actividad exploratoria en la región. Menes activos en una franja al este de la Costa Oriental del Lago, desde lagunillas hasta santa Rita, indicaron la presencia de hidrocarburos, Figura 5.


                                             Fuente: Puertas, Castaño, 2007

      Figura 5.Representación general de un mene.

      Así se tiene que la mayoría de los menes en la Región Zuliana, se encuentran en afloramiento de las capas de arenisca que se correlacionan con los estratos petrolíferos de campos cercanos, Figura 4. En el lado occidental de la cuenca, las capas que los originan son en su mayor parte del Paleoceno y del Eoceno; mientras que en el lado oriental los menes proceden de formaciones del Eoceno y del Post-Eoceno.

      Los menes del Cretáceo son relativamente escasos, pero se presentan localmente en la zona de afloramiento de la Formación La Luna y del Grupo Cogollo. Localmente los menes se encuentran en la traza superficial de las fallas y en las rocas cristalinas fracturadas, cuando los yacimientos están situados relativamente a poca profundidad.

      Desde el punto de vista estructural, las discordancias proporcionar canales para la fuga del petróleo como el mene de Lagunillas, donde brota de estratos cercanos a la discordancia sobre el Eoceno y representa escapes a lo largo de la discordancia.

      Una características de los depósitos de hidrocarburos en la cuenca del lago relacionada con la discordancia sobre el Eoceno; permitió en algunos lugares, la migración de petróleo Eoceno hasta las arenas suprayacentes donde forma yacimientos, o hasta el afloramiento superficial donde da lugar a sellos asfalticos y menes de crudo.

      De acuerdo a Rojas, J., los menes que se encuentran en el sector de Cachirí generalmente presentan tres formas: planos, cónicos e inclinados y de extensiones diferentes. El crudo asfáltico de estos menes se caracteriza por poseer diferentes tipos de viscosidades y olores, Figura 6.

                       Fuente: Molina y otros (2009)

      Figura 6. Presencia de mene en el flanco de la Serranía la Corbata, Cachirí.

      Algo característicos de los menes, es que en el crudo derramado se forma una zona de pavimento asfáltico a su alrededor, en donde quedan atrapados diferentes animales de diferentes épocas, sobre todo del Cuaternario que existieron o viven en la zona, los cuales permiten estimar las edades de los menes y de las formaciones existentes en el área. Existen otros menes que forman pequeñas lagunas de petróleo donde es posible observar algunas burbujas de gas. Un término que se emplea en algunas regiones en el mundo, es la brea o breal, al igual que el término mene. Ambos términos se utilizan para definir a los depósitos que emanan hidrocarburos en la superficie de la corteza terrestre.

      Así tenemos, que el Rancho La Brea es una famosa agrupación de pozos de alquitrán, localizados en el Parque Hancock, en el corazón de Los Ángeles, California, Estados Unidos. Durante unos 40 000 años, los pozos han emitido una gran cantidad de asfalto espeso y pegajoso, que ha atrapado muchos especímenes de plantas y animales prehistóricos, siendo el resultado uno de los más prolíficos depósitos de fósiles de la Edad de Hielo en el mundo. En aquella época, el área de Los Ángeles tenía un clima más húmedo y templado que en la actualidad, Figura 7.

       

      Figura 7. Vista del paisaje recreado del Cuaternario en el Rancho La Brea, en los Ángeles Estados Unidos.

      Las filtraciones o manifestaciones de petróleo y gas en superficie de los terrenos a los márgenes de la cuenca del Lago de Maracaibo, se indican en la Tabla 1 y Figura 8.

      Tabla 1. Manifestaciones superficiales de petróleo (mene)

      No.

      MENE

      No.

      MENE

      No.

      MENE

      No.

      MENE

      1

      Socuy

      8

      Mene de Finol

      15

      Colon

      22

      Motatán

      2

      Cachirí

      9

      Cogollo

      16

      Río de Oro

      23

      Paují

      3

      Inciarte

      10

      El Mene

      17

      Onía

      24

      Mene Grande

      4

      Algodón

      11

      Buena esperanza

      18

      Tigre Carbón Moro

      25

      Lagunillas

      5

      La Paz

      12

      Tarra

      19

      Aventino

      26

      Úle

      6

      Totumo

      13

      Petrolea

      20

      Las Virtudes

      27

      Rio Chiquito

      7

      Mene de Tíntini

      14

      Leoncito

      21

      Caraño

      28

      Quiroz

           Fuente: Almarza, R. (2000)


      Figura 8. Mapa con la ubicación relativa de las manifestaciones superficiales de petróleo (mene) en la cuenca del Lago de Maracaibo, indicadas en círculo verde, Tomado de Almarza, R. (2000).

      En nuestra región se tienen conocimientos sobre investigaciones paleontológicas en el Mene de Inciarte, ubicada al noroeste del estado Zulia, al piedemonte de la Sierra de Perijá, iniciada por el Geólogo John Moody fundador de la Sección de Paleontología del Museo de Biología  de La Universidad del Zulia. Continuada posteriormente por el Dr. Ascanio Rincón paleontólogo del IVIC. Dentro de los ejemplares fósiles descubiertos en este breal o mene, se tienen: dientes de “tigre dientes de sable”, fémur de mastodonte, pieza de roedores entre otros, Figuras 9 y 10.

      Fuente:

      Figura 9. Vista del pozo de brea o asfalto en el Mene de Inciarte, estado Zulia. Se puede apreciar al Dr. Ascanio Rincón realizando las investigaciones pertinentes.


                        Fuente: Urbani, F. y Galarraga, F. (1996)

      Figura 10. Guacharaca (ave común de la Sierra de Perijá) atrapada ene le asfalto de un mene en la quebrada La luna.

      Es resaltante destacar el descubrimiento de un yacimiento de una megafauna que quedaron atrapados en brea y se fosilizaron unos sobre otros, creando un fabuloso yacimiento descubierto en 1996, y que ha sido llamado El breal de Orocual, en la población del Estado Monagas, a veinte kilómetros de Maturín, en cuyas cercanías se encuentra este tesoro paleontológico.

      En resumen podemos indicar que los menes han servido como indicadores para el descubrimiento de campos petroleros de importancia económico en Venezuela, así como para el mundo científico, que permiten el estudio de la especies de animales y flora que existieron en épocas pretéritas, relacionadas con el Cuaternario; en especial los periodos glaciares e interglaciares. A manera de concienciación, podemos desarrollar con estos menes un lugar atractivo de conservación, con fines turísticos y científico, haciendo de estos un espacio libre para la investigación y recreación.

      Como nota importante a destacar y de agradecimiento, hacemos mención a la bibliografía de Urbano, F. y Galarraga, F., referida a los Inventarios de los Menes de la Sierra de Perijá (1996), que ilustran parte de este artículo. De igual manera al Profesor Almarza, R. (†) por su valiosa obra de recopilación sobre la Cuenca de Maracaibo: Campos Petrolíferos (2000), curso de Geología de Venezuela del Postgrado de Ingeniería de La Universidad del Zulia. Así como los trabajos de campo e investigación del Profesor Jorge Martiniere, el geólogo Enrique Puche y Pedro Machado, que han contribuido a la documentación de la geología del estado Zulia. En el portal http://www.pdv.com/lexico/ del Código Geológico de Venezuela se puede encontrar una lista bastante amplia de los menes en occidente.

      Pedro Emiro Machado

      Lenin Cardozo

      Maracaibo, 10 de abril de 2016.

      Académicos, intelectuales, ambientalistas exhortan al Gobierno Nacional a "Detener el Ecocidio Minero…"

      En un documento que acompañan con su firma, donde exhortan al Gobierno Nacional, titulado, Detener el ecocidio minero en la cuenca del Orinoco es urgente, académicos, intelectuales, ambientalistas, indigenistas, periodistas, defensores de derechos humanos, movimientos sociales…, manifiestan su preocupación sobre las dramáticas e irreversibles consecuencias ambientales que produciría el Arco Minero del Orinoco.  
      En el documento señalan: La minería a cielo abierto y el uso de cianuro que ella supone han sido prohibidas en varios países y regiones del mundo, dado que es una de las actividades industriales más agresivas y letales, en términos ambientales, sociales y culturales.

      Más adelante agregan: El Arco Minero, cuyos impactos se sumarían a los del  proyecto de la Faja Petrolífera del Orinoco, se desarrollaría en el medio de la cuenca hidrográfica más importante del país, amenazando con secar en una gran proporción y contaminar aún más fuentes de agua vitales para el sostenimiento del  ecosistema  y la vida humana.  

      Concluyen diciendo: ¡NO AL ARCO MINERO! ¡SI A LA VIDA, NO A LA MINERÍA! ¡EL AGUA VALE MÁS QUE EL ORO!

      Proponen además a sumarse a este reclamo señalando: Si Ud. quiere suscribir esta declaración, envíe su nombre (y si desea, alguna adscripción social o institucional) al correo electrónico: aguasiorono@gmail.com
      A Continuación el documento completo y la lista de las primeras firmas nacionales :


      Detener el ecocidio minero en la cuenca del Orinoco es urgente
      Un exhorto al Gobierno Nacional
      Un llamado a las defensoras y defensores de la vida, a las organizaciones y movimientos sociales, al pueblo venezolano.
      Desde mediados de febrero de este año, en el marco de la llamada Agenda Económica Bolivariana y la activación de los “Motores Productivos”, el gobierno nacional ha decidido poner definitivamente en marcha la megaminería en Venezuela, a una escala nunca antes vista.
      Uno de los proyectos bandera de esta nueva expansión del extractivismo es el Arco Minero del Orinoco, anunciándose con orgullo un proyecto que implica la apertura a unas 150 compañías internacionales, de un vasto territorio de más de 111.000 kms2, el doble de la superficie correspondiente a la Faja Petrolífera del Orinoco y con una extensión equivalente a todo el territorio de Cuba o de Bulgaria.
      Bajo acuerdos muy flexibles y favorables para las compañías transnacionales, y basado en la liberalización y desregulación de zonas completas contempladas como “Zonas Estratégicas de Desarrollo Nacional”, se está impulsando la megaminería a cielo abierto de oro, diamantes, coltán, entre otros, en una zona caracterizada por  un delicado equilibrio  ecológico, de gran importancia  para el desempeño  integral de la vida en el país.
      La minería a cielo abierto y el uso de cianuro que ella supone han sido prohibidas en varios países y regiones del mundo, dado que es una de las actividades industriales más agresivas y letales, en términos ambientales, sociales y culturales. Eso lo ha reconocido el propio Ministerio del Ambiente venezolano cuando se le revocó la concesión a la minera canadiense Gold Reserve Inc. en el año 2009.
      EN LOS ANTECEDENTES DE ESTE TIPO DE EXPLOTACIONES NO FIGURAN CASOS EN LOS QUE NO SE HAYAN CAUSADO SEVEROS DAÑOS SOCIOAMBIENTALES IRREVERSIBLES. NO EXISTE LA MEGAMINERÍA “AMIGABLE CON EL AMBIENTE”.
      La enorme remoción de la capa superficial de tierra que provoca esta minería, amenaza con una severa depredación de importantes y delicadas áreas naturales, como por ejemplo las Reservas Forestales del Imataca o del Caura. Las cantidades de agua dulce usadas para obtener solo un gramo de oro superan con creces a otras actividades industriales y agroindustriales. Son conocidos los crecientes problemas de contaminación y acceso al agua de la región norte de Venezuela, que junto a la creciente situación de inestabilidad climática y vulnerabilidad energética, como la que atraviesa la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar en estos  momentos, se verían agravados por el incremento de la minería. 
      El Arco Minero, cuyos impactos se sumarían a los del  proyecto de la Faja Petrolífera del Orinoco, se desarrollaría en el medio de la cuenca hidrográfica más importante del país, amenazando con secar en una gran proporción y contaminar aún más fuentes de agua vitales para el sostenimiento del  ecosistema  y la vida humana.  
      De llevarse a cabo lo acordado por el gobierno para el Arco Minero, varios pueblos indígenas se verían seriamente vulnerados. En la actualidad, los ye´kuana y sanemá en la cuenca del río Caura, o los warao en el Delta del Orinoco, por mencionar sólo algunos, padecen los efectos de la contaminación con mercurio, enfermedades y agresiones por parte de diversos actores, producto de la minería ilegal. También se ven afectados los e’ñepa, kari’ña, pemón, mapoyo, wotjüja, y yabarana entre otrosUna escala mayor de actividad minera podría generar la destrucción de sus bases materiales de vida, su desarraigo, la violación de sus derechos humanos y, en última instancia, su desaparición.  Por ello consideramos la necesidad de difundir  un alerta al respecto.
      La vida en Venezuela, incluso en las ciudades, es posible gracias a sus fuentes de agua, a sus ciclos hídricos, a su biodiversidad y a su complejo y delicado entramado ecológico. La enorme devastación ambiental que conlleva el proyecto del Arco Minero del Orinoco tendría un impacto tremendo sobre ella.
      La imposición de este enorme sacrificio sobre la vida social y natural se plantea en nombre de la “estabilización económica”, el “desarrollo” y la “diversificación” de la economía. Sin embargo, este proyecto refuerza el carácter rentista y extractivista de la economía venezolana, incrementando sus niveles de dependencia y vulnerabilidad, nuestra sumisión al capital foráneo, y alejándonos de la construcción de un modelo de economía sostenible, inclusivo y centrado en la vida.
      Esta declaración es un llamado de atención y una convocatoria ante el peligro que se cierne sobre nuestro país derivado de los planes  de expansión minera. Estamos ante una oleada sin precedentes de mercantilización de la naturaleza. NOS MANIFESTAMOS EN CONTRA DE ESTE PROYECTO ECOCIDA Y ETNOCIDA.
      Adherimos a lo ya expresado por algunas personalidades y organizaciones populares en el sentido de realizar todas las acciones conducentes a la INTRODUCCIÓN DE UN RECURSO DE AMPARO PARA DETENER ESTE PROCESO DE ACTIVACIÓN DEL ARCO MINERO DEL ORINOCO. Exhortamos a la demarcación de tierras de todos los pueblos indígenas del país, como lo consagra la constitución, y clamamos por el respeto de las figuras existentes de protección de áreas naturales en las cuales se ESTABLECE UNA PROHIBICIÓN PERMANENTE DE LA MINERIA.
      Exigimos a las autoridades que se saquen a la luz pública los contenidos de los convenios mineros firmados o por firmar.
      Apoyamos y exhortamos a la difusión y despliegue de una campaña de información a toda la población venezolana para que esta conozca las particularidades, riesgos y consecuencias de la megaminería.
      Invitamos a la organización y movilización de la ciudadanía en torno a las exigencias y compromisos de participación democrática y protagonismo que deben acompañar la construcción de consensos sociales sobre las conveniencias y/o inconveniencias de la opción minera.
      Apoyamos la promoción de un Foro Nacional sobre minería y nos manifestamos  a favor de la multiplicación y difusión de amplios debates sobre el modelo de sociedad que queremos, así como la sistematización de propuestas y alternativas que existen, y que están vinculadas a políticas públicas de estímulo a la agricultura en diversas escalas, usos diferentes de las reservas naturales, como el turismo sustentable, proyectos de energías sostenibles, o una nueva arquitectura de distribución de las rentas que reconozca la diversidad cultural  y que tenga un sentido de justicia social y ambiental, entre varias propuestas más.
      La defensa de la vida y el ambiente son una obligación de Estado, y es un derecho y un deber de todas y todos los venezolanos, consagrado en la Constitución de la República (arts. 127, 128 y 129).
      Decimos ¡NO AL ARCO MINERO!
      ¡SI A LA VIDA, NO A LA MINERÍA!
      ¡EL AGUA VALE MÁS QUE EL ORO!
      Si ud. quiere suscribir esta declaración, envíe su nombre (y si desea, alguna adscripción social o institucional) al correo electrónico: aguasiorono@gmail.com
      Primeras firmas Nacionales
      1. Dr. Esteban Emilio Mosonyi, Rector de la Universidad Nacional Experimental Indígena del Tauca
      2. Ana Elisa Osorio, Ex Ministra del Ambiente
      3. Edgardo Lander, Universidad Central de Venezuela
      4. Lusbi Portillo, Sociedad Homo et Natura
      5. Francisco Javier Velasco, antropólogo y ecólogo social
      6. Víctor Álvarez, Premio Nacional de Ciencia
      7. Santiago Arconada Rodríguez, Universidad Nacional Experimental Indígena del Tauca
      8. Emiliano Teran Mantovani, Universidad Central de Venezuela, ICTA-UAB
      9. Lenin Cardozo, Fundación Azul Ambientalistas
      10. Ronny Velásquez, antropólogo/ Universidad Central de Venezuela
      11. Atenea Jiménez, Red Nacional de Comuneros y Comuneras
      12. Nelson Muñoz, Frente de Resistencia Ecológica del Zulia (FREZ)
      13. Marea Socialista
      14. Alejandro López González, Centro Socio-Economico del Petroleo y Energías Alternativas, Universidad del Zulia.
      15. Paulino Nuñez, CADTM-AYMA
      16. Humberto Márquez, periodista
      17. Antulio Rosales, University of Waterloo
      18. Carlos Carcione, coordinador del equipo de investigación de Marea Socialista
      19. José Angel Quintero Weir, Wainjirawa
      20. Simón Rendón, Coordinador del Centro Ecológico Social “Bolívar en Martí”
      21. Douglas Bravo
      22. Oly Millán Campos, Plataforma para la Auditoria Pública y Ciudadana
      23. Tariana Salazar, Instituto de Estudios Avanzados / Red Nacional de Comuneros
      24. Asamblea de Militantes
      25. María Suárez Luque, Fundación Temendauí de la Amazonía Venezolana
      26. Aquarela del Sol Padilla, escritora/documentalista
      27. Rafael Uzcátegui, Provea
      28. Nicanor Alejandro Cifuentes Gil, Biólogo Universidad Bolivariana de Venezuela / Frente de Resistencia Ecológica del Estado Zulia
      29. Valentina Álvarez Fabro, artista plástica
      30. Liliana Buitrago Arévalo, Investigadora y activista social
      31. María Centeno, arquitecta/artista visual
      32. Marianela Yánez Ontiveros, periodista
      33. Manuel Izaguirre, arquitecto
      34. Juan Carlos La Rosa, Organización Intercultural Wainjirawa, Fundación Indígena para la Educación Propia
      35. Maritza García Larralde, artesana
      36. Argelia Bravo Melet, artista plástica y documentalista
      37. María Antonieta Izaguirre, psicóloga
      38. Daniel Ramírez, urbanista USB/Asamblea de Ciclismo Urbano de Caracas
      39. Mariana Rodríguez
      40. Leonardo Nazoa, matemático/CENDES-UCV
      41. Pedro Sanz, arquitecto
      42. Alejandro Bruzual, Celarg
      43. Ramón Casanova, Profesor investigador, UCV
      44. Elsa Gabriela Rodríguez, socióloga
      45. Stella Jacobs, cineasta
      46. Carlos Bracho, Universidad Bolivariana de Venezuela
      47. Eduardo Carrera, Grupo ambientalista WAKU
      48. Nelson Oyarzábal, antropólogo
      49. Dayaleth Alfonzo, Université d’Avignon – Universidad Bolivariana de Venezuela
      50. Ana Mercedes Carvallo, esmaltista y orfebre
      51. Beatriz M. Bermúdez Rothe, antropóloga
      52. Elizabeth  Zamora, profesora /Universidad Central de Venezuela
      53. Indira Rodríguez, Asistente de Educación Inicial / Grupo Ambientalista Waku
      54. Thairon Martínez, Productor nacional independiente, Guarataro Films.
      55. Patricia Granados, Ingeniero de Producción 
      56. Isabel Alfonzo Ríos, Ingeniero en Energía y Ambiente
      57. Beatriz Pantin
      58. Fresia Ipinza
      59. José Romero Losacco, Universidad Bolivariana de Venezuela
      60. Marx Gómez, Laboratorio de Ecología Política del Centro de Estudios de la Ciencia (IVIC)
      61. Marhylda Victoria Rivero Corona, Laboratorio de Ecología Política del Centro de Estudios de la Ciencia (IVIC)
      62. Manuela Blanco, antropóloga y cineasta
      63. Diana Ovalles, Periodista/Colectivo Panacuate/Las Vainas son Verdes
      64. Cristóbal  Alva, periodista/colectivo Panacuates
      65. Marianela Tovar, historiadora Universidad Central de Venezuela
      66. Delia Polanco, Docente-Investigadora Facultad de Agronomía, UCV
      67. Yolanda Serres Voisin, docente investigadora
      68. Dr. Marcos Rosa-Brussin, Profesor Titular, Jubilado de la UCV, FÍsIco Química, Petróleo y Petroquímica, y Ambiente
      69. Nereida Carrión, Profesor Titular Jubilado de la UCV, Dra. Química analítica, investigadora  en Ambiente
      70. Gabriel Gil, Campaña Venezuela libre de Transgénicos
      71. Gloria Iraima Mogollón Montilla, Docente investigadora Universidad Central de Venezuela, Especialidad Lingüística y Literatura
      72. Cariaco (Colectivo Amplio para la Retoma e Investigación de la Agricultura Campesina y Originaria) 
      73. Daniel Gil Rosado, músico
      74. Dra. Tibisay Pérez, Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC)
      75. León Moraria, Escritor/Vanguardia Antiminera    
      76. Jorge Ernesto Rodríguez Rojas, Profesor Titular, Facultad de Ciencias y Tecnología, Universidad de Carabobo 
      77. Pedro Ortega Osuna, Dr. en Química
      78. Leonor Fernández, PDVSA GAS 
      79. Enrique Rey Torres, sociólogo/CELARG
      80. Tania Abreu Petkoff, Colectivo EcologArte
      81. Elías Capriles, Profesor jubilado de filosofía, Universidad de los Andes (ULA)
      82. Francisco Javier Ruíz Marfil, Centro de Estudios de las Transformaciones Sociales, Ciencia y Conocimientos del IVIC
      83. Francia Medina, Antropóloga, Escuela de Antropología, Universidad Central de Venezuela
      84. Livia Vargas-González, profesora universitaria Sociología-UCV.
      85. Rongny Sotillo, comunicador visual
      86. José Luis Revete, educador    
      87. Vladimir Aguilar Castro, Universidad de Los Andes, Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI)
      88. María Victoria Canino, Socióloga, Laboratorio de Ecología Política del Centro de Estudios de la Ciencia (IVIC)
      89. Nayralda Lobo, Comunicadora Social, Laboratorio de Ecología Política del Centro de Estudios de la Ciencia (IVIC)
      90. Vera Sanoja Zerpa, Socióloga, Laboratorio de Ecología Política del Centro de Estudios de la Ciencia (IVIC)
      91. José Miguel Cruces, Biólogo (UNESR)
      92. María Angela Petrizzo, Colectivo Comunalizar Conocimiento
      93. Marianicer Figueroa, Colectivo Comunalizar Conocimiento
      94. Nury León
      95. Proyecto Génesis 2001
      96. Alejandro Ochoa Arias, ULA
      97. Francisco Tiapa Blanco, ULA
      98. Pedro Rivas, ULA
      99. Lourdes Contreras Dávila, Universidad Politécnica Territorial de Mérida Kleber Ramírez (UPTMKR)
      100. Myriam Anzola
      101. Dania Roa
      102. Colectivo Kinkalla Visual
      103. Darwin Suarez Bustamante, Sociólogo
      104. Maria de los Angeles Querales, Publicista
      105. Ángela Rodríguez Torres, OJOS ILEGALES Audiovisuales
      106. Francisco Elias Prada, OJOS ILEGALES Audiovisuales
      107. Francisco Issa, Colectivo La Mancha
      108. Oscar Sotillo, Colectivo La Mancha
      109. Janette Rodríguez, Colectivo La Mancha
      110. Dayana Lopez Villalobos, Colectivo La Mancha
      111. Gastón Fortis, Colectivo La Mancha
      112. César Santana, Colectivo La Mancha
      113.  Jouseline Rodríguez, Colectivo La Mancha
      114. Leila Medina, Colectivo La Mancha
      115. Roger Altuve, Colectivo La Mancha
      116. Luis Méndez, Colectivo La Mancha
      117. Sandra Velásquez, Colectivo La Mancha
      118. Magda Meneses, Colectivo La Mancha
      119. Luisa Herrera, Colectivo La Mancha
      120. Petra Meneses, Colectivo La Mancha
      121. Yakeline Rodríguez, Colectivo La Mancha
      122. Juan Carlos Sotillo, Colectivo La Mancha
      123. Michael  Urbina, Colectivo La Mancha
      124. Luis Ruiz, Colectivo La Mancha
      125. Moises Mirele, Colectivo La Mancha
      126. Oscar Fernández, Colectivo La Mancha
      127. Pablo Zapata, artista audiovisual
      128. Maria Daniela Torres
      129. Gloria A. Monasterios, Profesora-investigadora UCV y Colegio Universitario de Caracas
      130. Jessica Luna, Estudiante, UCV/UBV
      131. Natasha García Riveiro, Docente de la UNEARTE
      132. Carmen Helena Parés Urdaneta, Fundación OGA
      133. Carmelo Antonio Raydan Ríos, Docente del PFG de Comunicación Social de la UBV
      134. Osvaldo Enrique Peñaloza Acuña, Colectivo Cumbe/UBV
      135. Jenny Gabriela Farías Suárez, Comunicador Social, LUZ/UBV 
      136. Beatriz Pestana Osuna, artista gráfica
      137. Yasmín Tovar, Comunicadora Popular, Videasta

      Un libro per capire il mondo boreale: Le foreste boreali la corona verde del Pianeta Terra

      BOSQUES BOREALES1

      Questo libro si propone di stimolare il lettore ispanico di conoscere il mondo meravigliaso boreale,  sia le loro foreste, il clima, come la sua fauna e la gente. Naturalmente il tema delle aurore non poteva mancare.

      Poco si sa su questo importante tema, perché le foreste tropicali sicuramente per anni hanno messo in ombra l’attenzione mondiale, però, stiamo parlando che circa il 30% delle foreste del mondo si trovano nella zona boreale.

      Le foreste Boreale sono il più settentrionale del pianeta (la maggior parte si estende tra i 50 gradi e 60 gradi di latitudine nord). Questo bioma appare solo nell’emisfero settentrionale, perché nell’emisfero del sud in queste latitudini non ci masse continentali. Sono l’ultimo polmone verde del pianeta e si estende lungo nord del Canada, l’Alaska, Russia e Scandinavia, sono vicino a diventare il prossimo Amazzonia. Dal momento che è sempre più sotto minaccia a causa del cambiamento climatico e la presenza umana predatrice.

      Attualmente, gli scienziati e gli ambientalisti chiedono misure urgenti per preservare le foreste boreali boreali e garantire la loro biodiversità, inoltre prevenire la perdita di uno dei più grandi pozzi di assorbimento di CO2 del pianeta. Essi comprendono un terzo della superficie forestale del mondo e un terzo del carbonio immagazzinato.

      Queste foreste non sfuggono al complesso problema del cambiamento climatico e più gli scienziati investigano trovano altre variabili sono da studiare. Il clima del pianeta è un sistema globale che è completamente interconnesso, in modo da una disfunzione locale può influenzare il tutto. Prova di questo, è che negli ultimi anni hanno dimostrato che l’aumento della temperatura stanno uccidendo le conifere settentrionale del Canada.  Rappresentando una nuova variabile, finora non studiata a fondo, nella lotta contro il riscaldamento globale.

      Il titolo di questo libro è Le Foresta boreali la corona verde del Pianeta Terra ed è diviso in tre parti: Le foreste boreali, I popoli boreali popoli e l’aurora boreale.

      La prima parte presenta e analizza i seguenti 11 temi: 1.- Los bosques boreales o Taiga; 2.- Clima de los bosques boreales; 3.- Flora y fauna del bosque boreal; 4.- Tundra y bosques boreales, la última frontera; 5.- CO2 bosques boreales; 6.- Alces, Renos y Ciervos, los grandes herbívoros mamíferos de los bosques boreales del Canadá; 7.- Deforestación en los bosques boreales; 8.- Efectos de la minería sobre los bosques boreales canadienses; 9.- El calentamiento global y la degradación del bosque boreal canadiense; 10.- Bosques boreales avanzan hacia el norte para protegerse del cambio climático; y, 11.- El futuro de los bosques boreales.

      La seconda parte propone un approccio approssimativo sulla habitat, la cultura e costumi dei popoli aborigeni del estremo Nord. Negati ad esserer estinti e con la maggiore tenacia per sopravvivere, abitano nelle regioni boreali o taiga e tundra, uno delle più antiche colonie dell’umanità.

      La vasta gamma di popoli nativi che vivono in quei gelidi e ghiacciati territori del pianeta, ci  confermano la loro grande capacità di adattamento a questi biomi. Abbiamo trovato così ai: 1.- Los pueblos aborígenes del extremo norte; 2.- Los Aleutianos; 3.- Los Inuit o Esquimales; 4.- Los Dolganos; 5.- Los Nenets; 6.- Los Nganasans; 7.- Los Koryaks; y, 8.- Los Chukchis.

      Infine, la terza parte si propone di riflettere su questo meraviglioso fenomeno naturale che sono l’aurora boreale o luci del nord. Aurora boreale si tratta di un termine composto che ha la sua origine in primo luogo, della Dea romana dell’alba, Aurora (Eos per i greci); e poi la parola di origine greca, Boreas, dio del gelido vento nordico.

      Galileo Galilei ha coniato il termine aurora in un saggio pubblicato assieme ad un suo studente, Guiducci, nel 1616. Nel saggio, dopo aver descritto l’illuminazione incredibile del cielo settentrionale, conclude: “formando così per noi questa aurora boreale”. Tre anni più tardi darebbe una spiegazione, sbagliata, della loro natura. Per Galileo le brillanti luci erano il risultato del riscaldamento dell’aria attorno alla Terra e dal riflesso della luce solare sull’atmosfera.

      Gli articoli di questo libro sono stati pubblicati nel corso degli ultimi 5 anni e sono stati visti da più di 2 milioni di utenti Internet, secondo Google.

      Orgogliosamente pubblichiamo digitalmente, siamo sicuri che farà parte dei libri del futuro, non più alberi sacrificati per fare pasta per carta, non più derivati contaminanti per fare gli inchiostri che si usano per scrivere o stampano  i libri.

      Gli Autori.

      CHORONÍ: un libro para leer la poesía ambientalista de Lubio Cardozo

      La poesía salva

      Espigó Lubio Cardozo entre sus poemarios aquellas composiciones líricas donde canta la memoria de los sueños de su infancia en Choroní. Eligió solamente entre sus libros de versos las odas donde cree identificar el ser de ese “valle de grandes mijaos” junto  al viejo pueblo de pocas calles pero de hermosas casas. Nació el poeta en Caracas por vicisitudes familiares, más siempre percibió el arraigamiento de su larga ascendencia en el tiempo,  de su raigal linaje en esa verde comarca. Van en esas trovas presencias humanas dignamente recordadas: su madre, doña Crucita Soto, la notable cantante de fulías por las aldeas aledañas a la Villa, Jeremías Pedraz; de una de las fundadoras del caserío  Uraca, señora María García; las lavanderas de ropa a las orillas del río; de igual modo, su padre quien se llamó Alejandro. Acompañan gratas descripciones de entrañables espacios del pequeño territorio, las playas cargadas de largo historial, los menudos puertos olvidados, el cementerio donde la fea muerte descansa al pie de unas lindas laderas tupidas de xerófitas bañadas por el oro solar, arrulladas por el lejano rumor marino; acompañan el recorrido lírico la lluvia, algunos árboles emblemáticos, el verano, la gran falena azul propia de los días estivales, en fin.

      Situado en el centro norte del estado Aragua, a dos kilómetros del Mar Caribe venezolano, el gentil pueblo  de Choroní se inserta claramente en el transcurrir de la historia nacional desde sus orígenes registrables. Entre la costa, pues, y las montañas de la Cordillera, en el sector del Parque Nacional Henri Pittier, se aposenta el poblado sobre una lonja de tierra de algo menos de un kilómetro cuadrado, flanqueado  -si miramos hacia el norte- a la izquierda por la quebrada Santa Clara, a la derecha por el río Choroní. Paralelas a estas corrientes de agua se extienden dos planicies, hasta hace poco muy boscosas, frenadas por el litoral. Las cubrían haciendas de cacao y  otros sembradíos menores en simbiosis con una nutrida floresta apropiada a esos cultivos. Lamentablemente ese nicho ecológico de Choroní se desmorona con insólita rapidez, por una semioculta antropodepredación.

      Choroní nunca fue una encrucijada de caminos, un pueblo de paso, sino por el contrario una estable villa de largo arraigo en la historia venezolana que se desarrolló en el centro del País. Allí, por ejemplo, se residenció en la plenitud de su existencia, con casa en el poblado y hacienda en los aledaños, el poeta José Antonio Maitín (Puerto Cabello, 1804 – Choroní, 1874), fundador del romanticismo en la poesía lírica venezolana.

      Después de muchas andanzas y desventuras José Antonio Maitín al fin encontró en ese valle regado por el río Choroní la necesaria paz para poder escribir sus versos, percibió de igual modo la espontánea poesía singular, intrínseca a ese ambiente, esparcida entre la fronda, en la atmósfera, en la luminosidad celeste, en las bermejas rocas de sus litorales, en las fragantes hierbas a las orillas de la quebrada, en las flavas arenas de Playa Grande. Leyó, pues, con su talento de escritor las serenas cantigas de esas verdes estancias. Presente ello en lo mejor de sus odas. Allí también, en este “valle de grandes mijaos”, en esta alquería rodeada de selvas, nació, transcurrió la infancia y primera juventud de Laura Alvarado Cardozo, hoy Beata María de San José.

      Finalmente, busca esta breve presentación, además de acompañar el poemario de Lubio Cardozo, refrescar la mirada y la memoria de los lectores entorno al tesoro histórico, artístico, ecológico, botánico, ecológico, hídrico, humano, en riesgo de una paulatina desaparición la fronda del valle de Choroní, la belleza arquitectónica del casco antiguo de la villa, de la iglesia, de la residencia cural, de sus casas, de su plaza, de su cementerio, de sus archivos locales (jefatura e iglesia); detener en lo posible la contaminación de su río, de su quebrada, y algo insoslayable: proteger la sanidad moral de sus pobladores.

      Tal vez lo poemas de Lubio Cardozo, veladamente, apuntan  a ese anhelo. Porque lo afirma categóricamente el rótulo de este escrito, LA POESIA SALVA…

      Lenín Cardozo Parra

      Las estrellas del mar, que se queden en el mar

      Ante una denuncia de la organización Animanaturalis y algunos medios de comunicación social, ante un aviso publicitario del Ministerio de Turismo en Venezuela que promueve “sacar” estrellas de mar del agua, desarrollamos una campaña de Educación Ambiental para concientizar y adiestrar en a los turistas en el manejo y conservación de  la especie Asteroidea o estrellas de mar.

      Así lo refiere Gustavo Carrasquel, Director General de la Fundación Azul Ambientalistas quien manifiesta que “esta campaña se fundamenta en la denuncia, ecología, conservación y manejo de las estrellas de mar, que forman uno de los grupos de animales marinos más conocidos del fondo marino.”

      El nombre «estrella de mar» se refiere esencialmente a los miembros de la clase Asteroidea de la familia equinodermos. La clase Asteroidea se compone de cerca de 1.800 especies existentes que se distribuyen en todos los océanos del mundo.


      Las Estrellas de mar y otros equinodermos bombean agua directamente en sus cuerpos a través del sistema vascular acuífero. Esto les hace vulnerables a todas las formas de contaminación del agua, ya que tienen poca capacidad para filtrar las toxinas y los contaminantes que contiene. Derrames de petróleo y eventos similares suelen afectar las poblaciones y tienen consecuencias de largo alcance para los ecosistemas.


      Otra amenaza que sufren frecuentemente las estrellas de mar es cuando se acercan mucho a la costa, los turistas cometen el error de sacarlas del agua para contemplarlas y tomarles fotos, sin saber que al hacerlo no pueden estas realizar su intercambio de gases para la respiración y en poco tiempo morirán debido a una intoxicación, en otras palabras, se ahogan. Tanto las estrellas de mar como las demás especies de equinodermos es mejor no sacarlas de su hábitat acuático.
      Según comenta en su cuenta Twitter, el biologo y profesor de la Universidad del Zulia Miguel Pietrangeli, “Las estrellas de mar al ser tocadas sufren un horrible estrés que muchas veces impide el retorno a su hábitat”
      La Médico Veterinaria Libicni Rivero Ortiz desde sus redes sociales activamente ha venido haciendo un llamado a MINTUR, “las estrellas de mar NO se pueden sacar del agua rectifiquen su campaña publicitaria por favor su publicidad lo promueve”.
      La esperanza de vida de estrellas de mar varía considerablemente entre las especies, y es por lo general más largo en las especies mayores. Por ejemplo, Leptasterias hexactis, cuyo peso como adulto es 20 g, alcanza la madurez sexual en dos años y tiene una esperanza de vida de unos 10 años, mientras que Pisaster ochraceus, cuyo peso adulto es 80 g, alcanza la madurez en cinco años y puede vivir hasta 34 años.
      Viviana Camacho – Prensa Azul Ambientalistas

      ajax-loader